edición: 3049 , Viernes, 18 septiembre 2020
20/02/2015
Fiscal 
Un país más rico de lo que parece

La `cruzada´ contra la evasión fiscal reducirá el déficit a la mitad

Las multas -insuficientes- a los evasores, se revelan como el mejor aliado de la eficacia de la inspección tributaria
La vivienda en alquiler ha sido uno de los objetivos de la inspección de Hacienda
Juan José González
Según la fuente y criterio que se utilice para el cálculo, la economía sumergida en España debe andar entre el 19% y el 25% del PIB, que en euros es tanto como decir entre 190.000 millones y 250.000 millones. Unas cifras que aunque parezca mentira comparan muy bien con las rentas declaradas el pasado ejercicio de bienes en el extranjero y que alcanzaron los 100.000 millones de euros, el 10% del PIB. Son grandes cifras, palabras mayores que inducen a pensar si todas ellas representan el punta del iceberg o son el mismo iceberg. La lectura de ambas, aunque parezca mentira, no es, siquiera, una aproximación al auténtico fraude fiscal, a la gigantesca bolsa que llena elude el control de Hacienda. Lo cierto es que entre unas y otras cifras, muestran la gran riqueza oculta del país, que es mucha, y que en caso de emerger confirmaría que es rico y una subida del PIB de unos 3 o 4 puntos.
De lo que no cabe duda es que la batalla por aflorar e identificar bases imponibles parece mostrarse como una infalible herramienta para lograr el saneamiento financiero del Estado si llega a conseguirse. Lo cual tiene su mérito. Y sucede que, como por obra de la casualidad, el conocimiento de estas magnitudes ocultas y sumergidas para el fisco, asoman la cabeza ahora, coincidiendo con la fase preelectoral. Estas tienen elementos buenos y malos. Tanto el ministerio de Hacienda como la Agencia Tributaria, acaban de poner a punto una maquinaria un tanto oxidada, fuera de forma pero que puede llegar a conseguir milagros, hasta el punto de dejar el déficit del Estado en la mitad.

En las últimas semanas los técnicos de la Inspección tributaria se emplean a fondo en la lucha contra el fraude, en la caza del evasor que colabora a que las cifras citadas hayan tomado un volumen sideral. Cosechan sus frutos desde hace dos años, cuando 135.000 contribuyentes se `desnudaron´ ante Hacienda para informar que contaban con un patrimonio allende las fronteras de 89.000 millones de euros. Un año después, otros 32.000 residentes declaraban 21.000 millones en el extranjero. Y todo este milagro de apariciones y revelaciones debe su eficacia al celo inspector y al modelo 720 que facilita las labores de los declarantes arrepentidos, olvidadizos o, simplemente, cumplidores con la ley.

El ministerio de Hacienda parece haber declarado la guerra, de repente y de un sólo golpe contra la evasión y sus actores los evasores. Es probable que todo se haya precipitado por la existencia de una relación de clientes bancarios, en concreto del HSBC, y la lista Falciani. En verdad, la relación de españoles que integran esa lista y otros más sin nombre, ya se estaban utilizando de una forma más discreta y agotado el plazo fijado por Falciani para hacer pública a los medios de comunicación la relación de clientes de cuentas en aquel banco, ha precipitado la publicidad de las últimas semanas.

Tampoco hay que olvidar, al contrario, habría que reconocer, el papel del régimen sancionador, las multas para incentivar -más para disuadir- a los evasores de que deben contribuir en lo que les corresponde, de la misma forma que los residentes autónomos o con nómina a través de un IRPF que no permite despistes, olvidos ni errores. Régimen de sanciones de Hacienda contra el fraude evasor que no satisface a los asesores fiscales por su dureza y desproporción, señalan, porque desincentiva la regularización razonan, cuando lo razonable sería elogiar la eficacia, o ¿no?

Es probable también que, como ya se apuntó, las acciones bélicas del fisco coincidan con un año sembrado de citas electorales. Hay que imaginar el número de ocasiones en que los partidos políticos de cualquier signo llevarán a sus mítines los episodios de corrupción, evasión y fraude fiscal. Sin duda, filones con tirón que levantarán votos en abundancia. En este frenesí de la regularización de patrimonios aparcados y `residentes´ en el exterior, la "mayor identificación de bases imponibles de la historia" en palabras del ministro Montoro, es posible que algunas formaciones políticas se queden sin argumentos y deban reforzar los mensajes contra la corrupción y la evasión fiscal. Aunque el tamaño de la punta del iceberg, o el iceberg mismo, bien podría justificar sanciones mayores.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...