edición: 2943 , Miércoles, 8 abril 2020
25/04/2018

FG, Torres y Caruana

El frío se hizo dueño de la espalda del presidente que a esas horas, las 8:00, se llevaba el segundo café a la boca. Leía el veterano banquero el veredicto del Tribunal General de la UE sobre el orden correcto a observar en los puestos de mayor rango (presidente y primer directivo) en una entidad bancaria, en este caso, correspondiente al Crédit Agricole, pero que bien se puede aplicar (y así será) a su situación, a la de Francisco González. Oído cocina, el aviso para navegantes que recogía `the old blue´ trastocó el horario fijado de su primera reunión con Sofía, primera ayudante para dar algún retoque a la agenda.

Porque parece ser que FG, desde hace una década en posición `enroque´ total, no había contado con el cruce de traba alguna en el camino que le llevaría a su retiro dorado, cuando, imprevisto, cae en sus manos el texto de una misiva que trastoca tanto los planes del Crédit Agricole como los suyos propios, pues él y su escudero heredero de paja, Carlos Torres, quedan directamente atañidos por la sentencia del alto tribunal europeo. De esta forma deberán separar, diferenciar y clarificar con meridiana exactitud funciones directivas por un lado y funciones ejecutivas por otro, para que nadie se engañe.

El supervisor quiere supervisar con libertad y claridad, que no se superpongan cargos ni funciones, para que el presidente responda como presidente y el primer directivo o CEO, responda como lo que es. Por eso los jueces del Tribunal General europeo, rápidos como galgos y de probada y hábil cintura se han adelantado al movimiento que planeaba el dueño del banco azul y que pretendía fijar por nueva normativa interna, un enroque en toda ley, al estilo de Castro y Díaz-Canel, a la cubana.

Así se las prometía felices el veterano banquero, dando órdenes desde la misma Chantada, su cuna, y ejecutando en Madrid al disidente y opositor de turno, o al directivo que del mismo turno no le fuera del agrado suficiente. Él se había hecho fuerte en ese estatus de César fabricado, seguro de que nunca, tribunal alguno le removería la silla o limitaría la estancia. Pero no, se trata de responsabilidades y funciones, lo que más preocupa a las autoridades. Creía FG que por alargar su edad de jubilación, en línea con los postulados de la Unión, se iba a ganar favores y simpatías generales. Se imagina uno a Jaime Caruana, frotándose las manos mientras un Torres raudo y veloz hace las maletas... de FG.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...