edición: 2515 , Lunes, 23 julio 2018
14/10/2010
OBSERVATORIO DE COYUNTURA

Estados Unidos, una debilidad que va para largo

Crecerá por debajo del 3,0% en 2010 y la debilidad continuará en 2011
SERVICIO DE ESTUDIOS DE 'LA CAIXA'

La economía estadounidense se encamina hacia una recuperación de tinte modesto. Así, para el conjunto de 2010, esperamos un avance del 2,8% que, en su mayor parte, se debe al impulso del primer trimestre, cuando las existencias tuvieron una contribución récord al crecimiento. Sin embargo, en el segundo trimestre la economía sufrió una notable desaceleración, pasando de crecer un 0,9% a un 0,4% intertrimestral. Las últimas tasas interanuales pueden llamar aquí a engaño, ya que están sesgadas por importantes efectos de base. El bajo crecimiento seguirá siendo la principal preocupación a lo largo de 2011, un año para el que, en conjunto, esperamos un tibio avance del 2,2%. Por otro lado, si bien los crecimientos robustos se harán esperar, los últimos datos apuntan a que el riesgo de una recaída y la posibilidad de un periodo deflacionista son pequeños.

La principal causa de la atonía de la actividad hay que buscarla en los problemas que afectan al consumo privado, que es aproximadamente el 70% de la economía estadounidense, y para el que no vemos crecimientos superiores al 2,0% antes del final de 2011. El consumo se ve atenazado por tres factores clave: el endeudamiento de las familias, la debilidad del mercado de la vivienda y el mercado del trabajo. Tres factores que se interrelacionan como un pez que se muerde la cola.

El endeudamiento de los hogares representa el 118,4% de su renta disponible anual, un nivel muy superior al que se corresponde con la tendencia a largo plazo. Si bien los bajos tipos de interés actuales dulcifican este coste de la deuda, la baja tasa de inflación también provoca que el principal no descienda en términos reales de manera significativa. Ello está obligando a los hogares a ahorrar más para reducir la deuda, un 5,9% de la renta disponible en julio, con el consiguiente efecto restrictivo en el presupuesto para la cesta de la compra.

Un segundo factor que atenaza el consumo privado es la pérdida de valor de los activos inmobiliarios que, vía efecto riqueza, también modera las apetencias consumistas. Pero la recuperación del mercado de la vivienda pasa por que se reduzca la sobreoferta que lastra el sector. Estando la construcción bajo mínimos, esta sobreoferta se sustenta mayormente en el gran número de ejecuciones por impago de la cuotas hipotecaria, que sigue alimentando las existencias de viviendas vacías.

Pero el impago de las cuotas hipotecarias es una consecuencia directa de la anemia del mercado laboral, un tercer factor de debilidad de la actividad económica que, a su vez, condiciona el consumo privado por la vía de menores ingresos. Así, el pez se muerde la cola porque, con un débil crecimiento del consumo privado, el crecimiento de la economía está obligado a ser modesto y, sin crecimientos robustos, será díficil que asistamos a una recuperación sustancial de un mercado de trabajo que acusa una alta proporción de desempleados de larga duración y de trabajadores desanimados. Por otra parte, la recuperación de la inversión en equipo, los estímulos gubernamentales y un sector exterior que, ayudado por la menor demanda interna y el crecimiento exportador, es menos deficitario que en los años de expansión previos a la crisis, servirán para evitar una recaída pero no serán suficientes para propulsar a la economía a la senda del crecimiento robusto.

Esta continuada moderación de las apetencias consumistas queda reflejada en la evolución de las ventas minoristas. El leve incremento de agosto, después de cuatro meses consecutivos de debilidad, no impidió que el consumo al por menor, sin coches ni gasolina, siguiera un 2,3% por debajo en términos reales del registro de diciembre 2007, nivel representativo de la situación previa a la crisis.

Por su parte, las empresas no financieras siguen ofreciendo el lado más sólido de la recuperación, como demuestra la evolución de la inversión en equipo en las cuentas nacionales. La fuerza de la inversión en equipo debería tener continuidad en los próximos trimestres por la buena marcha de los beneficios empresariales y por el hecho de que, en los últimos años, no ha habido exceso de inversión, sino más bien lo contrario. Sin embargo, en los últimos tres meses, la evolución del sentimiento empresarial en manufacturas y servicios ha seguido caminos bien diferentes. Así, el índice de sentimiento empresarial del ISM (Institute for Supply Management) de manufacturas sorprendió al alza instalándose en los 56,3 puntos, lejos de los máximos de abril pero consistente con crecimientos robustos de la economía. También la recuperación de la producción industrial y de la utilización de la capacidad productiva, aunque más modesta, ha llevado a estos indicadores cerca ya de su tendencia secular.

Pero la recuperación estadounidense no puede sólo vivir de las manufacturas, ya que los servicios representan más de cuatro quintas partes del empleo privado. Y, sin embargo, es precisamente en los servicios donde el deterioro de la percepción empresarial es más acusado, con un índice del ISM que ha pasado de los 60,3 puntos de abril a los 54,4 de agosto, consistente con una recuperación modesta.

El índice general de precios al consumo (IPC) de agosto confirma su moderación, con un incremento del 1,1% interanual, mientras que la atonía del consumo y la debilidad de los alquileres imputados a los propietarios de la vivienda donde viven hicieron que el índice subyacente se incrementase un 0,9% interanual por quinto mes consecutivo. Para el conjunto de 2010 prevemos que los precios subirán un 1,6%, una moderación que debería continuar en 2011. De todos modos creemos que las actuaciones de la Fed (incluida una nueva fase de expansión cuantitativa) evitarán un escenario deflacionista.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...