edición: 2613 , Martes, 11 diciembre 2018
03/12/2009
La moratoria de la deuda externa de DW, una maniobra del Gobierno para eludir pagos

Europa pone en cuarentena a la totalidad de los fondos soberanos árabes

Cómo se pide el aplazamiento de 3.500 millones cuando se tiene fondos por 105.000
Juan José González

Puede haber un Dubai en cada Estado. Y en cada Estado es posible que en estos momentos se este trabajando para que no suceda lo mismo que con el holding propiedad del emirato que acaba de, poco menos, dejar en la estacada a una especie de agencia oficial inmobiliaria como la Dubai World (DW). Lo cierto es que ha servido para meter el miedo en el cuerpo a numerosos Gobiernos occidentales, entre ellos el español, donde conviven algunos organismos o agencias estatales que bien podrían equipararse, si exceptuamos el lujo, en actividad, volumen y objetivos a la agencia árabe ahora con problemas. Gobiernos que en muchos casos se habían relajado ante la posibilidad de un nuevo fiasco o default, pero que Dubai se ha encargado de confirmar que la sombra de la crisis es muy alargada.

Y tras un episodio como el del holding árabe, a los gobernantes les ataca siempre la misma duda: qué volumen de confianza se habrá llevado por delante el fiasco dubaití. Una duda que, al igual que sucedió con el banco británico Northern Rock, cuando sus clientes formaban cola a las puertas de la entidad, el tiempo se encargará de evaluar. Si en el asunto del británico la falta de información fue decisiva para que los ahorradores sintieran pánico, en este caso no han faltado las críticas ante el proceso opaco, oscuro y manipulador que supuso aprovechar las jornadas festivas en EE UU y el fin de semana europeo para comunicar la petición del aplazamiento de la deuda de DW.

En este caso, resulta curioso observar la reacción de los Gobiernos, tanto del emirato árabe como la de los europeos y americanos. El árabe no mostró precisamente su predisposición a salvar el honor de la agencia inmobiliaria, contaba con informes de las dos calificadoras S&P y Moody´s, negativos, que avisaban del riesgo de los bancos que mantenían el holding. Los acreedores se sintieron aliviados tras recibir la garantía verbal del Gobierno árabe de que no habría problemas con la deuda del holding estimada en una 78.000 millones de dólares, dejando pasar el tiempo. Pero alguien en el seno del Gobierno pensó que cuanto antes se identifique el problema, antes se resolverá. Pesaba también en la decisión la rebaja del rating realizada por Moody´s sobre la deuda de las empresas estatales de Dubai, equiparándolas a los bonos basura.

Al Gobierno de los Emiratos Árabes Unidos le preocupa la crisis del holding DW por la pérdida de confianza de los inversores occidentales hacia los proyectos en suelo árabe. Pero también le preocupa que uno de sus fondos soberanos sufra un descalabro como el que puede producirse en el DW. A fin de cuentas se esta hablando de unos 3.500 millones de dólares de la deuda externa del holding de la que ahora se solicita la moratoria. En este caso, sorprende que exista en el mismo emirato otro fondo soberano estimado en unos 105.000 millones de dólares, y de otro de similares características pero diferente volumen en Abu Dhabi de 700.000 millones de dólares. El Gobierno de los Emiratos se queda, tras el caso Dubai, preocupado por la parte de riesgo soberano y desconfianza que le puede tocar a la zona por el aplazamiento de una deuda que, como se ha visto, no es lo más importante.

Curiosidades de la vida –de la economía- los acreedores más castigados por esta moratoria resultan ser bancos de inversión en los que se concentran una buena parte de las inversiones de algunos de esos fondos soberanos árabes que como DW hoy piden la moratoria y otros están a punto. Dos fondos soberanos de los Emiratos Árabes tienen participación minoritaria en Citigroup y en el Deutsche Bank.

Y los Gobiernos europeos no entienden muy bien cómo es posible tal propuesta para aplazar una cantidad como la que ha causado el terremoto, cuando el valor de los activos llega a multiplicar entre diez y treinta veces la deuda que se quiere aplazar. Quizás la única explicación es que lo que pretenden los Gobiernos es sortear los compromisos de pago.

Como se verá, el sol también se pone para las estrellas, aunque sea parcialmente: Brad Pitt, David Beckham, Donatella Versace, Angelina Jolie, Tom Cruise… se acaban de quedar sin metros ni vista desde la torre más alta del mundo –construcción interrumpida por la crisis de Dubai- y se han despedido de sus privadas islas artificiales.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...