edición: 2363 , Miércoles, 13 diciembre 2017
14/05/2015

Europa y Estados Unidos siguen sin cerrar un acuerdo sobre derivados y entidades de contrapartida

Tras dos años intentando evitar desequilibrios entre mercados hay escepticismo ante el plazo fijado
Carlos Schwartz
Desde que Estados Unidos aprobó y puso en práctica su normativa sobre derivados y entidades de contrapartida el regulador estadounidense, la Commodities Futures Trading Commission (CFTC) y la comisaría para la Estabilidad Financiera de la Unión Europea (UE), presidida ahora por Jonathan Hill, han negociado un acuerdo que se ha mostrado esquivo. El objetivo de ese acuerdo es evitar que haya diferencias entre la regulación de ambos mercados en materia de derivados y de las entidades de contrapartida a través de las cuales se deben hacer esos contratos para impedir que una desigualdad de normas desplace el negocio a la región en la que se registre el trato más favorable.
En todo este tiempo, cuyo recuento se inició con la puesta a punto de la legislación estadounidense que se puso en marcha antes que la europea, las partes claman que se han logrado importantes avances, y ambos bandos alaban su flexibilidad, pero el acuerdo no llega.

Al final de la semana pasada el presidente de la CFTC, Timothy Massad, abandonó Europa tras negociaciones que incluyeron reuniones en el Parlamento Europeo al cabo de las cuales volvió a declarar que un acuerdo estaba al alcance de las partes. Pero la cuestión es que partió sin que ese acuerdo se haya sellado. Ambas partes postergaron un acuerdo “para el verano” tras haber anunciado en marzo la posibilidad de que el pacto se cerrara en mayo. La próxima reunión está prevista en junio.

La declaración conjunta de las partes señala que: “Las discusiones son constructivas y progresan. Han sido mutuamente satisfactorias en el tema de que las normas de cada parte pueden ser potencialmente adaptadas a la reglamentación de cada una de ellas”. La declaración menciona en todo caso que lo que se discutía era una posible puesta en equivalencia por parte de la Comisión Europea de las entidades centrales de contrapartida que son reguladas por la CFTC. Es decir que Europa discrepa respecto de las normas que rigen las ECC estadounidenses.

Respecto de este punto Massad dijo antes de abandonar Bruselas que las diferencias se centran en las garantías que los clientes de los socios de las ECC deben aportar para las operaciones de derivados. Esas garantías son la primera línea de defensa en caso que una de las partes no cumpla con sus compromisos y se utiliza para efectuar pagos y evitar que las otras partes en el contrato queden en situación de insolvencia. De acuerdo con Massad la legislación estadounidense impone a las ECC la obligación de mantener garantías iniciales totales de 58.000 millones de dólares para operaciones de futuros, mientras que en Europa esas garantías deben ser de 23.000 millones de dólares. Los técnicos de ambas partes han preparado este último encuentro incorporando el análisis de la operativa de una gran ECC de cada región para poder establecer comparaciones concretas.

De acuerdo con fuentes próximas a la CE en el trasfondo de este debate hay divergencias efectivas, pero estas se centran en las condiciones impuestas a las partes que actúan en el mercado de derivados. El criterio europeo es exigir un capital alto a los socios de las ECC, esencialmente grandes bancos que operan en ese mercado, mientras que las garantías aportadas por las partes que cierran un contrato soportan menos cargas. Por el contrario en la legislación estadounidense la carga es sobre las partes que cierran el contrato, y no respecto de los socios de las ECC, es decir los bancos. De acuerdo con esta fuente “la legislación estadounidense es más blanda con lo bancos y más dura con los que entran en contrato, en Europa es al revés...” Sin embargo fuentes del mercado señalan que en Europa el periodo de liquidación de un contrato es de dos días, mientras que en Estados Unidos es de un día.

La fuente señala que esta es una diferencia “significativa cuya negociación no se ha cerrado”. De acuerdo con esa opinión un acuerdo supondría reciprocidad, es decir que para las ECC europeas que operan en Estados Unidos se aceptarían sujetas a las normas de su mercado de origen, y viceversa. Pero para que el acuerdo se pueda establecer en esas condiciones sería necesario vencer una serie de discrepancias como el periodo de liquidación de las posiciones netas de los contratos de futuros de dos a un día, entre otras cosas.

Mientras, esta batalla tiene un precio. Una serie de bancos de inversión de tamaño medio se han retirado del mercado de compensación por la falta de equiparación de las dos grandes plazas de derivados, Estados Unidos y Europa, que afirman les incrementa los costes. Nomura ha sido el último en anunciar esta semana que abandona el intento de compensación en el mercado de derivados de Estados Unidos y Europa y lo mantiene solo para Japón. El banco ha culpado por esta decisión al retraso en armonizar la regulación en las dos grandes regiones en la operativa de derivados. Nomura abandona así el intento de establecer un mecanismo de contrapartida para los contratos 'over the counter' (OTC) de sus clientes en ambas márgenes del Atlántico.

La normativa que obliga a que las operaciones de derivados cerradas de forma bilateral sean organizadas a través de una entidad central de contrapartida ha supuesto un incremento de los costes de los bancos que aspiran a intervenir en ese mercado en las condiciones actuales. Asumir esos costes sólo tiene sentido si los bancos que actúan como agentes en el mercado de derivados construyen una base de clientes lo suficientemente amplia como para absorberlos. En el último año se han retirado del mercado entre otros Royal Bank of Scotland, State Street, y Bank of New York Mellon.

Todos ellos en general seguirán operando en la intermediación de derivados OTC, pero no tomarán posiciones en el capital de las ECC. Todos ellos señalan a la falta de acuerdo entre la CE y Estados Unidos como el factor determinante de su decisión.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...