edición: 2862 , Martes, 10 diciembre 2019
22/12/2008
Observatorio de Telecomunicaciones

Euskaltel, R, Telecable y Montilla sacuden el mapa del campo de batalla del móvil

Ana Zarzuela

Insisten en calentar una lucha en la que chocan sables Sebastián, Solbes y la CMT. Cajastur y Caixanova, la Xunta y el Principado arriman el ascua a la sardina de Telecable y R y riegan las concesiones regionales de la cuarta generación de banda ancha móvil, esas mismas que aún no germinan en las ‘macetas’ de Sebastián y que al Secretario de Estado Ros le gustaría arrancar de cuajo. En el peor año de evolución de los ingresos del sector desde su liberalización -con crecimiento cero-  Galicia, Asturias y Ajuria Enea se aferran a la bandera autonómica, necesitan nuevas bazas para sus ‘campeones’ regionales. Y las OMV´s se reproducen y cogen posiciones a toda velocidad, antes de que el terremoto autonomista pueda sacudir la geografía de la telefonía móvil, repartir las bazas de las nuevas licencias y dejarlas aún más fuera de onda. Cataluña no se conforma con seguir las huellas de Euskaltel. Lo quiere todo y ya: un operador propio y todas las concesiones de telefonía móvil. Aunque sea a fuego lento. Aunque tenga que esperar a que los pactos de financiación y la renovación de la CMT florezcan en 2009.

Telecable y R anhelan un sitio en la trinchera abierta por las urgencias presupuestarias de Moncloa con las palas del PNV. Aunque en España y Latinoamerica todavía se están desplegando las tecnologías 3G (UMTS-WCDMA) y 3,5G (HSDPA), la industria ya tiene puestos los ojos en el siguiente paso, el 4G. Moncloa está dispuesta a guardarle un sitio a Euskaltel en el mapa de las licencias de telefonía móvil, aún a costa de hacerlo en las espaldas de Orange, Telefónica, Vodafone y Ono -las cuatro con red propia -y de azuzar la guerra con Sebastián. Pero -aviso para navegantes- el secretario de Estado de Telecomunicaciones, Francisco Ros jura que aún no se ha dicho la última palabra sobre las concesiones regionales. Y -a lo peor para Euskaltel-, ésta la sigue teniendo el Ministerio. Por ahora, tendrá, al menos, que atender la queja de Redtel.

De R y Telecable, si fuera por Industria, por ahora, ni hablar. Sus pretensiones complican aún más la ecuación y el duelo final entre los intereses de Solbes, las urgencias pactistas de Ferraz y la bandera ‘jacobina’ de Miguel Sebastián, poco partidario de cualquier opción que suponga fracturas del mercado nacional. Tanto que pueden condicionar las pretensiones de Euskaltel, si, a golpe de presiones, Moncloa busca la tercera vía -control del espectro por el Estado y de la licencia por el Gobierno vasco-, o acepta la propuesta que R y Telecable venden ya en los despachos de la Xunta y el Principado y que Ardanza podría estar dispuesto a avalar como mal menor: auditar el espectro en busca de huecos vacíos en la banda 800-900 MGz y dar opción a otro operador que se trocearía. Así se mantendrían las tres de Vodafone, Movistar y Orange y se colaría en el hueco la propuesta por los operadores de cable.

R, EUSKALTEL Y TELECABLE COGEN SITIO

Lo saben las operadoras regionales. Ni Caixanova -que acaba de hacerse con un 33% de R de manos de Fenosa- ni Cajastur -con las riendas de Telecable- quieren quedar fuera de la fiesta. R apuesta por recuperar el fijo y captar a nuevos usuarios, con el anzuelo de llamadas fijo-móvil por coste cero. La solvencia con la que le adquirió a FENOSA el 35,4% por 150 millones de euros no sólo habla de la soltura económica de  Caixanova, tambien de que las pretensiones de Julio Fernández Gayoso pasan por mimar su apuesta estratégica en el tejido industrial y el 66,5% en la operadora, que tiene mucho que ver con el beneficio neto de 115 millones de euros (un 39,6% más) desde enero. Tanto R como Telecable mantienen su cuota de cable, a pesar de sus piruetas en la guerra de precios. Por eso se miran en el espejo del adsl británico -el primero en la diferencia territorial- y se aferran a la fragmentación regional del espectro de la telefonía. La solvencia con la que le adquirió a FENOSA el 35,4% por 150 millones de euros no sólo habla de la soltura económica de  Caixanova, tambien de que las pretensiones de Julio Fernández Gayoso pasan por mimar su apuesta estratégica en el tejido industrial y el 66,5% en la operadora, que tiene mucho que ver con el beneficio neto de 115 millones de euros (un 39,6% más) desde enero. Tanto R como Telecable mantienen su cuota de cable, a pesar de sus piruetas en la guerra de precios. Por eso se miran en el espejo del adsl británico -el primero en la diferencia territorial- y se aferran a la fragmentación regional del espectro de la telefonía.

