edición: 2616 , Viernes, 14 diciembre 2018
01/10/2015
Estrategia industrial

El fraude de VW, el mejor espaldarazo para los coches eléctricos

La tibia reacción del Gobierno contrasta con el interés de las marcas para sustituir al `dañino´ diésel
Juan José González
A estas alturas del escándalo Volkswagen (VW), no hay Gobierno europeo y tampoco del resto del mundo, que no sienta dañado, engañado y, por tanto, perjudicado por el fraude de la firma automovilista.
Se trata de un asunto de alcance, de consecuencias jurídicas y económicas que en estos momentos deben resultar imposibles de calcular. Un cálculo que deberá tener en cuenta los costes de las reclamaciones de particulares y de muchas instituciones. Un asunto complejo en el plano jurídico que va a poner a prueba la eficacia -ahora bajo sospecha- del grupo empresarial teutón, de su Gobierno, en el papel de primer perjudicado institucional, también de las instituciones europeas encargadas de validar y licenciar las pruebas de los motores. En el fondo parece evidenciarse una estrategia industrial para sentenciar a muerte el diésel y acelerar la producción de su sustituto eléctrico.

Porque en este caso es obligada una fuerte reacción de las instituciones europeas por cuanto suponen una burla y menosprecio a las normas y políticas medioambientales de la Unión Europea. En una factura final, ahora difícilmente imaginable, habrá que contar con las multas en un mercado con -teóricamente- gran sensibilidad en los temas medioambientales como es Europa, un mercado donde la mitad de los motores de los autos que circulan por las carreteras son diésel.

Incómoda también es la postura en la que se encuentra el Gobierno español, entre la reputación y la ética por un lado, y los efectos económicos por otro. O en otras palabras, entre la espada del escándalo, el fraude, el engaño y la burla de una compañía, y la pared de las fábricas en suelo español, con sus trabajadores, exportaciones y beneficios -y pérdidas- de todo tipo. Se debe incluir aquí esas inversiones milmillonarias previstas por el grupo alemán en España. Pero de ahí a mantener una posición templada, intermedia en el asunto como solicitar, únicamente, que se devuelvan las exenciones en el impuesto de matriculación de los vehículos por los planes PIVE, es pasar muy de hurtadillas en un episodio que, como señalan numerosos expertos, supera con creces al que fue en su día paradigma de todos los escándalos; el caso Enron.

En este fiasco de VW, queda en entredicho la eficacia de los sistemas y mecanismos de supervisión y sus controles de calidad, aspectos que como se sabe se aplican con carácter exhaustivo en el análisis de los modelos de marcas a la venta en los mercados europeos, procedentes de fábricas en Asia. Por cierto, análisis de motores que se están volviendo de forma creciente más rigurosos e intransigentes con los motores de combustión por diésel.

Surgen aquí las sospechas, probablemente fundadas, de que la crisis de Volkswagen y, en concreto, a la emisión de elementos contaminantes, pueda ser una buena coartada para que Gobiernos e instituciones europeas le pongan fecha de caducidad a la existencia de los motores a diésel, al menos, los que equipan los vehículos de grandes producciones en serie que, en Europa son, tras la aviación comercial, uno de los focos de mayor aporte a la contaminación del ambiente.

Por todo, cabe conjeturar que la crisis de Volkswagen y el motor diésel -el malo de la película- es una buena promoción -y acelerador- de los vehículos eléctricos: es una iniciativa que también está en manos de los Gobiernos y de las instituciones. Se podría decir que "no hay mal que por bien no venga".

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...