edición: 2846 , Jueves, 14 noviembre 2019
25/01/2016
Tormenta política

España, el riesgo sistémico más temido por Alemania

La inestabilidad en España puede poner en aprietos al euro y provocar una profunda reforma institucional en Europa
Juan José González
Los problemas políticos españoles, seculares o crónicos, en este inicio del año, están sirviendo para constatar la verdadera dimensión y peso del país en el concierto europeo. Incluso se puede llegar a medir si se tienen en cuenta los juicios que sobre el futuro de España están exteriorizando estos días organismos como el FMI, la UE, o las preocupaciones puestas de manifiesto por socios europeos e instituciones internacionales en el Foro de Davos de este fin de semana pasado. La economía española viene siendo considerada como el baluarte de la recuperación, como la prueba de la eficacia de las medidas de austeridad impuestas por la Europa de Bruselas y Alemania. Y sin embargo, surgen las dudas sobre los efectos secundarios de esas medidas en términos de `resaca política´ a tenor de los episodios políticos producidos en varios países de la Unión.
La crisis de Irlanda y posteriormente la de Grecia, escenificaron no una casualidad, sino una coincidencia en los efectos económicos que pueden producir políticas más o menos rígidas de austeridad. Las crisis de Portugal y de España confirmarían poco después que, en efecto, las políticas aplicadas por Bruselas, producían unos efectos perversos sobre los Gobiernos. Los cuatro países socios de la Unión han comprobado la deriva política de la austeridad en forma de cambios de Gobierno.

En las crisis de estos cuatro socios, la dificultad de las instituciones europeas para resolver los problemas financieros quedó patente y evidenció que la capacidad financiera de Europa es muy limitada. Irlanda pudo salvar los muebles; Grecia evitó el cataclismo, aunque la convalecencia se presenta larga; Portugal era un riesgo financiero asumible para la Unión y abandonó la `uvi´ en tiempo récord. Pero España es un riesgo mayor, un fuego difícil de sofocar, imposible con las capacidades y medios de que dispone Bruselas. España es -aplicando la terminología y argot del sector bancario-  un riesgo `sistémico´ para Europa. Si se toman en serio las opiniones del ministro de economía y Finanzas germano Schäuble, un problema político de la dimensión de España puede terminar con una crisis profunda para la moneda única.

Esta puede ser la verdadera dimensión y peso de España en la Unión y, por consiguiente, el tamaño de la preocupación por el color, signo o tendencia del próximo Ejecutivo, porque de él dependerá la continuidad de las políticas de austeridad europeas. El ejemplo y baluarte de esas políticas se puede truncar en función del color o signo del próximo inquilino del Gobierno. El termómetro ya indica el movimiento de alguna décima por encima de los valores habituales. Los movimientos políticos se reflejan en los mercados, trasladan la tensión al mercado bursátil y la financiación empresarial se encarece, consecuencia de una prima riesgo al alza. Los inversores esperan que la calima despeje el horizonte, donde está el futuro, pues el pasado y el presente parecen estar descontados; consideran que los ajustes ya están realizados.

Está bien que preocupe lo que sucede en España: es una forma de poner en valor el peso de la economía de un socio relevante, y en este caso, el peso equivale a dar dimensión al problema y al país. Ahora preocupa España como en su día preocupó el default griego, el irlandés o el portugués, pero con una diferencia sustancial: mientras un crac de los tres primeros podría ser -a duras penas- resuelto, una posible quiebra de España, en el caso de un cambio radical en el gobierno de sus finanzas, significaría poco menos que el jaque a la moneda europea, en especial, si se tiene en cuenta tanto el actual estado de salud del euro como el de medio plazo a lo largo del presente ejercicio.

Parece llegado el momento en que Alemania y sus socios -incondicionales de la austeridad a cualquier precio- estén obligados a probar un poco de su propia medicina, del peligro que puede llegar a representar para el euro un Gobierno progresista o de cambio como el que puede alcanzar el poder en Madrid. Aunque nunca se sabe, porque es probable que una crisis de la moneda común obligase a hacer una reforma profunda de las instituciones europeas, a la vista de su incapacidad financiera para resolver problemas económicos o monetarios. Una crisis que, aunque temida por el Gobierno Alemán, también podría interesarle para el futuro.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...