Euskaltel sigue teniendo la fortaleza en cable y tv. Ha superado las 202.000 líneas en el País Vasco, con un crecimiento del 15,5%, frente al incremento del 14% del mercado. Y la contratación de su Televisión Digital crece el doble que el sector, un 20%, con un total de 48.250 abonados. Pero necesita una baza en el mercado móvil, que a partir del pasado verano bajó de golpe y paga aún las facturas del tránsito de clientes de Auna. Ardanza se resguarda en el silencio de la presidencia de Euskaltel. En su despacho, la mesa está ya puesta, pero el banquete de la banda móvil de cuarta generación sólo se servirá si Redtel y los hombres de Miguel Sebastián no se lo ponen más crudo a los planes de la operadora vasca.

La Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones le quita hierro al pacto político que Euskaltel busca encarnar. En otros sectores -recuerda Reinaldo Rodríguez- como el de la televisión o el cable las licencias ya se adjudican a nivel territorial “y no ha ido tan mal”, pero la Comisión marca las líneas rojas a las que el equipo de Sebastián se aferra: las telecomunicaciones cuentan con un marco normativo de ámbito nacional, por más que los pactos de Solbes y Blanco lo obvien. En otros países ya ha pasado, pero todas las regiones se licitaron al mismo tiempo y se dieron las mismas oportunidades de participación a las operadoras que querían dar servicios en un segmento del espectro. Sin embargo, la CMT puede ser otro rehén en esa guerra. La nueva geometría de la Comisión probará en carne propia si a Ferraz les queda alguna otra factura pendiente con Ajuria Enea, con el PSG o el BNG. Pero no será -como estaba previsto- antes de enero. Reinaldo Rodríguez y los cuatro consejeros pueden esperar. Al menos, hasta que despeje la ecuación de la fibra.

LA SACUDIDA  CATALANA

La Generalitat le azuza la guerra del móvil a Sebastián y Solbes. Todos piden: Zapatero tiempo para la financiación; Solbes, paciencia al PSC. Y el Consejero Jordi Bosch licencias de móviles  - hasta ahora competencia exclusiva del Gobierno central- . Eso como aperitivo. Busca estrenar la nueva sede de la CMT, en 2010- de la que acaba de poner la primera piedra en el distrito 22 de Barcelona- con su propio operador  catalán  para -entre otras cosas-  desarrollar políticas propias “en áreas con déficit de cobertura de servicios de telecomunicaciones”.

La partida de las telecos, la nuclear y la de la CNE se juegan en el tablero común de la guerra entre Solbes, Sebastián y las autonomías. El Ministerio, en su momento, ya cedió la sede de la CMT a Barcelona. Rodríguez  ya sustituyó a Bustelo en 1996, entre otras cosas por esa ‘catalanidad’ de la Comisión.  Ahora puede que Sebastián tenga que rendir sus lanzas y las de las operadoras a mayor gloria de Montilla. No se conformaría con licencias: quiere una operadora local. France Telecom saca pecho. Mira a las que están en el escaparate. Sólo Ono ha sucumbido a la llamada de la ‘barcelonidad’. La CMT gana tiempo. Sebastián también. Pero Solbes y Montilla tienen prisas. Aún están ahí el consejero Albert Martí - antiguo director de Astra Marketing Ibérica, cercano a Barcelona- y el presidente de la Comisión, Reinaldo Rodríguez. Aunque siguen bajo el paraguas del PSOE, son su última esperanza.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...