edición: 2286 , Martes, 22 agosto 2017
10/09/2013

Estados Unidos podría recurrir a sus reservas de petróleo para regular el precio del crudo en caso de un ataque a Siria

Los analistas temen que la actual escalada de los precios del crudo lleven al barril hasta los 120 dólares si prosigue la crisis con Damasco
Carlos Schwartz

Desde que las fuerzas de seguridad sirias atacaron a la población rebelde con armas químicas el 21 de agosto matando a 1.400 personas el precio del barril de Brent subió cinco dólares cotizando esta semana a 114 dólares. El panorama antes de la crisis de Siria era de un precio declinante para el barril de crudo y escasa tensión en los mercados. Sin embargo la resistencia de Bachar El Asad a la oposición armada y el respaldo condicionado que ha recibido hasta ahora de Rusia y China, han tensado los mercados tras anunciar el presidente de Estados Unidos, Barak Obama, que estaba dispuesto a llevar a cabo un ataque aéreo contra las fuerzas presidenciales en territorio de Siria. El incremento del precio del crudo está vinculado con la posibilidad de que la apertura de hostilidades por parte de Estados Unidos o de una coalición occidental desate problemas de abastecimiento, ataques contra los oleoductos que recorren la región como represalia, o a una acción de Irán, aliado de Siria.

De acuerdo con fuentes del sector del trading del petróleo, la Casa Blanca valora la posibilidad de regular el precio del crudo mediante sus reservas estratégicas de petróleo que es de 696 millones de barriles. La última vez que esa reserva volcó crudo al mercado fue en junio de 2011 durante los ataques contra las fuerzas de Muamar Gadafi en Libia sobre su espacio aéreo. Sin embargo, entonces la entrega de reservas al mercado fue coordinada por la propia Agencia Internacional de la Energía (AIE) y puso en la calle 60 millones de barriles provocando una caída del precio del barril de crudo de 9 dólares en dos días.

Ahora, la AIE considera que no hay problemas de abastecimiento y que los niveles de producción son los adecuados, lo cual dejaría la decisión de regular el precio en manos de Estados Unidos. Las fuentes consultadas señalan que “no se puede descartar esta posibilidad si los precios siguen al alza y finalmente hay una intervención militar”. Otra cosa es que el uso de las reservas estratégicas tenga un efecto duradero si el conflicto sigue.

Uno de los temores de los traders es que las fuerzas sirias ataquen los oleoductos de la vecina Irak provocando problemas de abastecimiento. “En ese supuesto el uso de las reservas puede no suponer un alivio duradero”. La fuente señaló que incluso en el caso de Libia en 2011 el efecto no tuvo un resultado de largo plazo y que el mercado aun no se normalizó ya que no se recuperó aun la producción en los campos petroleros del país. Lo cierto es que en el mercado no se registraban tensiones serias antes de la crisis siria pese a una caída en la disponibilidad de crudo.

En total la entrega al mercado se redujo en unos tres millones de barriles diarios este año a raíz de problemas de producción en Libia, menor producción en Irak y en Nigeria además de las sanciones a Irán que afectan a su venta de crudo. El motivo central para que los precios no se dispararan, aunque se mantuvieron por encima de los 100 dólares por barril, era la incertidumbre sobre el nivel de producción industrial de China. En julio Pekín anunció un paquete de medidas fiscales para ayudar a las pequeñas y medianas empresas con el objetivo de alentar el consumo interno y reforzar la actividad industrial que mostraba signos de debilidad.

De todas formas respecto de una entrega de reservas estratégicas los analistas señalan que “en 2011 se hizo cuando la temporada de verano, que supone un fuerte incremento del consumo en el hemisferio norte, recién comenzaba. Por el contrario ahora estamos sobre el fin de esa estación cuando es previsible que la demanda ceda”. En julio las fuentes del mercado consultadas señalaban que era factible una caída de la demanda este otoño, pero lo cierto es que entonces no era inminente un ataque contra las fuerzas gubernamentales en Siria.

Los ministros del petróleo de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) reunidos en su sede en Viena el pasado 31 de mayo optaron por mantener sin modificación los niveles de producción considerando que el mercado estaba suficientemente abastecido. En el trasfondo se mueven los intereses encontrados de Arabia Saudí e Irán y Venezuela. Los últimos dos necesitan precios altos aun a riesgo de debilitar la demanda internacional mientras que Arabia Saudí busca un equilibrio entre oferta y demanda para mantener el nivel de precios en el umbral de los 100 dólares por barril del que no quiere que baje. En todo caso las diferencias entre palomas y halcones es una delgada línea en tanto que ambos mantienen sus presupuestos del estado gracias a las exportaciones de petróleo. El régimen saudí sin embargo es sensible al desarrollo de la explotación de petróleo no convencional en Estados Unidos y vigila con atención ese proceso en la medida que puede transformar a Estados Unidos en un exportador de hidrocarburos que afecte al sistema de regulación de precios de la OPEP.

La AIE de momento se resiste a intervenir con el actual nivel de precios, mientras Estados Unidos guarda esa posibilidad al alcance de la mano y pocos analistas dudan que si el barril toca el nivel de los 125 dólares Washington abrirá las exclusas de las reservas estratégicas.

Estas en realidad consisten en una serie de almacenes naturales en el subsuelo formado por cavernas salinas que rodean como un arco las refinerías y puertos del Golfo de México. Desde el punto de vista de la logística una apertura de las reservas ahora exigiría muy probablemente trasladar parte de ese petróleo a las refinerías del medio oeste, cuando en realidad el sistema de oleoductos se planificó para llevar el petróleo hacia el Golfo y sus grandes puertos y refinerías. En caso de que se usen las reservas Estados Unidos, al igual que en 2011, probablemente suspenda la legislación que obliga a que todo el cabotaje en la costa estadounidense se haga en buques tanque estadounidenses para facilitar el traslado de crudo a las costes del este y del oeste desde el Golfo. También se consideraría la autorización de exportaciones de crudo prohibidas desde 1975.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...