edición: 3076 , Miércoles, 28 octubre 2020
06/11/2008

España, el último de la fila para los petrodólares

A dos velas. `Spain is different. Ya lo decía la publicidad con la que Sebastián empapela el mundo para captar la atención de los fondos soberanos. Ha montado todos los escaparates, el de las urgencias de la deuda del Tesoro (para pagar el fondo de rescate) y el de las zozobras empresariales, sobre todo las del ladrillo. Pero sus altares siguen huérfanos. En Moncloa adornan sus atractivos, buscan fórmulas para adaptar las emisiones de deuda pública a la Sharía. No vaya a ser una barrera. Es en vano. Brown le gana la mano de los dubaitíes y Abu Dhabi en el 30% de Barclays. Antes se le han colado a Sarkozy hasta la cocina del 3% de GDF-Suez Enviroment y miran a las necesidades del Ecofin y el FMI.

Ahora que IPIC ha estancado sus intenciones en Cepsa, que la operación de Oman Oil en La Seda quedó en la cocina y que SFL y Riofisa se le decoloran en el escaparate a Colonial, los kuwaitíes y qataríes se preocupan por hacer saber que le beben ya los vientos a Cajasol, Unicaja o Cajasur. Eso es todo. Mientras los prometidos yuanes chinos acaban de llegar, el ministro Miguel Sebastián consuela el fondo de rescate con la intención de los inversores privados por encontrar refugio en los bonos del `Tesoro. Pero, como recuerda la Asociación Corporativa de Empresarios Inmobiliarios, un centenar de familias de Oriente Medio interesadas en realizar inversiones inmobiliarias en España están viendo frenados sus planes porque les deniegan los visados.
 
Los fondos sí invierten, aunque no en España, casi ajena al influjo de los petrodólares, que prometían unos tentáculos de 250.000 millones para las gangas inmobiliarias del Viejo Continente. Juran que ni los precios ni la orfandad de Moncloa ayudan, por mucho que Moratinos diera por difunto al ‘efecto KIO’ tras su gira en julio a los Emiratos y Kuwait. No están para muchos rescates, a la vista de la caída del crudo y del pinchazo en sus inversiones en las Bolsas Occidentales. Gordon Brown ha puesto ya -en persona- la  liquidez que les queda mirando a la City y al FMI. Y el Ecofin, que recibe esta semana a los fondos noruego, de Abu Dhabi y  qatari, hará lo propio. El desplome de las bolsas y la huida de los inversores hacia la renta fija ha propiciado que los dividendos de cuarenta y cinco compañías cotizadas de la Bolsa española sean mayores que la rentabilidad que ofrece el bono español a diez años y, a lo peor, tiene razón el vicepresidente del Banco Popular, Roberto Higueras: el plan del Gobierno tendrá dificultades por la avalancha europea de colocaciones, ahora que los japoneses no compran fuera y los norteamericanos prefieren la deuda de sus propias entidades.

Miguel Sebastián se pone de turbante el ‘efecto Kio’ y entona a pecho descubierto el canto de sirenas al Consejo de Cooperación del Golfo. Por cariñitos que no quede, aunque sean envenenados. No vayan a confundir al ministro con los recelos de Merkel o las trabas de Sarkozy al DIAR en Cegellec. Entre tanto, los fondos soberanos dejan que los españoles, con Sebastián como abanderado, laman sus oportunidades energéticas y saboreen sus golosinas comerciales. El Gobierno pretende incrementar las exportaciones a los seis Estados del Golfo siete puntos por encima del crecimiento global y contar con 700 nuevas empresas exportadoras. Sobre la mesa, pondrá 14 millones de euros de promoción y las promesas de apadrinar un TLC entre los países del Golfo y el Mercosur. La avidez de las energéticas renovables y el interés por abrir rutas aéreas directas hacia España se dan por descontados.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...