edición: 2828 , Viernes, 18 octubre 2019
17/04/2009
Busca en el parqué lo que le niegan las cuentas y el mercado

Fernández Pujals se consuela con el oxígeno bursátil de Jazztel

La compañía, que valía 240 millones al cierre de diciembre, está ahora por encima de los 400, pura especulación chicharrera
Javier Aldecoa

Trata de convertir la 'jazztelfobia' en 'jazztelmanía'. Después de perder un 50% de su valor en 2008, hoy sólo tiene ojos para el boom de sus acciones. Se encarama en olas del parqué, aunque su embeleso en la subida de su valor un 43% en lo que va de año -un 80% respecto al mínimo histórico de 2008- no esconde la advertencia de los analistas:  la deuda de la operadora (250 millones de euros) asusta y verá sus dientes como tarde en 2010. Jazztel no ha salido de pérdidas netas, no tiene recursos generados de forma orgánica para refinanciarla. Ni la operatividad, ni los resultados ni el pulso del sector y la obligación de apretarse el cinturón de las infraestructuras acompañan. Lo sabe Pujals, llena los bolsillos por si se impone una tocata y fuga -es el mayor accionista con el 20%- y abrillanta el escaparate, por si alguien aún se acerca a Jazztel. Busca en el parqué lo que le niegan las cifras de la telefonía y la desaceleración del mercado del adsl: hasta ahora, Jazztel había conseguido captar el 30% de las nuevas altas, por lo que una ralentización de este mercado -que cae ya un 40%- puede pesarle en sus futuras cuentas. Se obliga a volver la vista a los clientes de los competidores, con las lanzas de la portabilidad en ristre. Ya ha demostrado que varios trimestres crecientes en clientes y en ingresos no son suficientes para salir de rojos ni conjurar al fantasma de la deuda.

Pujals se enchufa al oxígeno de Jazztel, pero al bursátil. Aprieta el cinturón de los costes, pone en el escaparate el aumento de clientes y la posible refinanciación el año que viene la emisión de bonos convertibles y le sonríe a los analistas en busca de confianza, a contrapié de la corrección del 16% del Ibex 35.  Leopoldo Fernández Pujals trata de romper a su favor  el círculo vicioso de la operadora: para refinanciar la deuda, los gestores tienen que enderezar el negocio, ahora que la mayor parte de las inversiones está hecha, que Jazztel se jacta de ser el operador alternativo con más kilómetros de fibra, mayor número de centrales y los primeros en introducir el ADSL 2 +".  Pero eso no será a corto plazo. Entretanto, intenta hacer del incremento de su valor bursátil -de 0,16 a 0,28 céntimos por acción en lo que va de año (un 75% más)- la prueba del nueve de su catarsis.  La compañía, que valía 240 millones al cierre de diciembre, está ahora por encima de los 400. Los analistas le advierten a Fernández Pujals que su deuda espanta, que coqueta con un nuevo ‘chicharro’, pero puede acabar bailando con humo. Ya el cubano conoce muy bien sus huellas, aún le duelen las del pinchazo del globo hace más de un año.

Prometió hacer el agosto con los primeros sones de la crisis de consumo y ahora jura que se hará fuerte en pleno terremoto financiero, tanto como para cerrar 2009 con un Ebidta de más de 40 millones y un millón de usuarios y aspirar para 2010 a 70 millones de euros. Será por confianza. Hasta ahora Jazztel ha sucumbido al ‘malabar’ de sumar usuarios -40.128 en el cuarto trimestre de 2008- sin salir de rojos. La operadora terminó el año con 375.000 clientes activos, el 47% más que los 255.000 del 2007. Entre octubre y diciembre logró hacerse con el 18% de todos los nuevos clientes netos, convirtiéndose incluso en la segunda en captación después de Telefónica. La cifra de negocio se elevaba el año pasado un 15%, hasta los 348 millones de euros, pero sus pérdidas de 102 millones en 2007, se rebajaron sólo a 79 millones de euros el año pasado. Pujals sólo tiene ojos para las primeras ganancias operativas de su historia en 2008, se relame aún con los resultados que puso en el escaparate el 25 de febrero, pero ni los analistas ni el mercado olvidan los 78,6 millones de euros que perdió en 2008 y los árboles del optimismo del cubano no les impiden ver el bosque de las deudas ni la reducción de sus inversiones (37 millones, frente a los 55 previstos). Pujals hace valer los 28.000 kilómetros de red troncal de fibra, otros 5.000 de red urbana y unas 600 centrales.

