edición: 2808 , Viernes, 20 septiembre 2019
13/02/2015
LA OREJA DE LARRAZ

La ESMA inicia la armonización del mercado de Organismos de Inversión Colectiva en Valores

Javier Ardalán
La Autoridad Europea de Mercados de Capitales (ESMA) acaba de publicar un documento para el debate sobre las clases de acciones en Organismos de Inversión Colectiva en Valores Mobiliarios (OICVM), para proporcionar una definición común de qué debe entenderse por clases de acciones.
Los OICVM son organismos cuya única finalidad es la inversión colectiva en valores mobiliarios u otros activos financieros líquidos de los capitales obtenidos del público y cuyo funcionamiento está sometido al principio de reparto de riesgos; y cuyas participaciones se recompran o reembolsan con cargo a los activos de estos organismos.

Estos organismos pueden revestir una forma contractual (fondos comunes de inversión administrados por una sociedad de gestión); de trust (unit trust); o estatutaria (sociedad de inversión). Sus inversiones consisten principalmente en valores mobiliarios e instrumentos del mercado monetario admitidos o negociados en un mercado regulado o en otro mercado de un Estado miembro; valores mobiliarios recientemente emitidos; participaciones de OICVM autorizados o de otros organismos de inversión colectiva; depósitos en entidades de crédito; e instrumentos financieros derivados.

La Directiva sobre Organismos de Inversión Colectiva en Valores Mobiliarios reconoce la posibilidad de que un OICVM ofrezca diferentes clases de acciones a los inversores, pero no especifica si y en qué medida estas clases de acciones pueden diferir entre sí. Por ello, existen prácticas nacionales diferentes en la aplicación de este precepto que van desde la clasificación de las acciones según las comisiones de entrada y salida hasta la clasificación de las acciones según distintas políticas o estrategias de inversión.

En la práctica, las sociedades de inversión de capital variable OEIC y las SICAV tienen una estructura muy parecida y ambas ofrecen la posibilidad de establecer sociedades paraguas que engloben diversos subfondos y que se ajusten a la normativa sobre OICVM.

La ESMA considera necesaria la aplicación uniforme de la Directiva y, para ello, ESMA aclara que lo que se determina sobre clases de acciones es aplicable a todas las OICVM, es decir, a participaciones en fondos y a los compartimentos de fondos. A estos efectos, distingue entre clases de acciones y compartimentos de un fondo que son subfondos con estrategia de inversión u otras características diferenciadoras de los demás compartimentos del fondo.

Por lo general, los activos de los compartimentos están separados legalmente por lo que una responsabilidad que se derive en un compartimiento no puede ser compensada por los activos de otros compartimentos. Ain embargo, las clases de acciones son categorías de acción que pertenecen a un mismo OICVM y permiten subconjuntos de los inversores dentro de un OICVM para lograr un cierto nivel de personalización que adapte el producto a las necesidades específicas del inversor (por ejemplo, una inversión mínima inicial distinta o un tratamiento fiscal diferente según el derecho nacional del inversor). No hay segregación legal de los activos entre clases de acciones.

Según, la ESMA ha identificado diversos principios que deben ser utilizados en la evaluación de la legalidad de las diferentes clases de acciones, como son las clases de acciones del mismo OICVM deben tener la misma estrategia de inversión; las características que son específicas de una clase de acciones no deben tener un potencial o real efecto perjudicial para otras clases de acciones del mismo OICVM; y las diferencias entre las clases de acciones del mismo OICVM deben comunicarse a los inversores para que puedan elegir al hacer la inversión.

Considera que las gestoras de OICVM que pretenden ofrecer diferentes estrategias de inversión para los inversores deben crear un OICVM independiente para cada estrategia. Por ello, proporciona una lista de los tipos de clases de acciones que serían compatibles con esos principios.

Las clases de acciones pueden establecer en función del importe máximo o mínimo de inversión, el tipo de inversor, los tipos de gastos y comisiones que pueden aplicar y su cantidad, la moneda en que estén denominados, la forma de asignación de ingresos a los inversores (por capitalización o distribución, o bien sujeta o exenta de la retención), sus características (nominativas o al portador ), si proporcionan o no derechos de voto; y de si proporcionan cobertura de divisas cuando las clases de acciones están denominados en monedas diferentes de la moneda base.

También, la ESMA proporciona una lista no de los tipos de clases de acciones que no parecen ser compatibles con los principios que defiende en el informe. Así, las clases de acciones no pueden diferenciarse en función de: su exposición a diferentes grupos de activos subyacentes, su exposición final es diferente, es decir, si la misma cartera subyacente se intercambia contra diferentes carteras de activos, los diferentes grados de protección contra algunos riesgos de mercado (riesgo de tipo de interés o riesgo de volatilidad), su diferente nivel de protección de capital y rentabilidad aunque estén expuestos al mismo grupo de activos, sus términos de apalancamiento.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...