edición: 3097 , Viernes, 27 noviembre 2020
29/06/2009
OBSERVATORIO DE TELECOMUNICACIONES

Fernández Pujals se enreda en la telaraña de consuelos de Jazztel

Llega la hora del negocio y del ‘acto de fe’ de los accionistas –sin dividendo hasta 2013- y los analistas, que no verán como pronto beneficios hasta 2011
Ana Zarzuela

Tiene aún el susto en el cuerpo. Toreó, después de meses, la primera de las nubes que amenazaba a la operadora con la quiebra. Ahora reconoce que era cuestión de vida o muerte y sólo tiene ojos para la ampliación de capital por 82,02 millones de euros y para la reestructuración de la deuda, que le permite pasar la página financiera del 2010 y situar el endeudamiento de Jazztel en 1,8 veces el Ebidta previsto, frente a las 5,4 veces actuales. Mira al sol del parqué -le ha aupado un 56.25 % en lo que va de año- y al eco de las primeras recomendaciones positivas que cosecha en muchos trimestres y entona a los vientos de la bolsa y de los accionistas el nuevo mantra: ‘Jazztel ya no es un riesgo’. Pero hasta ahora la operadora ha sucumbido al ‘malabar’ de sumar usuarios -45.000 para este trimestre- sin salir de rojos. Ha reducido en un tercio sus pérdidas pero no opaca que los rojos siguen latiendo muy cerca del oxígeno bursátil al que Pujals se enchufa. Los analistas le advierten: es la hora del negocio. Si no, acabarán por explotar todas las burbujas de su confianza. Los resultados se conjugan en voz más baja: La guerra de precios, el adsl a la carta y la batalla en las velocidades de subida son su última tabla hacia la rentabilidad, pero transita entre la espada de las inversiones y la pared del mercado. Y ni los esfuerzos por curar su orfandad de la fibra y hacerse un sitio en el adsl -aunque sea a través de la velocidad de subida-, ni los bucles de las piruetas de sus ofertas resuelven la ecuación de una operadora más obligada que sus rivales a reducir costes.

Jazztel se enreda en su propia telaraña: la caza de clientes ‘infieles’ -un 70% de los que llegan a sus predios- puede terminar reduciendo su ebidta de 2009 y su consuelo en las demoras de sus competidores no opaca ni su imposibilidad de Jazztel de invertir en fibra antes de 2013 -si ha conseguido soltar ese año el lastre de los 112 millones pendientes de deuda- ni el efecto dilutivo de la ampliación.

Fernández Pujals ha hecho de la operadora un acto de fe. Lo es, antes de nada, para él mismo: va a recuperar en breve un 7% de sus acciones en la compañía que puso como garantía de la emisión de bonos y el presidente de Jazztel invertirá un mínimo de 16,4 millones propios en la ampliación. Tendrá que ser también un ejercicio de confianza para los 80.000 accionistas, que -aunque haya beneficios antes- no verán dividendos en el mejor de los casos hasta 2013, gracias a la letra pequeña del acuerdo con los bonistas el acuerdo de reestructuración financiera firmado con sus bonistas el pasado 5 de mayo. Y para los analistas, que ni siquiera en las mejores recomendaciones pueden olvidar el rastro de su historia y el repóker de sus riesgos. Hasta Fortis, que aconseja comprar y ha cambiado su recomendación, sigue sin creerse el plan de negocio para 2010 publicado por Jazztel. Sólo después de de constantes incumplimientos ha podido cumplir por primera vez su plan de negocio en 2009. Y sólo verá la luz de los verdes, como pronto, dentro de cuatro o cinco trimestres.

A Pujals se le sube la renegociación de la deuda y la ampliación a la cabeza y se enchufa al ‘cuento de la lechera’ de su futuro. Jura que se hará fuerte en pleno terremoto financiero, tanto como para cerrar 2009 con un Ebidta de más de 40 millones y un millón de usuarios y aspirar para 2010 a 70 millones de euros. Será por confianza. Olvida el halo de un recuerdo que ni la subida en bolsa de un 56.25 % en lo que va de año y el repunte al calor de la ampliación han borrado: la llegada del cubano a Jazztel provocó una revalorización del 462% en la cotización en poco más de seis meses. Pero a partir de ahí la caída hasta hoy supera el 70%.