Ha ajustado el cinturón de los costes con la eliminación de líneas alquiladas, la optimización de los procesos de atención al cliente e incluso la plantilla, que se ha reducido, pese al incremento del tráfico. Pero a la rentabilidad, ni está ni se la espera antes de 2010, de regalo de un décimo aniversario en el que Jazztel tendrá que refinanciar 250 millones de euros. Entretanto, se enchufa al respiro del 2009, sólo tendrá que atender 7 millones en vencimientos. Será el ahora o nunca para los planes estratégicos de Jazztel. Por eso arrima el ascua de la credibilidad al boom bursátil del valor, tratan de hacer de él una baza más para el futuro financiero de la empresa, condicionado hasta hace poco por una deuda de 275 millones de euros en bonos convertibles que algunos consideraban difícil de pagar. No descartan nuevas recompras, la refinanciación o el aplazamiento de parte de la suma, e incluso, la posible conversión en acciones de la restante. Pero ya le sacan brillo a la reciente recompra de bonos por valor de 23,7 millones de euros, por apenas 8,3 millones. Una iniciativa que ha reducido la deuda hasta los 251,3 millones de euros y le permitirá ahorrar 1,2 millones este año en costes financieros.

ENTRE LA ESPADA DE LAS INVERSIONES Y LA PARED DEL MERCADO

La banda ancha sigue creciendo en España -con un ritmo del 15% interanual-, pero consolida los galones de Telefónica, con un 57,2% del total de líneas y la fibra y la llave de la convergencia a mano. Los grupos de ADSL como Orange, Vodafone o Jazztel, lograron 273.022 usuarios, el 26,4% del crecimiento, y su cuota final de mercado se elevó desde el 23,08% hasta el 23,46%. Pero el cielo del ADSL a alta velocidad se les echa aún encima a la mayoría de las operadoras españolas en uno de los países de Europa donde es más barato navegar por la red, pero en los que el ancho de banda es aún inferior al necesario para aprovechar las posibilidades de las aplicaciones web.

Fernández Pujals enchufa el oxígeno de Jazztel al adsl a la carta, ahora que la banda ancha -su ariete- se congela en la guerra de la fibra y que, al albur de los vientos del descenso del consumo en voz, había terminado arrinconada entre la obligación de invertir -en abril estaba dispuesta pero los analistas le recordaron los riesgos de su perfil financiero- o rendir las espadas de su internet a velocidades medias y altas a la fibra de Telefónica. Jazztel destapa la carrera de la velocidad de subida del adsl. Se cuela por las grietas de las redes sociales, los portales de vídeo y las webs 2.0 requieren mayor ancho de banda de subida. Ha comenzado, con la activación del Anexo M, un estándar que permite aumentar la velocidad de subida hasta 2,5 megas, aún a riesgo de abrirle las puertas a la guerra de lanzas del P2P, de mermar ligeramente la velocidad de subida y de dejar la eficiencia real en la mitad de lo prometido.

Jazztel se lanza también a las piruetas del ‘Club de los Ícaros’ de las operadoras virtuales y las low cost.  Con casi 10 meses de experiencia y cerca de 14.000 clientes de móvil, Jazztel ha decidido lanzarse de lleno y reforzar su apuesta celular, con precios más agresivos y ofertas dirigidas por primera vez no sólo a los que ya tienen contratado su servicio de ADSL. Trata de reventar el mercado con una nueva tarifa plana para móviles: 29,95 al mes por 600 minutos y tarifas planas de sms y adsl móvil. Ni sus esfuerzos por curar su orfandad de la fibra y hacerse un sitio en el adsl -aunque sea a través de la velocidad de subida-, ni los bucles de las piruetas de sus ofertas resuelven la ecuación de la rentabilidad: la operadora, más obligada que sus rivales a reducir costes, sólo fue capaz de rebajar sus pérdidas un 23%, a pesar de incrementar sus clientes en un 46%. Susto o muerte, ha terminado arrinconada entre la obligación de invertir más -aunque los analistas le recuerdan los riesgos y las líneas rojas- o rendir las espadas de su internet a velocidades medias y altas a la fibra de Telefónica. Ya ha reconocido que revenderla no es tan rentable. Tuvo que corregir el rumbo en sus promesas en los 20 megas. Y su efectividad le saca los colores. Ahora que jura que dispone de una de las redes más eficientes y avanzadas en España, con una planta de modernos DSLAM, puede continuar innovando en tecnología sin tener que incurrir de nuevo en grandes inversiones, pero Telefónica se sube al tren de los 100 megas con la FTTH.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...