edición: 2766 , Martes, 23 julio 2019
15/12/2008
Bernard Madoff ya está en la calle

Estados Unidos vuelve a poner en jaque al sistema bancario mundial

Habrá que esperar al efecto dominó y a las réplicas del tsunami financiero para conocer el alcance de la estafa Madoff
Las autoridades de Estados Unidos vuelven a demostrar su incompetencia para controlar un sistema que cada día aparece más corrompido
Bernard Madoff
A.P./G.M.C./E.V.

Justo cuando la banca empezaba a dar tímidos síntomas de recuperar la confianza en el sistema, Estados Unidos vuelve a poner en jaque a todo ese sistema con una estafa que ningún regulador de allí fue capaz de atisbar. El esquema piramidal, la estafa más tradicional y burda de cuantas lo son, vuelve a dejar en ridículo a Estados Unidos y demuestra que no se pude confiar ni en su sistema ni en sus autoridades. En cuanto a las calificadoras, otro baldón. Ahora, a esperar el efecto dominó y las más que posibles réplicas del tsunami financiero. En Europa ya sabemos que va a haber problemas para los bancos y para inversores cualificados. En ambos casos, mal asunto para la liquidez y la inversión. En España, Santander se ha dado prisa en reconocer el quebranto: 2.330 millones de euros para clientes y 17 millones propios. Un ejercicio de transparencia de agradecer y que contrasta con el oscurantismo y la medias palabras de BBVA. A este, el mercado le calcula un perjuicio de entre 400 y 500 millones que apuntar directamente en la cuenta de resultados. Poca confianza va a generar con esta nueva demostración de falta de transparencia por mucho que haya dejado claro que no hay clientes afectados; no es suficiente.

La estafa de Madoff tendrá consecuencias y muy serias. Tanto en lo que se refiere a la confianza en los bancos como en los quebrantos que va a originar. El sistema bancario europeo comenzaba a recomponer a duras penas su maltrecha situación y la Unión acaba de aprobar las condiciones de ayuda a la capitalización. Todo ello en una situación todavía inestable porque continúan apareciendo agujeros que van más allá de las subprime. En concreto, el último golpe ha sido para HBOS que ha tenido que ampliar, casi duplicar, sus provisiones hasta alcanzar los 8.000 millones de libras, lo que pone en mala situación a Lloyds y el proceso de fusión entre ambos. Una nueva oleada de recapitalizaciones con dinero público está en ciernes en Reino Unido.

Les ponemos en antecedentes. Madoff Investment Securities ha estafado nada menos que 50.000 millones de dólares. Y todo ha sido ‘una patada a seguir’ desde que el creador de la firma, Bernard L. Madoff les confesaba a sus hijos que no había ‘un dólar’ en la firma. Ni cortos ni perezosos –por supuesto para evitar seguir el camino que ha iniciado el patriarca de la familia, la cárcel- los hijos Madoff no dudaban en denunciar a su padre a la autoridades. El fraude no es nuevo y utilizó un método popularizado en los años 30 del pasado siglo: una estafa piramidal denominado ‘esquema Ponzi’, en honor del italiano que lo creó. De momento, la estafa de Madoff se ha convertido en la ¿última? de las más grandes de la historia financiera

El susodicho Madoff no es un personaje siniestro y oscuro. Qué va. Nada menos que el ex presidente de Nasdaq, asesor de la SEC sobre la regulación de los mercados y las donaciones a los políticos y uno de los inversores más activos de los últimos 50 años.

“Nadie sabía nada”, es el comentario más extendido. Pero no parece que sea del todo cierto. En primer lugar, algunos inversores habían huido, lo que demuestra que la sospecha ya estaba en el mercado. Mercer Bullard, profesor de derecho de la Universidad de Mississippi y abogado de la SEC declaraba a Bloomberg que “”es difícil imaginar que un fraude de semejante tamaño no vaya acompañado de importantes y generalizados problemas de cumplimiento”. Y es que el papel de la SEC puede ir más allá de la incompetencia. De hecho, no se entiende muy bien que no se enterara de nada si tenemos en cuenta que investiga cada cinco años a las empresas de asesoramiento en inversión y parece que a Madoff le toco hace apenas dos años, según manifiestan a Bloomberg fuentes familiarizadas con el caso.

Una de las primeras preguntas que se plantean es hasta cuándo las valoraciones de las agencias de rating continuarán con valoraciones "erroneas" sobre los fondos y empresas que no sabemos si rozan la conspiración, pero sí cerca de la concertación, como demuestra el hecho de que nadie -hasta que Madoff ha confesado- sabía nada, ni como se gestionaba sus empresas, ni de donde obtenía el dinero, ni a dónde lo dirigía, ni como obtenía tan buenas rentabilidades. Nada. Evidentemente, también quedan en tela de juicio las empresas de auditoría, que parece que tampoco se enteraban de nada.

