edición: 2324 , Martes, 17 octubre 2017
08/04/2013
Tres dimisiones en el consejo alumbran la posibilidad de que las agencias calificadoras degraden su riesgo

Fernández Verdes desata una crisis en Leighton al proponer sustituto para un consejero independiente

Carlos Schwartz

Pocos días después de que Leighton Holdings, flilial australiana de Hochtief/ACS, firmara la venta del 70% de sus filiales de fibra, telefonía, Internet y proceso de datos, Nextgen-Infoplex-Metronode, el presidente del Consejo Stephen Johns, y los consejeros independientes Wayne Osborne e Ian McFarlane dimitieron a sus cargos. Johns solicitó al consejo que el intercambio de correspondencia sobre la renovación de un cargo del Consejo con el vice presidente ejecutivo y consejero de Hochtief, Marcelino Fernández Verdes, se hiciera pública a la autoridad bursátil de Australia. De acuerdo con fuentes próximas a la empresa en Sydney y una fuente en Kuala Lumpur al tanto de los acontecimientos, Marcelino Fernández Verdes que representa al accionista mayoritario -Hochtief/ACS- con un 54% de las acciones, intentó imponer un candidato para reemplazar un cargo en el Consejo de la sociedad. La dimisión de los tres cargos desencadenó comentarios de analistas de Standard and Poor´s (S&P) de acuerdo con las cuales la calificadora podría revisar su opinión sobre Leighton a raíz del incidente.

En 2010 la comisión ejecutiva de ACS en trance de capturar la mayoría del capital de Leighton, y con el ejecutivo Wal King como consejero delegado de la empresa, asumió el compromiso expreso en documentos privados de que el control de Hochtief por ACS no modificaría los acuerdos de buen gobierno de Leighton pactados con la constructora alemana cuando esta tomó una participación mayoritaria en la constructora australiana en aquel momento con problemas de financiación.

Con el tiempo la australiana se convirtió en una verdadera bomba de dinero para Hochtief, hasta que en 2011 tuvo pérdidas superiores a los 400 millones de dólares australianos por dos proyectos problemáticos. El pacto establece que pese a su participación mayoritaria Hochtief sólo tendrá derecho a designar cuatro consejeros propios en un consejo que puede tener hasta 12 cargos. Los restantes, incluido el presidente, deben ser independientes. El pacto además limita la participación de Hochtief hasta el 55% máximo. De acuerdo con una fuente próxima a Leighton, Fernández Verdes en una declaración tras la crisis afirmó que el accionista mayoritario puede revisar en cualquier momento esos acuerdos de principio.

Otros dos consejeros independientes se han mantenido en su cargo. Se trata de Paula Dwyer y Robert Humphris. La empresa emitió diversos comunicados en Australia puntualizando que los acuerdos para la gobernanza de la empresa siguen en pie y la independencia del consejo será respetada. De acuerdo con las fuentes consultadas por ICNreport “Cuando Johns se negó a aceptar la imposición de un nombre para el Consejo, Verdes le pidió la dimisión, el consejero comunicó esta situación a los otros cuatro independientes, y dos de ellos se unieron a su dimisión”.

De acuerdo con esta fuente ACS quiere doblegar al consejo para evitar su resistencia a ciertos planes de venta de activos que ACS viene “masticando en solitario pero sobre los que ya ha habido algunas filtraciones”. La fuente señaló que “de no haber sido por las presiones de Hochtief el grupo de telecomunicaciones nunca se hubiera vendido”. De acuerdo con la fuente S&P analiza la posible dependencia de las decisiones de Leighton al control de Hochtief-ACS porque “esas empresas europeas están cargadas de deuda hasta lo topes y esto puede suponer que se hagan operaciones destinadas a mejorar la caja de la sociedad de control que pueden no estar en línea con los intereses de los accionistas minoritarios de Leighton”.

Un mes antes de que la crisis se desatara en el cielo sereno de la recuperación del beneficio de la australiana los cinco consejeros independientes escribieron una carta a Fernández Verdes en la que manifestaban su preocupación por la necesaria preservación de la independencia del consejo y exigían se respetara este principio. La carta fue motivada por las presiones de ACS para lograr un cargo más en el consejo designando a dedo un consejero, según la fuente. También solicitaron una reunión de consejo para discutir este asunto, a la cual los consejeros de Hochtief se negaron a asistir.

La respuesta de Hochtief a la carta de los consejeros independientes fue “decepcionante porque no daba ninguna satisfacción a esta preocupación”. Fue esa respuesta la que motivó finalmente las dimisiones. Esta versión deja entrever que los dos consejeros que permanecieron en sus cargos tampoco comulgan con la política de Hochtief-ACS, aunque no se hayan ido de momento. Es claro que el acuerdo de gobernanza de la empresa entre el accionista mayoritario y Leighton no es algo habitual. Y sin dudas que el presidente de ACS, Florentino Pérez, lo considera un obstáculo para sus objetivos en la medida que puede retrasar la venta de activos con los que aspira a enjugar los déficit de ACS. La empresa española tiene un déficit de caja que califica de “fondo de maniobra negativo” de 2.483.218.000 de euros de acuerdo con sus cuentas anuales para 2012, concentrado en construcción y servicios industriales.

La avidez por efectivo de ACS de acuerdo con fuentes del mercado financiero puede ir a más a lo largo del año si los flujos de caja positivos no se incrementan. La empresa ha apelado a una emisión de papel comercial en Irlanda para atenuar estas tensiones de tesorería.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...