Fernández Pujals no puede esconder que la ampliación, el acuerdo con los bonistas y los vientos de la bolsa apenas le dan para sellar sus grietas históricas y tratar de enterrar su deuda. Sale de la ‘UVI’ de los bonistas, pero tendrá que demostrar que puede sobrellevar una enfermedad ahora ya crónica. Lo del negocio, será otra cosa. Jazztel destinará 70 millones de euros de esta ampliación a la recompra de 140 millones de euros en bonos, con un descuento del 50% sobre el valor nominal. Sólo otros diez millones permitirán reforzar la capacidad financiera de la firma, en plena guerra de la fibra y de los precios del adsl, ahora que la cifra de impagos sube algo a Jazztel por el efecto de la crisis. Pero además, cuando Jazztel acabe la ampliación del 44,27% del capital que puso en marcha el pasado lunes deberá 197 millones de euros. Solo el próximo año tendrá que hacer frente a cargas financieras derivadas de este apalancamiento de 41,8 millones de euros.

Fernández Pujals se deja querer sobre los rumores de Orange. Poco le importan los 300 millones de euros que ha recibido la división española de France Telecom para invertir en redes. Jazztel se consuela en otras manos que no son las de Fernández Pujals: pesca en las redes prestadas y en los clientes ajenos. Y con ellos en ristre, trata ahora de tirar el anzuelo de la ampliación. El suyo es un zigurat de espejos. Amasa las primeras recomendaciones positivas en muchos trimestres y encadena sus consuelos: el oxígeno de la ampliación de capital trata de insuflarle esperanza a los bonistas; el aire renovado de la deuda nutre el suelo del  parqué y con el de los clientes -tres trimestres captando más de 40.000 usuarios de adsl- intenta consolar la orfandad de la fibra, las estrecheces del mercado del adsl y su impotencia para invertir. Como pronto, no será hasta 2013 y eso siempre que Jazztel consiga deuda cero.  Es JP Morgan, como bonista, el primero en ponerle como condición para refinanciar la deuda que la operadora no podrá retribuir al accionista hasta que salde sus compromisos, lo cual no sucederá hasta 2013. Y la primera oleada de confianza por parte de los analistas en cinco años de Jazztel no opaca las incertidumbres –un riesgo a largo plazo el desarrollo de la fibra óptica- ni olvida recordar los lunares de la ampliación de capital: sólo si los accionistas la suscriben en su totalidad, no sufrirán un efecto dilutivo. Por el contrario, si la emisión no es suscrita, los actuales accionistas afrontan un efecto dilutivo que JP Morgan estima del 30%.

ENTRE LA ESPADA DE LA DEUDA Y LA PARED DE LAS INVERSIONES

Ha cumplido las previsiones por octavo trimestre consecutivo. Lo recuerda Leopoldo Fernández Pujals, empeñado en demostrar que hay mercado para Jazztel con el mismo ímpetu con el que cierra las puertas a nuevos inversores y se apunta a la ampliación de capital. Pero ni los esfuerzos por curar su orfandad de la fibra y hacerse un sitio en el adsl -aunque sea a través de la velocidad de subida-, ni los bucles de las piruetas de sus ofertas han resuelto hasta ahora la ecuación de la rentabilidad: la operadora, más obligada que sus rivales a reducir costes, sólo fue capaz de rebajar sus pérdidas un 33%, a pesar del aumento del 27% en sus ingresos hasta los 101,6 millones de euros, de un Ebidta que multiplica por 20 el obtenido en los tres primeros meses de 2008 y del repunte un 50% en los ingresos de Internet y Datos.

Se lo ha recordado JP Morgan: la refinanciación reduce la complejidad de su estructura de capital, hace que la deuda sea más madura y proporciona más estabilidad a la financiación. Pero la prueba del nueve del valor será también el ahora o nunca del negocio y de su rentabilidad, un horizonte que según sus cálculos dependerá del aumento de las inversiones y la evolución del consumo- dos variables que hasta ahora no les acompañan- . Y ni siquiera el cubano sueña con abrillantar el Plan de Jazztel antes de 2010, ni lograr un flujo de caja operacional positivo en el cuarto trimestre de este año. Jazztel, a pesar del difícil entorno operativo, está siendo el operador de telecomunicaciones con "mayores ritmos" de captación de clientes y con una mejora de cuota de mercado: prevé cerrar el segundo trimestre del año con más de 45.000 clientes nuevos, con lo que sumaría más de 570.000 usuarios. Pero puede acabar atrapado en la ‘telaraña’ de sus consuelos: un crecimiento acelerado en clientes puede "ralentizar" el beneficio bruto de explotación (Ebitda) previsto para 2009.