Parece que tras la crisis de la banca de negocio norteamericana se nos viene ahora encima la de los ‘hedge funds’, ya que la falta de confianza se extenderá rápidamente a este vehículo inversor. Es apremiante aclarar rápida y contundentemente para que sirven los informes y valoraciones de las agencias de rating, no sólo para evitar nuevos ‘casos Madoff’, algo que a la vista de sus actuaciones no nos extrañaría una explosión de casos similares, sino de cara al futuro e intentar, en la medida de lo posible, amortizar las futuras pérdidas, que puede dejar corta la estafa de Madoff.

Por supuesto, la Securities Exchange Commission (SEC) tiene gran parte de culpa y responsabilidad de lo acaecido con Madoff y obliga a preguntarse ¿a que se ha dedicado en los últimos años? ¿a mirar hacia otro lado? No hay duda que la autoridad regulatoria estadounidense necesita no sólo un lavado de cara sino una reforma en toda regla, al menos en todo lo referido al control de su mercado, si éste ha existido realmente en los últimos años. La SEC, cómo siempre, echando balones fuera. Las denuncias sobre la firma de Madoff no eran desconocidas para la autoridad reguladora estadounidense. Sus rivales ya lo hicieron en 1999 y algunos reportajes periodísticos eran críticos con su gestión en 2000. Madoff era capaz de ofrecer retornos de rentabilidad del 8% cuando el resto de sus competidores no lograban ni un 5%.

Lo peor de todo es que si ya había poca confianza entre los operadores del mercado financiero, ahora habrá menos. Máxime cuando se han pillado los dedos entidades que presumían de ser líderes del segmento financiero, como los españoles Santander y BBVA, el francés BNP Paribas, el japonés Nomura o el británico HSBC, instituciones que parecían fuera de toda duda.

También entre los afectados organizaciones de todo tipo, desde la Fundación Caritativa Robert I. Lappin, dedicada a financiar viajes de la juventud judía a Israel, y otras  organizaciones caritativas, como Carl and Ruth Shapiro, importante contribuyente del Museo de Bellas Artes de Boston, la Universidad de Brandeis del Centro Médico Diaconisa Beth de Israel, Carol Goldberg, antigua propietaria de la cadena de supermercados Stop&Shop, o Stephen Fine, presidente de la entidad privada Biltrite Corp., lista que seguro aumenta día a día.

Por cierto, Madoff, arrestado el jueves pasado, ya está en libertad condicional a cambio de una fianza de 10 millones de dólares.

SANTANDER

A Emilio Botín le han estafado el honor, puede que los clientes y hasta parte del pecunio familiar. Todo comenzó cuando el pasado jueves el FBI entró en el edificio Lipstick, en el centro de Manhattan (Nueva York), para detener al gurú más cotizado en las finanzas para millonarios Bernard L. Madoff. En él habían depositado su confianza y su dinero muchos de los miembros de la familia Botín, al menos sus hijos Javier y Ana Patricia, así como su hijo político Guillermo Morenés. El viernes llegaron las llamadas y el sábado los rumores. Así que a las 19,48 horas del domingo, el Banco Santander no pudo más y remitió un comunicado de prensa que concluye amenazando a Madoff de que “ejercitará las acciones legales que procedan en defensa de los intereses de los accionistas del subfondo” en el que reconoce haber enterrado el principal de la deuda: 2.330 millones de euros de sus clientes, a los que hay que sumar otros 17 millones del propio grupo Santander.

En concreto, reconoce el Banco Santander que la exposición de clientes del Grupo Santander en su gestora de ‘inversión alternativa’ Optimal Strategic es de 2.330 millones de euros, de los que 2.010 millones de euros corresponden a inversores institucionales y clientes de banca privada internacional. Los restantes 320 millones de euros, en su gran mayoría en productos estructurados parcialmente referenciados a la evolución de Optimal Strategic, forman parte de las carteras de inversión de clientes de banca privada del grupo en España, que tienen la condición de ‘qualifying investors’. Además, el grupo Santander tiene una posición propia de 17 millones de euros a través de otro fondo de inversión.

Explica el comunicado que Optimal Investment Services (“Optimal”) es la gestora de Grupo Santander especializada en la gestión de fondos e instituciones de inversión alternativa. Entre las entidades gestionadas por Optimal se encuentra Optimal Multiadvisors Ireland plc (“Optimal Multiadvisors”), sociedad de inversión alternativa constituida en Irlanda y autorizada por la Irish Financial Services Regulatory Authority (“IFSRA”). 

