edición: 2455 , Jueves, 26 abril 2018
23/05/2012

Esperanza Aguirre incendia la Copa del Rey

Antonio Cubero
Antes que nada hay que advertir de que silbar a un himno, sea el español, catalán, vasco, el de las demás comunidades del Estado español o el de cualquier otro país; abuchear al Rey de España, o ultrajar la bandera nacional son delitos tipificados en el Código Penal y una falta de respeto producto de una mala educación democrática de quienes confunden la libertad de poder expresar sus sentimientos con el libertinaje de querer dinamitar la gran fiesta del fútbol español como es la Copa del Rey convirtiéndola en un escaparate sonoro de sus reivindicaciones políticas. Pero de ahí a adoptar la drástica medida más incendiaria que conciliadora de suspender la final propuesta por Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid, va todo un abismo.

Lejos de serenar los ánimos, llamar a la cordura, abrir las puertas de la capital de España, animando a las aficiones del Barcelona y Athletic de Bilbao para que se desplacen a Madrid y a velar por la seguridad democrática de que la final sólo sea un acontecimiento futbolístico, la presidenta Aguirre ha tenido un arrebato patriótico que, además de avivar una vieja cuestión política, ha servido también para que las dos aficiones insuflen de aire sus pulmones para manifestarse como les vengan en ganas  desde las gradas del Vicente Calderón. Unas declaraciones que, afortunadamente, han sido rechazadas incluso desde el Partido Popular y por la mayoría de los partidos representados en el Congreso que consideran un lamentable error mezclar la política con el deporte.

No se puede ocultar ni impedir que haya aficionados del Barcelona y del Athletic de Bilbao, muchos o una minoría, que harán lo imposible por dejarse notar, pitarán al himno español o a los miembros de la familia real (el Príncipe de Asturias representará a su convaleciente padre, el Rey de España) que asistan al encuentro como ya sucedió hace dos años en la final de Mestalla entre ambos equipos, Pero para esta final del Calderón la diferencia está en que esta vez no se volverá a cometer el gravísimo error cometido en su día por Televisión Española al censurar el sonido de los pitidos al Rey de seguidores barcelonistas y bilbaínos, en Mestalla.

El himno de España va a ser pitado en el Calderón, por pocos o por muchos, pero va a ser pitado y esto no se puede evitar  con el mazo en la mano como ha pedido la presidenta Esperanza Aguirre. A unos les dolerá y otros lo aplaudirán. Pero nadie, ni barcelonistas ni bilbaínos, podrá evitar que sobre el terreno de juego haya futbolistas como Iniesta, Piqué, Xavi Hernández, Busquest, Víctor Valdés, Pedro, Iraola, Javi Martínez,  Muniaín, Fernando Llorente, entre otros, que han hecho a La Roja campeona de Europa y del mundo vistiendo los colores de una selección llamada España, envidiada y admirada en todos los confines del planeta fútbol. Unos futbolistas, muchos de ellos catalanes y vascos, que dentro de unas semanas van a sudar la camiseta española en la Eurocopa de Ucrania y Polonia. 

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...