edición: 2310 , Lunes, 25 septiembre 2017
28/10/2008
Observatorio de Coyuntura

Estados Unidos: apuntalar el sistema financiero y la actividad económica

Servicio de Estudios de ´la Caixa´

El PIB de Estados Unidos crece un 2,2%, pero la crisis financiera va a ser un importante lastre para la actividad.   El recurrente dilema de política económica de decidir cuál es el más acuciante de los dos males tradicionales, bajo crecimiento o inflación, ha quedado esta vez resuelto a favor del primero. El producto interior bruto (PIB) estadounidense creció un 2,2% interanual en el segundo trimestre y, en términos intertrimestrales anualizados, el avance fue de un aparentemente vigoroso 3,3%. Sin embargo, la intervención in crescendo de la Administración en ayuda de las entidades financieras muestra que, hoy por hoy, la prioridad es salvar al sistema e impedir la total congelación del crédito.

Primero fue una provisión de hasta 200.000 millones de dólares para apoyar a las agencias hipotecarias Fannie Mae y Freddy Mac; después vino la toma de control por parte de la Fed de la aseguradora AIG, con un préstamo de 85.000 millones y, por último, está la intención de avalar los activos deteriorados de las entidades de crédito con fondos públicos, lo que, en una primera estimación, podría costar 700.000 millones, un 5% del PIB nominal.

Esta actuación necesaria va a tener, empero, consecuencias duraderas. El aparente final de la banca de inversión independiente debería traer más ahorro y menos apalancamiento, pero el punto de partida queda lejos de este objetivo. Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, el déficit público estructural para 2008 es del 5,2% del PIB, cifra que, tras los últimos sucesos, debería evolucionar al alza. Por otro lado, los consumidores ahorraron en el segundo trimestre un 2,6% de su renta disponible, más que en periodos anteriores pero aún claramente por debajo de valores más deseables. Fruto de esto, el consumo privado, áncora de la economía, sigue desacelerándose en este proceso de potenciación del ahorro que todavía se encuentra en una fase inicial. También la inversión en equipo se desacelera mientras que continúan los fuertes descensos en la inversión residencial. El sector exterior pasa así a ser el soporte más sólido del crecimiento gracias a la debilitada demanda de importaciones y a la renovada competitividad de las exportaciones que otorga un dólar barato. Se esquiva por ahora la recesión pero el verdadero problema sigue estando en la acumulación de trimestres de crecimiento débil, con unas perspectivas para 2009 que, en el mejor de los casos, auguran un perfil bajo.

Abundando en esta tesis de ralentización prolongada está el sentimiento de los consumidores, cuyo indicador más seguido, el índice de confianza del consumidor del Conference Board, subió en agosto de 51,9 hasta los 56,9 puntos, un nivel que sigue en la banda baja de los últimos 30 años. Lo que caracteriza estos últimos meses es el trasvase de la debilidad del componente de expectativas al componente de percepción de la situación actual. Así, mientras las primeras suben ligeramente desde mínimos históricos, las segundas siguen cediendo terreno. En consonancia con el sentimiento bajista de los consumidores, las ventas al por menor de agosto perdieron la práctica totalidad del repunte de los tres meses anteriores y confirmaron su tendencia a la baja. Excluyendo automóviles y gasolina, las ventas retrocedieron en agosto respecto al mes anterior, lo que reduce el avance acumulado en los últimos doce meses hasta el 3,0% interanual, cifra que, descontando las variaciones de precios, se traduce en un bien magro 0,4%. Por su parte, las compras de automóviles del mismo periodo acumulan un descenso del 13,5% interanual.

La visión empresarial, aunque más sosegada en un principio, también se acoge a esta tendencia bajista, como lo atestigua el índice de actividad empresarial del Institute for Supply Management, que en agosto siguió muy cercano al nivel de equilibrio de los 50 puntos, donde hay tantas respuestas optimistas como pesimistas. El índice de manufacturas quedó en el nivel de los 49,9 puntos y el de servicios, por su parte, subió hasta los 51,6 puntos. La mejor noticia estuvo en ambos casos en la moderación del índice de precios, aunque todavía sigue en niveles elevados, y en el alza de las exportaciones manufactureras. Pero mientras que empleo y nuevos pedidos siguen en una zona de indefinición, la tendencia general sigue siendo de baja sostenida.

El gasto en construcción del segundo trimestre disminuyó un 15,8% respecto al periodo anterior en términos anuales y, aunque mejora el descenso de periodos previos, dista mucho de haber tocado fondo. En esta tesitura, los últimos indicadores de la oferta intensifican sus caídas. Así, las viviendas iniciadas cayeron en agosto un 33,1% respecto al mismo periodo del año anterior. Apuntando en igual dirección, los permisos de construcción, un indicador adelantado del anterior, descendieron un similar 36,4%.

Por el lado de la demanda, la situación es más preocupante. El precio de los inmuebles sigue disminuyendo la riqueza percibida de muchos consumidores y, en junio, el índice Case-Shiller mantuvo sus bajadas con un retroceso acumulado del 20,3% respecto al máximo de junio de 2006 que, si se añade a la subida del IPC, supone una pérdida de valor del 26,0%. Tampoco mejora la liquidez de los inmuebles, ya que en julio se tardaba en promedio de 11,2 meses en vender una vivienda, el doble de lo que se necesitaba hace tan sólo dos años, el nivel máximo desde el inicio del indicador, en 1999. La intensidad del retroceso ya no aumenta como en meses anteriores, pero la mejora al respecto es muy leve y sería prematuro concluir que los precios han tocado fondo. Si bien las ventas parecen haber estabilizado sus descensos, lo que debería traer una estabilización y ulterior disminución de las viviendas vacantes, la debilidad del mercado de trabajo seguirá pesando sobre la demanda.

Y es que el empleo intensifica su deterioro. En agosto se destruyeron 84.000 puestos de trabajo que, junto con las revisiones a la baja de los dos meses previos, llevan el total de empleos perdidos en el año corriente hasta los 605.000. Así, el número de empleos privados no agrícolas descendió un 0,2% interanual. Lo cierto es que desde octubre de 2007 se confirma mes a mes un constante retroceso del mercado laboral. En consonancia con este sombrío panorama, la tasa de paro de agosto se encaramó hasta el 6,1% de la población activa, un 30% por encima de la correspondiente al mismo periodo del año pasado y con unos salarios que en un año han perdido un 2,2% de su poder adquisitivo y siguen en los niveles de 2001.

Pese al aminoramiento de la marcha de la actividad económica, siguen sin moderarse las presiones sobre el índice de precios al consumo (IPC), que en agosto avanzó un 5,4% interanual. Sin embargo, la variable clave es el componente subyacente, el general sin alimentos y energía, que se mantiene en el 2,5%. Los precios de producción del mismo periodo se incrementaron en un 9,7% interanual, que sigue sin trasladarse a los consumidores.

Por su parte, la balanza comercial de bienes y servicios arrojó en julio un déficit de 62.198 millones de dólares. Un aumento del 8,5% interanual que tiene al petróleo como principal responsable, ya que, en el mismo periodo, el déficit excluyendo el petróleo y sus productos derivados descendió un 43,5%. Las exportaciones siguieron avanzando a buen ritmo, con un crecimiento del 20,1% interanual, pero las importaciones las siguieron de cerca, con un incremento del 16,8%. La reciente moderación del precio de las materias primas, en especial del petróleo, mejora las perspectivas para el sector exterior en el corto plazo. En el largo plazo, dependerá del ahorro de los consumidores y de la administración.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...