Jazztel se jacta de ser el operador alternativo con más kilómetros de fibra, mayor número de centrales -533-   una enorme red de tentáculos para captar clientes y los primeros en introducir el ADSL 2 +", la última tecnología, que permite dar servicios de incremento de la velocidad de subida. Cuenta con Jazztelia (TV de pago), telefonía fija y su propia OMV, que precisamente utiliza la red de Orange a través de una alianza con E-Plus. Pero hasta ahora ha apretado el cinturón de los costes, más empeñado en poner en el escaparate el aumento de clientes, la refinanciación de la emisión de bonos convertibles y la sonrisa a los analistas en busca de confianza, a contrapié de la corrección del 16% del Ibex 35. Ha ajustado el cinturón de los costes con la eliminación de líneas alquiladas, la optimización de los procesos de atención al cliente e incluso la plantilla, que se ha reducido, pese al incremento del tráfico. Pero a la rentabilidad, ni está ni se la espera antes de 2010.

LA BATALLA DE LA BANDA ANCHA

Ni la guerra de precios, ni las cotas de efectividad, ni el despliegue de la fibra ultrarrápida FTTH de Telefónica favorecerán a las operadoras alternativas. Por eso Jazztel se hace fuerte en los clientes ‘infieles’ –el 70% de los que suman son chutners- y buscan el ‘agosto’ de la banda ancha a contrapié de las demás. Jazztel se han beneficiado de la ralentización del crecimiento en  nuevos clientes de banda ancha de Telefónica, pero el ‘agosto’ del adsl sigue consolidando los galones de la operadora que preside César Alierta, con un 56% del total de líneas y la fibra; la llave de la convergencia a mano y el repóker de los últimos smartphones -Nokia N97 y el iPhone 3G-. Y el cielo de la alta velocidad se les echa aún encima a la mayoría de las operadoras en uno de los países de Europa donde es más barato navegar por la red, pero en los que el ancho de banda es aún inferior al necesario para aprovechar las posibilidades de las aplicaciones web. Lo sabe Leopoldo Fernández Pujals que enchufa el oxígeno de Jazztel al adsl a la carta, ahora que la banda ancha -su ariete- se congela en la guerra de la fibra y que, al albur de los vientos del descenso del consumo en voz, había terminado arrinconada entre la obligación de invertir -en abril estaba dispuesta pero los analistas le recordaron los riesgos de su perfil financiero- o rendir las espadas de su internet a velocidades medias y altas a la fibra de Telefónica.

Con 9,3 millones de conexiones de banda ancha en abril -sólo 41.613 altas- el negocio sigue creciendo, pero el alza mensual es más propia de un mes de agosto, a la vista de la reducción del 65% frente a abril de 2008. Aunque las ofertas tocan el suelo de la guerra de precios, no se contrata más.  Ahora que el adsl retrae las fronteras de su mercado, buscan nuevos anzuelos para los clientes. Y tratan de echar las redes de la asimetría en las conexiones a Internet. Los ‘chutners’ son los que les han permitido a Jazztel sumar más de 45.000 nuevos usuarios de ADSL en el último mes. Pujals sabe que por cada nueva alta de banda ancha hay cuatro clientes por captar en las filas rivales y les tiende la alfombra roja de la velocidad de subida. 

Jazztel consumará el 15 de julio las zancadas que anuncia desde febrero con el 'Anexo M', que permite a los usuarios disminuir la velocidad de bajada de su línea a favor de la velocidad de subida. Fernández Pujals se cuela por las grietas de las redes sociales, los portales de vídeo y las webs 2.0, que agradecen un mayor ancho de banda de subida. Jazztel ha comenzado, con la activación del Anexo M, un estándar que permite aumentar la velocidad de subida hasta 2,5 megas. Coquetea con las mejoras, aún a riesgo de sacudir las olas de la guerra de lanzas del P2P, de mermar ligeramente la velocidad de subida y de arriesgarse a dejar la eficiencia real en la mitad de lo prometido. Y busca ‘pescar’ en las redes del internet en movilidad. Jazztel se lanza también a las piruetas del ‘Club de los Ícaros’ de las operadoras virtuales y las low cost.  Con casi 10 meses de experiencia y cerca de 14.000 clientes de móvil, Jazztel decidía lanzarse de lleno y reforzar su apuesta celular, con precios más agresivos y ofertas dirigidas por primera vez no sólo a los que ya tienen contratado su servicio de ADSL. Trata de reventar el mercado con una nueva tarifa plana para móviles: 29,95 al mes por 600 minutos y tarifas planas de sms y adsl móvil.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...