edición: 2827 , Jueves, 17 octubre 2019
23/12/2008
Juega tres partidas simultáneas y gana las tres... por el momento

Esperanza Aguirre consigue el control de Caja Madrid, ningunea a Rajoy y descoloca a la FSM

El apoyo a Zapatero en la financiación autonómica, su jugada clave
Zapatero recibe en La Moncloa a Aguirre
Javier Aldecoa

En un día en el que casi todos estaban pendientes de dónde había caído el Gordo de Navidad, la presidenta de la Comunidad de Madrid repartía su particular pedrea en varios frentes. En Caja Madrid imponía sus tesis, en Cibeles aterrizaban sus afines, mientras abrazaba las propuestas de Zapatero en materia de financiación. La jugada es redonda y las víctimas innumerables. Desde el presidente de Caja Madrid, pasando por Alberto Ruíz Gallardón -al que una vez más hace una demostración de poderío y maniobrabilidad política-, ningunea otra vez a Rajoy, fulmina de un sopapo a la oposición socialista madrileña de Tomás Gómez, y a IU y CCOO les coge con el pie cambiado, con nuevos líderes políticos más preocupados por amarrar el poder en sus respectivas organizaciones que en el poder político en una caja de ahorros.

Mientras que los niños de San Ildefonso cantaban los números de la Lotería en el tradicional sorteo de Navidad, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, repartía su particular ‘Lotería’, ya sea en forma de ‘pedrea’ o de ‘Premio Gordo’ o de ‘aguinaldo’, como ustedes prefieran. La cuestión es que ayer Esperanza Aguirre no dejaba títere con cabeza.

Hay que reconocer que la jugada no le podía haber salido más redonda a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, que despedirá el año demostrando quién manda en la Comunidad de Madrid, en Caja Madrid, en Cibeles, en el PP… Para abrir boca, se presentaba en la Asamblea de Madrid con los deberes hechos e imponía sus tesis el último momento, sin tiempo para que el resto reaccionara.

Entre las enmiendas presentadas en la Ley de Cajas figura la de reducir el peso del Ayuntamiento de Madrid entre las corporaciones municipales desde el 70% al 30%. La nueva ley limitará la representación máxima de cualquier ayuntamiento al 30%. Resultado: el alcalde de la capital, Alberto Ruiz Gallardón tendrá suerte si puede nombrar a media docena de sus fieles. El 40% restante, lo ganan otros municipios, la mayoría en manos del PP madrileño y casi todos con aguirristas al frente de los consistorios.

La segunda enmienda más llamativa es que se precisa más que nunca que los actuales miembros de la cúpula de Caja Madrid sólo podrán ser reelegidos en las elecciones de 2009 por el mismo sector que los nombró. Es decir, que el actual presidente de Caja Madrid lo tiene difícil para seguir al frente de al entidad cualesquiera sea el resultado de las próximas elecciones. Aguiire lo tiene en sus manos. Parece que la decisión del presidente de Caja Madrid de adelantar el proceso electoral antes de que Aguirre concretara su Ley de Cajas queda en agua de borrajas.

Además, quienes le apoyaron en su día, como Izquierda Unida, ven recortado su poder en la entidad financiera, ya que una tercera enmienda recorta el peso de la formación política al eliminar un número mínimo de representantes de los ayuntamientos en la caja en función de los partidos políticos. A partir de ahora, tendrán más o menos peso en función de cómo les vaya en las elecciones. A la vista de los pasados resultados, la de IU será mínima.

Para colmo, las universidades privadas y la Cámara de Comercio de Madrid entrarán por primera vez, en ambos casos afines a Aguirre, además de eliminarse el derecho de la Casa del Rey a nombrar representantes, algo que no había hecho nunca y que el presidente de Caja Madrid había aprovechado en la última asamblea para disminuir el poder de Aguirre en la caja, con el apoyo de IU y de CCOO.

Ayer mismo, desde CCOO, IU de Madrid y el PSOE de Madrid se manifestaron en contra de la nueva ley, pero en las dos primeras organizaciones están ahora más pendientes de sus puestos, ante los recientes cambios de líderes, que de cómo se reorganice Caja Madrid en el futuro

Los más duro ha sido que el golpe de mano de Esperanza Aguirre se producía el día de la composición del consejo de la Corporación Financiera Cibeles, que también había provocado enfrentamiento entre la presidenta de la Comunidad de Madrid y el presidente de Caja Madrid. Tras una intervención de Rajoy, en la que pedía que no aumentaran las tensiones en el PP madrileño, el máximo responsable de la caja de ahorros se plegaba a las peticiones de Esperanza Aguirre y accedía a nombrar a claros ‘aguirristas’ en el consejo de Cibeles, como Ángel Acebes o Estanislao Rodríguez, así como a Manuel Lamela, ex consejero de la Comunidad de Madrid -aunque ahora parece más fiel a las tesis de Rajoy-. También entran en el consejo de Cibeles la asesora técnica del Gabinete de Presidencia de la Comunidad de Madrid y consejera de la entidad madrileña, Mercedes Rojo o la ex directora de Negocio de Morgan Stanley Carmen Cavero, esposa del vicepresidente de la Comunidad, Ignacio González. En fin, claros ‘independientes’.

Para Tomás Gómez, el golpe de la presidenta de la Comunidad de Madrid le vino poco más tarde, tras ningunearle para la redacción de una Ley de Cajas de Ahorros consensuada, con su reunión con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, así como por la posterior satisfacción de Esperanza Aguirre tras reunirse con Zapatero. Como seguro le habrá sucedido a Mariano Rajoy y su equipo.

No hay duda que el apoyo y complacencia expresado ayer por Esperanza Aguirre ante el avance que le expuso Zapatero sobre financiación autonómica y de cómo va a quedar su comunidad en la nueva financiación autonómica, es todo una bomba en la línea de flotación de la dirección del PP, que en estos días criticaba duramente la actitud del presidente del Gobierno a reunirse unilateralmente con el presidente de la Generalitat, José Montilla, y de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves.

Lo peor de todo fueron las primeras palabras de Aguirre: "el presidente va a recibir a todos los presidentes y, después, se aprobará de forma multilateral en el Consejo de Política Fiscal y Financiera". Además, el viejo discurso del PP, recuperado estos días, sobre el favoritismo a Cataluña, se va al traste tras recibir a la presidenta de la Comunidad de Madrid y prometerle, además, algunas de las peticiones históricas de Aguirre. Esta claro que Zapatero también juega a desgastar la figura del líder de la oposición recibiendo a Esperanza Aguirre, a sabiendas del poder opositor a Rajoy que la presidenta de la comunidad de Madrid acrecienta día a día en el PP. A la frase del portavoz del PP, Esteban González Pons, que tildaba ayer mismo a Zapatero de "señor de la oscuridad", Aguirre le ha puesto luz y taquígrafos.

Curiosamente, todas estas decisiones se producen tras conocerse el almuerzo producido entre Mariano Rajoy y Rodrigo Rato tras meses de falta de comunicación. Una larga conversación que se producía en un contexto interno desfavorable para el actual líder popular. Rajoy invitó a comer en privado a Rato para procurar un acercamiento, en un momento en el que aumentan los rumores de una vuelta de Rato a la política. De todos es conocido la cercanía entre Aguirre y Rato y si el ex vicepresidente del Gobierno le diera por volver a la arena política, necesita apoyos sólidos como el de Aguirre.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...