edición: 2850 , Miércoles, 20 noviembre 2019
22/01/2014

Estados Unidos rompe la tendencia declinante del consumo de crudo de casi una década colocándose delante de China

Carlos Schwartz

La Agencia Internacional de la Energía (AIE), el lobby energético de las naciones más desarrolladas, ha difundido un balance de 2013 que supone la ruptura de la tendencia a la caída del consumo de combustibles y derivados del petróleo. El incremento de consumo ha sido notorio en Estados Unidos y leve en Europa y se ha acelerado a partir del tercer trimestre de 2013. De acuerdo con las cifras difundidas el consumo estadounidense aumentó en 390.000 barriles diarios en 2013 lo que supone un crecimiento del 2% en el año respecto a 2012. Mientras, el principal consumidor el pasado año, China, ha mostrado mayor debilidad con un incremento de 295.000 barriles por día, la cifra de aumento más baja de los últimos siete años. Las estimaciones de demanda mundial para el año pasado a causa de un incremento en Estados Unidos y Europa fue de 91,2 millones de barriles por día con una previsión de 92,4 millones de barriles por día para 2014. Fuentes del sector del refino consideran que esas cifras pueden aumentar.

La OCDE ha incrementado sus estimaciones de consumo a la vista de que las entregas de petróleo a los países miembros comenzaron a crecer de forma significativa a partir del segundo trimestre de 2013. El cambio de tendencia revirtió tres trimestres consecutivos de caída de la demanda interanual. La demanda se aceleró en el tercer trimestre con un incremento neto interanual de 320.000 barriles diarios. De acuerdo con la OCDE este rebote, que refleja la salida de la recesión de un grupo de países puede, estancarse a corto plazo lo que reconducirá la demanda a la baja a causa de la falta de tracción de Asia y Oceanía con una tendencia estructural a la reducción de la demanda. De acuerdo con la organización, el motor de la demanda internacional de productos del petróleo seguirá siendo un grupo de países que no forman parte de la OCDE. A lo largo del año pasado la AIE detectó un cambio de tendencia en Europa con una desaceleración de la caída de la demanda y en algunos casos cambió de signo al avanzar el año. De acuerdo con los datos completos del tercer trimestre de 2013 la demanda europea aumentó en 700.000 barriles diarios respecto de su tasa anterior de caída interanual del orden de los 530.000 barriles diarios, con un saldo positivo por tanto de unos 175.000 barriles diarios en datos interanuales.

Pero el caso más impactante en materia de demanda es el estadounidense. Uno de los motores ha sido la fuerte caída del precio de las gasolinas. La caída de precio se ha combinado con un mejor clima económico en el país que ha llevado a que las distancias recorridas en vehículos aumenten un 1,5% en 2013 respecto del año anterior. El precio medio al por menor de la gasolina común en Estados Unidos se situó en 3,6 dólares por galón, lo que equivale a 0,70 céntimos de euro por litro. La envidia de los europeos. La caída ha sido de 25 céntimos de dólar respecto del año 2012. La fortaleza del sector petroquímico con su demanda de naftas y gases licuados del petróleo, y la buena marcha del sector de transporte por carretera han dado soporte a este escenario.

Como es lógico suponer la caída de precios está también vinculada a la explotación del petróleo y gas no convencionales. Es curioso observar cómo los analistas de la AIE adjudican en parte la recuperación de la economía estadounidense al precio de los combustibles. En todo caso parece más razonable suponer que la política económica de la Reserva Federal ha sostenido la recuperación económica y que la caída del precio de los combustibles ha favorecido el consumo privado y la producción industrial.

La AIE señala que un componente importante de la demanda estadounidense son combustibles industriales como el propano utilizado en la industria petroquímica lo cual subraya la fortaleza de la recuperación económica según los analistas de la institución. De lo que no cabe la menor duda es que el efecto precios sobre la cresta de la ola del petróleo y gas no convencional ha sido el de reducir costes de producción industrial de forma significativa y hacer más competitiva a escala internacional la producción estadounidense en todas las industrias intensivas en energía o que tienen al petróleo y gases como sus insumos esenciales. Por contrapartida, Europa ha sufrido una importante pérdida de competitividad comparativa ante la industria estadounidense. Algo de lo que las industrias químicas europeas, la alemana en especial, se han quejado amargamente. Por su parte la posibilidad de que Estados Unidos vuelva a permitir la exportación de petróleo se disipa con rapidez. El incremento del consumo interno va a liberar a los políticos de la presión para permitir la reanudación de las exportaciones. No habrá excedentes si la demanda sigue como en 2013.

El escenario para 2014 es de continuidad en la fortaleza de la demanda, de acuerdo con la AIE, en Estados Unidos y el mundo industrializado. Este es un cambio de tendencia ya que la demanda en los últimos 15 años se ha visto sostenida por países no industrializados. De acuerdo con las estimaciones más recientes existe la posibilidad de que la demanda en los países emergentes se mantenga por debajo de sus niveles anteriores. Pero el cambio más significativo en la apreciación de los analistas es la demanda en los países industrializados especialmente en Estados Unidos que de acuerdo con las valoraciones actuales de la AIE tendrá en 2014 su segundo año de aumento de demanda.

El efecto de estas previsiones ha sido dar soporte al barril de crudo Brent, petróleo de referencia, en los 107 euros. Las anteriores previsiones que establecían una caída de los precios del crudo en el primer trimestre de 2014 han sido puestas en duda por las estimaciones de la AIE.

Lo que queda claro es que Europa tiene frente a si un reto que no puede seguir soslayando. El desnivel del precio de los combustibles se suma al desnivel del precio de la energía eléctrica, dejando en una débil posición competitiva a la industria del viejo continente.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...