edición: 2703 , Miércoles, 24 abril 2019
31/03/2011

Fin de la pantomima: habrá fútbol

Antonio Cubero
Que el presidente del Atlético de Madrid, Enrique Cerezo, cambiara ayer sin el menor sonrojo el guión de la película sobre el plante de la patronal futbolística y dijera que “el parón de la Liga habría sido un disparate total y absoluto”, cuando precisamente su club era uno de los que lo apoyaban, no es más que el fiel reflejo de las manos en que se encuentra un fútbol español de clubes. Un gremio que, después de haber mamado de la teta del Estado con dos planes de saneamiento, arrastra una deuda de más de tres mil millones entre Hacienda y Seguridad Social. Un fútbol que a tres días de la jornada no sabía si hay o no Liga.

Se acabó la pantomima de los clubes profesionales. Este fin de semana sí habrá Liga de Primera y Segunda después de que una jueza sacó los colores a los huelguistas y puso punto final a la tragicomedia de la suspensión de la competición con la que los clubes echaron un pulso sin pie ni cabeza al Gobierno exigiéndole que derogue la obligatoriedad del partido semanal en abierto y sacar alguna tajada económica de la Ley del Juego.

Sin embargo, seis clubes discrepantes, Villarreal, Sevilla, Athletic Club, Real Sociedad, Zaragoza y Espanyol, partidarios de no modificar el calendario de Liga, le han ganado el pleito a la Liga de Fútbol Profesional. Seis clubes ‘rebeldes’ que luchan por un reparto más ecuánime de la tarta crematística de la que ahora el Real Madrid y el Barcelona se llevan la mayor porción.
 
Menos mal que se ha impuesto el sentido común aunque para ello el fútbol español se haya tenido que sentar en los banquillos de los Juzgados de la Plaza de Castilla. Abolir la Ley Cascos aprobada por el Parlamento español en 1997 es una patata caliente que ningún partido político quiere tener en sus manos por lo impopular que sería privar al aficionado de su distracción semanal. Pero ahora sí hay tiempo suficiente para que todas las partes implicadas lleguen a un acuerdo salomónico para que algún operador compre los derechos y los venda a alguna cadena de televisión para que emita los partidos sin codificar.

Bien es cierto que lo del ‘sillón ball’ para ver partidos de fútbol gratis es un privilegio que no disfrutan los aficionados de los países con ligas parecidas a la española. Pero tampoco es menos cierto que en esos países acudir a los estadios no resulta tan caro, incluso abusivo, a los bolsillos de los aficionados como aquí.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...