edición: 2109 , Viernes, 2 diciembre 2016
16/09/2008

¿Es el final de la gran banca de inversión?

German M. Crespo

La situación de crisis en la denominada banca de inversión norteamericana ha vuelto a colocar en la picota la forma de hacer banca por estos gigantes. La bancarrota de Lehman Brothers y la integración de Merrill Lynch en Bank of America siguen la estela de la adquisición de Bear Sterns por parte de JP Morgan y podría suponer el final de este modelo de bancos. Habrá que estar atentos a ver que sucede con el resto de la lista y saber si Goldman Sachs y Morgan Stanley son capaces aguantar este nuevo huracán que arrasa en el sector financiero estadounidense.

Ya sólo quedan dos grandes bancos de inversión independientes en EEUU: Morgan y Goldman Sachs y habrá por ver cuanto tiempo aguantarán de manera independiente y buscan el respaldo de una entidad financiera menos expuesta a la banca de inversión y con más recursos de banca comercial y reducen tamaño y exposición a su negocio. No es que desaparezca la banca de inversión, pero tras la crisis que viven los grandes bancos de inversión seguro que aumentará su especialización y reducirán su tamaño, aumentando las ofertas y olvidar la exclusividad que de compra venta de acciones, bonos y asesoramiento que atesoraban hasta la fecha estas entidades, aunque poco a poco han ido perdiendo la batalla ante los nuevos actores del mercado, como, por ejemplo, fondos de inversión o hedge funds.

Habría que recordar que el ratio de capitalización subprime de Goldman Sachs a finales del pasado año era del 185% y el de Morgan Stanley alcanzaba el 251%, mientras que los otros bancos de inversión que han caído era del 159%, en el caso de Lehman Brothers, o del 154% en el caso de Bear Stearns, siendo la menor exposición la de Merrill Lynch, con el 38%. Estos datos pueden darnos una pista de lo que les puede suceder a Goldman y Morgan.

La expansión internacional de estos grupos y la creación de valores complejos, aumentando de manera escandalosa los riesgos que asumían, se han convertido, a la postre, en su condena. La crisis subprime demostró que la banca de inversión norteamericana no tenía suficiente capital para hacer frente al severo giro que provocó la crisis de las ‘hipotecas basura’, además de la consiguiente pérdida de confianza en sus cuentas y estrategias, tal y como finalmente ha sentido en sus carnes Lehman al ver como la banca nacional, internacional y autoridades económicas estadounidenses le daban la espalda y dejaban a la entidad en un camino sin retorno.

Es muy posible que Goldman y Morgan sigan el camino al que ayer se vio abocado Merrill Lynch y finalmente busquen la integración con un banco comercial saneado, o bien reduzcan sus tamaños con el fin de salvarse. Sin duda, la banca norteamericana nos seguirá deparando sorpresas. Si los nervios desaparecen con rapidez, la próxima crisis en la banca norteamericana tendrá un menor impacto. Cuanto más alarguen su agonía, mayores serán las pérdidas para todos.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2016 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...