edición: 2974 , Martes, 26 mayo 2020
28/04/2016
Un modelo industrial 

La flexibilidad laboral del automóvil consigue las mayores inversiones

Negociación colectiva flexible y menos costes abrieron la puerta a 13.000 empleos y 6.500 millones de euros
Juan José González
La industria del automóvil parece rivalizar en peso, volumen, prestigio y demás con el turismo nacional. La del automóvil española es la segunda potencia europea y la octava mundial (en breve la séptima) y al parecer todo un modelo mundial en competitividad, calidad, eficacia a la par que también modelo de laboral por su flexibilidad en la contratación y en la negociación de los acuerdos entre sindicatos y empresas. Habría que preguntarse si dicho modelo, que todo indica que es de éxito, podría ser aplicado no sólo a otras industrias de gran tamaño, si no al resto de los sectores, medianas y pequeñas empresas. Incluso cabe la posibilidad de que el modelo de contratación laboral, flexibilidad y relaciones contractuales que parecen sugerir las autoridades de la Unión Europea se correspondan con el exitoso modelo del automóvil.
Si se comparan las necesidades en costes, flexibilidad, inversiones, ajustes, productividad, por ejemplo, de las fábricas de automóviles y del conjunto de la economía española, se podría asegurar que hay muchas (casi todas) coincidencias. Situaciones similares pero que en la práctica y en el tiempo han recibido tratamiento diferentes, dispares y, por tanto, con resultados radicalmente opuestos. En los últimos diez años, y particularmente en los últimos siete de la crisis, las negociaciones que se produjeron en las grandes fábricas de automóviles para ajustar capacidad y costes, fueron decisivos para que las casas matrices apostaran por continuar y ampliar sus inversiones.

La industria del automóvil ocupa directamente a 153.000 trabajadores, cifra que según los expertos se multiplica por 3,5 de empleos indirectos en las industrias auxiliares, y medio punto más si se consideran la distribución o venta. Por tanto, es uno de los pilares de empleo, de producción y de exportación o balanza comercial, dado el alto porcentaje dedicado al exterior. Y puede ser, por ello, un buen modelo en varios aspectos, como por ejemplo, el laboral. Aseguran en una de las empresas del sector que contar con sindicatos que entienden a la perfección los deseos de las matrices, significa "jugar más con un socio aliado que con un enemigo".

En este sentido, es probable que los últimos acuerdos laborales que han llevado a los pactos en Renault, Seat y Volkswagen, hayan sido no sólo la puerta de entre 3.000 y 5.000 nuevos contratos para los próximos tres años, muchos de ellos firmados recientemente en la modalidad de relevo, si no que además, han sido decisivos para que las matrices del motor hayan comprometido más de 6.500 millones de euros en nuevas inversiones. Los nuevos pactos y convenios laborales firmados entre empresas y trabajadores se han asegurado empleo estable y de calidad sobre la base de nuevas modalidades como la citada de relevo, con flexibilidad de horarios, jornadas y salarios de acceso para jóvenes y formación. 

Algunos ejemplos en la industria del automóvil invitan a la reflexión, caso de Renault, donde al compromiso de 2.000 nuevos contratos en los próximos cuatro años se corresponde un plan de competitividad de moderación de los costes salariales con aumentos entre el 0,5% y el 1%. En Seat están aprobados planes de rejuvenecimiento para contratar a nuevos empleados, y así una numerosa relación de medidas de flexibilidad internas que eviten regulaciones de empleo y despidos. Aseguran expertos laborales que las fábricas de automóviles parecen rodar por delante de las necesidades de la economía, al menos en el apartado de la flexibilidad laboral y productividad, de ahí la tentación a extrapolar, o exportar, el modelo al resto de los sectores industriales.

Habría que seguir de cerca, pero en profundidad, los resultados que se están obteniendo de la flexibilidad laboral en la industria del automóvil en España, al parecer avalados por las renovaciones de contratos, por el mantenimiento de la confianza de las casas matrices en las filiales instaladas aquí. Todas ellas cuentan con varias décadas de historia y continúan siendo merecedoras de la confianza multinacional como demuestran las adjudicaciones de nuevos modelos. Seat, Peugeot Citroën, Volkswagen y Renault están recuperando el tipo de contrato que parece encajar en los presupuestos de estas multinacionales, las cuales renuevan su confianza en base a numerosos criterios, uno de los cuales y no precisamente menor, son los acuerdos laborales y su flexibilidad. Podría servir de modelo para otras industrias, o para inspirar una legislación laboral acorde con la demanda.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...