edición: 2805 , Martes, 17 septiembre 2019
24/02/2019

Es imposible ahorrar

La realidad política ha querido frenar el mundo ideal ideado por nuestros gobernantes, hoy a las puertas del Gobierno en funciones, esa fase tonta en la que todo es posible pero nada es factible. Tiempo tonto en tanto que perdido e insustancial, volcados todos en la recuperación obsesiva o, depende, en el mantenimiento, de las posiciones. Se frenan los planes, nada de lo dicho verá la luz, se quiebran las expectativas de reformas por la embestida de la retórica verbal, también, de las reformas.

El éxito en la conquista de esa cumbre que se llama Salario Mínimo Interprofesional, a la que ya pueden acceder seis millones de trabajadores que hasta ahora recibían salarios inferiores a la citada referencia, se queda discapacitado, degradado y menoscabado por el mundo real que impone la ilógica de unas elecciones caprichosas anticipadas. Porque ya no habrá reforma complementaria para ahorrar en planes de pensiones privados. En realidad, eran casi tres millones más (los mileuristas) los que peleaban por alcanzar la cumbre salarial dichosa y que en esta ocasión se quedan a las puertas, como el Gobierno, del SMI.

En estas condiciones salariales, se antoja harto difícil conseguir que el personal, los millones de personas que ya cobran por encima del SMI y los mileuristas excluidos, puedan escuchar las primeras recomendaciones de las autoridades para que piensen en el ahorro, en el día de mañana, en los planes de pensiones privados, porque existe la convicción de que será imposible que puedan recibir una pensión digna. Incluso, ni pensión.

Claro que, si la realidad muestra que hay unos 8,5 millones de trabajadores (incluidos los que ya cobran el SMI, más los mileuristas, con nulas posibilidades de ahorrar) cualquier reforma orientada a incentivar el ahorro para la futura pensión, parte ya con el fracaso asegurado. La realidad dice hoy que la ventaja fiscal lo es para las rentas anuales superiores a 60.000 euros, cuya desgravación actual es mayor a la carga tributaria que se le aplicará cuando se jubile o reciba el capital ahorrado. Por tanto, la reforma que falta, la más justa y esperada por los más de ocho millones de contribuyentes, es precisamente, la creación de un incentivo para quienes están por debajo de esa cantidad. La alternativa privada no es alternativa: con un escaso rendimiento del 1% anual -el año pasado- no es ningún incentivo ni alternativa. Y así, todo.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...