Optimal Multiadvisors tiene un subfondo, denominado Optimal Strategic US Equity (“Optimal Strategic”), siendo Madoff Securities la entidad encargada por Optimal para ejecutar sus inversiones dentro del marco establecido por aquélla. 

Se defiende el Santander explicando que Madoff Securies es un broker-dealer autorizado, registrado y supervisado por la SEC y está autorizado como investment advisor por la Financial Industry Regulatory Authority (“FINRA”) de los Estados Unidos. Y añade que el custodio de Optimal Multiadvisors y de Optimal Strategic es HSBC Institutional Trust Services (Ireland) Limited, del Grupo HSBC. 

Lo que no dice el comunicado del Santander es que va más allá de una intervención de la SEC, que es una investigación sobre un delito del FBI en todos los Estados Unidos, mientras que en España la CNMV y el Banco de España ya han comenzado sus investigaciones. De hecho, el comunicado de anoche seguramente coincida con la comunicación de hoy a la CNMV y al Banco de España.

Y es que se trata de la estafa piramidal más grande de la historia norteamericana y mundial, y que el propio Madoff cuando fue detenido estimó el daño en más de 50.000 millones de dólares. De hecho, se la compara ya con el caso Enro, y se presupone que cuando afloren todas las ramificaciones superará con creces a aquella.

No sólo queda tocado el negocio de banca privada de Banco Santander. También su filial Banif sumará fiasco de los bonos de Lehman Brothers, las consecuencias en pérdida de clientes y de fondos gestionados por el fraude Madoff.

Hizo público el diario ‘Expansión’ este fin de semana que Banif dispone de un fondo de fondos hedge (fondos de inversión que invierte en otros hedge fund), Banif Fairfield Impala, que está expuesto a Madoff. Este fondo tiene 90 millones de euros de patrimonio bajo gestión, según las últimas cifras de Inverco.

Y el apellido Botín no está salpicado sólo en la persona del patriarca. Una de las entidades más afectadas en España por el fraude Madoff es la gestora M&B Capital Advisors, la gestora de Javier Botín-Sanz, hijo del presidente del Banco Santander, y de Guillermo Morenés, el marido de su hija Ana Patricia. Aun así, parece que sólo afecta a un 5% de los recursos colocados.

Se publicó este fin de semana que M&B cuenta con dos productos relacionados Madoff. Se trata del ‘Lux Invest Fund’, con 419 millones de dólares, y del ‘Landmark Investment Fund’, con 129 millones de dólares. En números redondos, se habla de que M&B podría haber colocado entre millonarios españoles más de 700 millones de euros de inversiones en productos Madoff.

Fuera del círculo de los Botín, pero con Banif de cliente, se habla de otro gran afectado en España. La gestora Fairfield Greenwinch podría llevar diez años colocando los productos Madoff entre grandes fortunas españolas a través de los contactos de su responsable en España, Fernando Fernández de Córdoba, y de su fundador, Andrés Piedrahita, sobre todo a través de dos fondos vinculados: el ‘Sentry’, con 7.283 millones de dólares, y el ‘Sigma’, con 760 millones. 

EL AMO DEL UNIVERSO

Bernard Madoff era uno de los brókeres más veteranos de Wall Street, donde había trabajado durante más de cincuenta años. Madoff nacido en 1938. Fundó su propia firma de inversión Bernard L. Madoff Investment Securities LLC en 1960. Como presidente de esta sociedad fue uno de los fundadores del Nasdaq Market Exchange. De hecho, Madoff llegó a la presidencia del parqué tecnológico neoyorquino y se creó un halo de ‘Rey Midas’ de las inversiones, de filántropo y de gurú de los mercados.

La sociedad de inversión se mantuvo dentro de los controles legales de la SEC y las autoridades de Nueva York, poniendo al frente a sus hijos, Andrew y Mark. Mientras que él se dedicaba a generar un negocio piramidal donde atrajo a magnates del deporte norteamericano (golf, béisbol, baloncesto, fútbol), pero también a instituciones financieras, banca privada, fundaciones y hasta ONG y entidades de beneficencia que querían gestionar sus tesorerías con intereses muy por encima del mercado que llegaron al 6%, y al 10% e, incluso, al 15%. 

El negocio independiente de asesoramiento gestiona activos por valor de unos 17.100 millones de dólares, pero era sólo la punta del iceberg. Según la fiscalía de Nueva York y el FBI, Madoff dijo el miércoles a sus empleados que había creado una sociedad paralela fraudulenta y que había perdido alrededor de 50.000 millones de dólares.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...