edición: 2600 , Miércoles, 21 noviembre 2018
02/12/2009
Todavía destino de calidad para los capitales extranjeros

España no pierde el pulso de las inversiones extranjeras a pesar de la crisis económica

Somos el segundo país del mundo que más porcentaje de inversores internacionales presenta
Las compañías españolas han protagonizado en los últimos tiempos importantes operaciones de fusiones y adquisiciones con capital extranjero
Beatriz Lorenzo

Ha sufrido en sus carnes la vergüenza de capitanear la lista del desempleo europeo, y de su modelo económico afianzado en el ladrillo no quedan ya sino los cimientos. España ha sido una de las víctimas más dolientes de la recesión económica mundial y resurge de sus estertores convertida, para muchos, en el nuevo 'hermano pobre' de Europa. A pesar de todo, la confianza de las empresas extranjeras en el mercado español no ha decaído tanto como podría haberse esperado, y ya en los albores de la crisis, durante el pasado año, se mantuvo hasta lograr una estabilización de las inversiones foráneas directas que sumaron 37.715 millones de euros, el 0,4% más que en el 2007, pese a la clara restricción del crédito. Asimismo la Red Europea de Registros Mercantiles (European Business Register) que agrupa a 23 países del viejo continente ha recibido este año un 30% más de peticiones de información sobre cuentas anuales de empresas respecto a 2008. Entre las empresas que más requerimientos reciben a la hora de proveer de información destacan las españolas, a pesar de que el país no es uno de los principales demandantes de información. Sí cuenta, en cambio, con una de las infraestructuras tecnológicas más avanzadas de todo el continente. Para algunos, el aumento de las peticiones de información relativas a las cuentas de las empresas se debe a que la crisis ha aumentado la necesidad de asegurar las operaciones y las relaciones comerciales con compañías y ciudadanos de otros estados de Europa. Un “nadie se fía de nadie” sería el anverso de otra de las explicaciones que también se barajan: el interés, si no creciente sí al menos sostenido, de los inversores extranjeros en territorio español.

La inversión extranjera en España se canaliza en sectores muy diversos. Por una parte, España es uno de los países europeos que mayor inversión en ‘retail’ presenta, según un reciente estudio de la consultora CB Richard Ellis, un fuerte activo de cara al sector de los centros comerciales. España no sólo es el segundo país del mundo que más porcentaje de inversores internacionales presenta, con un 50%, sólo por detrás de Reino Unido (casi 60%) y por delante de Francia y Alemania (poco más del 40%), es también uno de los que cuenta con mayor número de comerciantes y con una fuerte diversificación del sector, dos elementos que le hacen fuerte a la hora de afrontar los retos derivados del cambio de ciclo económico.

CAPITAL RIESGO, EL VEHICULO DE LA INVERSION EXTRANJERA

La inversión extranjera en España canalizada a través de fondos de capital riesgo alcanzó valores récord en 2007 y desde entonces no ha dejado de mantenerse en el candelero.  Los sectores que más atraen a este tipo de inversiones son Hostelería/Ocio (20%) ,Energía y Recursos naturales (9,9%) y Medicina y Salud (9,4%).

Así pues, según datos de UNCTAD, España ha aumentado en el último año un 14.6% en inversiones productivas y ha protagonizado importantes operaciones de fusiones y adquisiciones. España mantiene por tanto su atractivo para cualquier tipo de inversión directa, como demuestran los datos de proyectos “greenfield” (inversión nueva generadora de riqueza y puestos de trabajo) llevados a cabo durante los últimos dos años. Destaca el aumento de los proyectos greenfield en sectores de alto valor añadido basados en la innovación, la sociedad del conocimiento y, de forma paradójica y a pesar de la brusca reducción de los presupuestos estatales, la I+D+i. Por otra parte, a lo largo de 2008 y algo menos en 2009, España registró grandes operaciones de fusiones y adquisiciones por parte de inversores extranjeros.

Respecto a los países de origen de los proyectos, destaca la estabilidad de las mayores economías mundiales como principales inversores en España. Francia fue el primer país por proyectos realizados en España durante 2008, con casi un 20 % de los proyectos, seguido de Estados Unidos , Alemania, Reino Unido y Países Bajos. En cuanto a países emergentes, destaca la irrupción de China como nuevo país emisor de proyectos greenfield en España

Actualmente, cada año llegan a España inversiones del exterior por un valor próximo a los 73.000 millones de euros. De ellos, 30.000 son consideradas inversiones productivas, generadoras de riqueza y empleo. El país allana también su terreno para que los empresarios extranjeros se introduzcan en territorio español: comunidades como Navarra se consolidan cada vez más como cuna ideal para multinacionales francesas o alemanas. Curioso es también el dato de los empresarios chinos que, cada vez más, se afianzan en España como empresarios hosteleros que adquieren a bajo precio por causa de la recesión.

Hoy en día, es sencillo para los inversores extranjeros penetrar en España. Las inversiones extranjeras en el país, así como su liquidación, quedan liberalizadas, salvo en supuestos determinados. Por otra parte, el Consejo de Ministros podrá acordar la suspensión del régimen de liberalización general siempre que las inversiones afecten a actividades relacionadas con el ejercicio del poder público, al orden público, seguridad y salud públicas. En ese caso se deberá solicitar autorización administrativa previa. Además las actividades directamente relacionadas con la Defensa Nacional necesitarán autorización administrativa previa además de tener un régimen especial que les afecta.

 También existen regímenes especiales que afectan a las inversiones extranjeras en España en materia de transporte aéreo, radio, minerales y materias primas minerales de interés estratégico y derechos mineros, televisión, juego y telecomunicaciones. La adquisición directa o indirecta, incluso a través de terceros fiduciarios o interpuestos del 10% o más del capital social de las empresas a las que se refiere la Ley 5/1995, de 23 de marzo, de régimen jurídico de enajenación de participaciones públicas en determinadas empresas necesitará, con carácter general, autorización administrativa previa.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...