edición: 2327 , Viernes, 20 octubre 2017
29/09/2014
Empresas saneadas y a precio de saldo

España, el mercado más caliente de Europa

Inversores de capital, explosión de la banca de inversión, operaciones corporativas que identifican un mercado barato
Juan José González

Invertir en España, en la bolsa, en empresas, deuda... etcétera, está convirtiendo el mercado financiero en un hervidero de inversores internacionales. Es un movimiento muy activo desde hace varios meses, aunque se vuelve más insistente desde agosto. Comprar casi de todo porque de casi todo se vende. El mercado bursátil, las sociedades, las deudas, alquileres... todo parece estar a buen precio para las cuentas de rentabilidad objetiva de los fondos internacionales. Parece la salida natural  de cualquier crisis, miles de empresas logran llegar al final de 2014 en condiciones de venta tras haber logrado sobrevivir en los últimos seis o siete años. De la misma forma que surge el dinero que ha logrado sobrevivir a la recesión, se animan las salidas a bolsa y la llegada de compradores del exterior al mercado que según parece es ahora mismo el más `caliente´ de Europa para tomar posiciones. También es el más especulativo y por tanto, el que demanda mayor actividad de supervisión y control.

A juzgar por los últimos movimientos del sector financiero, 2014 amenaza con un final de éxito para la entrada de inversores, también para los intermediarios y para los gestores de activos. Dicen que un mercado está vivo cuando se suceden los fichajes, y que está muerto cuando hay despidos. Si se hace caso del aserto, habrá que convenir en que los mercados resucitan a golpe de fichajes y de operaciones corporativas. De repente, se han instalado en la economía española nuevos intermediarios financieros atraídos por las expectativas de recuperación económica de las autoridades. Son especialistas en modalidades de financiación distinta a la típicamente bancaria. La desintermediación financiera, así como la apertura de los mercados exteriores con un diferencial razonable, han provocado que grandes empresas españolas fueran a captar dinero a otros mercados.

Pero la actividad inversora y financiera es más activa, si cabe, en la dirección contraria. Los grandes bancos de inversión, de repente, amplían capacidad de producción en Madrid. Alquilan más metros y fichan a profesionales con experiencia. Hay negocio a la vista, hay dinero fresco y también a futuro. Grandes colocaciones de participaciones empresariales públicas a la vuelta de la esquina. Son negocios estables en sectores maduros y protegidos. También apuestan por la recuperación del mercado español los grandes patrimonios, muy activos en lo que va de año, como muestra la llegada de ilustres inversores a empresas españolas de la construcción, de acreditada fama especulativa. Y las grandes gestoras de fondos llevan a cabo en las últimas semanas la ejecución de una estudiada estrategia para hacerse con gangas y oportunidades de inversión que difícilmente se repetirán en mucho tiempo.

La mayoría de las empresas medianas han logrado pasar la fase de saneamiento y reestructuración a base de fuertes reducciones de costes y numerosos sacrificios financieros, esfuerzos que parecen haberles dejado demasiado expuestas a compradores locales e internacionales. Para muchas la llegada de un nuevo inversor supone la salvación, la continuidad de la sociedad. Pero su situación de debilidad las deja expuestas a ser adquiridas a precio de saldo. 

Los movimientos corporativos de las últimas semanas en el sector de las operadoras de telecomunicaciones, es sólo la muestra de la fuerte actividad inversora en un mercado que está recuperando el tono y el nivel de consumo. En el mismo camino se pueden enmarcar las firmas que buscan por primera ver financiación alternativa bancaria en el mercado de renta fija, mediante la emisión de bonos.

Sin embargo, se está a la espera de que se produzcan operaciones de compras y fusiones de empresas locales, de la misma forma que ya ha comenzado el baile en las telecos. Puede que los próximos ocho o nueve meses, al hilo también de un calendario electoral que irá ganando temperatura, vengan a confirmar la recuperación de la inversión en activos y también de los negocios financieros. Lo que no está nada claro es que el fuerte volumen de dinero especulativo que acude a sectores no industriales, sino más bien de servicios, en busca de activos empresariales, se vaya a corresponder con un aumento del empleo.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...