edición: 2830 , Martes, 22 octubre 2019
21/06/2013

Estamos donde estamos

Rafael Vidal
La situación político económica española, compleja donde las haya, encuentra una explicación más fácil de entender en términos meteorólogicos: hemos sufrido por una gran tormenta -con todas sus consecuencias- y, tras disfrutar de un tiempo de calma en pleno ojo del huracán, ahora nos enfrentamos a más de lo mismo, pero con el agravante de que nuestras infraestructuras han  resultado muy dañadas.

La primera tanda de ajustes económicos -recortes para el común de los mortales- puesta en marcha por el Gobierno ha provocado una especie de cataclismo social que ha llevado la tasa de desempleo hasta niveles insostenibles y a una buena parte de la población a conocer aquella pobreza de la que hablaban sus abuelos. Estas medidas suelen tener un efecto inmediato cuyo impacto lleva a olvidar su alcance real: el largo plazo, razón por la cual una buena parte de la población, incluído el Gobierno, ha llegado a pensar que lo peor ya había pasado. En el caso de la población, es normal considerar que ya pasó la tormenta, situación que desea, pero en el del Gobierno da mucho qué pensar.

De una parte está el considerar a los miembros del Gobierno como unos ciudadanos más que, desconocedores de las circunstancias y consecuencias de algunos fenómenos, desean que lo peor ya haya pasado. En este caso, estaríamos ante auténticos aprendices de brujo que intentan resolver un problema a su manera sin medir las consecuencias. De otra parte está el considerar a esos miembros del Gobierno como unos políticos superados por las circunstancias y consecuencias de sus actos y tratando de calmar a los ciudadanos con buenas palabras para intentar ganar tiempo antes de lanzar su siguiente excusa.

Ayer, los mercados financieros mundiales estaban muy revueltos por el posible cambio de actitud de la Reserva Federal en cuanto a los estímulos y todos ellos bajaron con fuerza, pero la Bolsa española ya les llevaba unos días de ventaja en eso de las caídas, coincidiendo con la campaña del Gobierno sobre lo bien que lo ha hecho y, por tanto, lo bien que nos va.

Lo dicho, el ojo del huracán es una zona en la que cada uno ve lo que quiere ver, salvo que se haga caso a los partes meteorológicos.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...