edición: 2612 , Lunes, 10 diciembre 2018
14/10/2010
Desarrollo sostenible

Flexibilidad, un estandarte necesario para el nuevo modelo productivo

El derrumbe de las estructuras económicas tradicionales ha dado paso a un modelo más “líquido” y moldeable
Beatriz Lorenzo

Las tradicionales estructuras sociales  y económicas se asientan sobre escalones cada vez más resbaladizos, se esbozan con aristas cada vez más desdibujadas. . Las pirámides jerárquicas de las compañías se difuminan y pierden en rigidez -que no en voluntad de delegar el mando- y las estructuras organizacionales ganan en informalidad, abogando por la comunicación fluida y el brainstorming entre empleados y directivos. La flexibilidad se convierte en la razón de ser, en  característica inherente a una sociedad que ha visto desmoronarse a varios de los más arrogantes titanes financieros.

Flexibilidad es también lo que ha recomendado el Fondo Monetario Internacional en las reuniones de otoño con el Banco Mundial celebradas entre los días 8 y 10 de este mes; en este sentido, es la flexibilidad laboral la bandera que más esgrimen los expertos y las organizaciones, haciéndola ondear como símbolo de un modelo productivo menos anquilosado.

Desde que a finales de los 80 la ahora agonizante General Motors diera los primeros pasos como una de las pioneras de la comunicación entre stakeholders internos de la mano de Welch, esta corriente comenzó a introducirse tímidamente en la gestión empresarial mundial hasta su desarrollo más o menos exhaustivo en la época actual. El concepto de flexiguridad (flexicurity) fue acuñado a mediados de los años noventa del siglo XX. Los antecedentes se encuentran en Dinamarca, pionera en su implantación. Hace dos décadas, los daneses tenían una tasa de desempleo del 10% y decidieron emprender cambios en el mercado laboral. Ahora su tasa de desempleo se sitúa en un 4,3%, la más baja de Europa, una situación que debe su éxito al acuerdo establecido entre los diferentes agentes sociales. Por su parte, España, según se deduce de un estudio firmado por Esperanza Suárez y publicado por el Centro Internacional de Investigación de Organizaciones de IESE, cuenta con una legislación que permitegestionar el trabajo de manera flexible a nivel numérico o funcional, pero sin embargo las medidas de flexibilidad que existen son “rígidas”, es decir, son de aplicación por igual a los diferentes sectores, a multinacionales y a PYMEs, etc. Además, no se destinan recursos bastantes a la formación de los empleados, problema que se agrava en el .caso de las personas con riesgo de exclusión social, como por ejemplo los mayores de 45 años, discapacitados, personas con poca cualificación o, por el contrario, tan especializadas que son difícilmente recolocables.

FLEXIBILIDAD Y LIQUIDEZ

Similares son las conclusiones a las que llega una investigación apadrinada por la Fundación Alternativas (basada en el modelo danés de flexiguridad laboral) que concluye que en España debe facilitarse la integración a tiempo completo y la igualdad de condiciones de las mujeres, incluyendo políticas de cuidado y un uso más flexible del tiempo. En este sentido, añaden que es necesaria una estrategia integral que combine la flexibilidad en el mercado laboral, la seguridad social y la necesidad de cobertura del cuidado de niños para fomentar la igualdad de género en el mercado laboral. En comparación con la situación danesa, en España las medidas de conciliación de la vida familiar y laboral están todavía en pañales. Las medidas para conseguir la reconciliación de la vida laboral y familiar deberían centrarse no sólo en el derecho de la madre a trabajar sino también en el derecho de la mujer a disponer de su propio tiempo y de autonomía económica. Asimismo, son fundamentales las campañas y las medidas para incluir la responsabilidad del padre en relación con el cuidado y con los permisos de paternidad.

Más allá de la flexibilidad en el ámbito laboral, es éste un concepto que se extiende a todos los aspectos sociales y económicos. Es el dominio del conocido como “tiempo líquido”,expresión acuñada por  el sociólogo Zygmunt Bauman, que da fe de la transición de una modernidad casi inmóvil, pero sólida y estable, hacia un sistema voluble y cambiante en el que las estructuras sociales  ya no perduran en el tiempo.  Es la actual es una sociedad que ha visto apagarse la llama de la solución estable, el marco de referencia inamovible para enfrentarse a una inestabilidad vinculada a la desaparición de patrones conocidos. Otros autores, como Franz Hinkelammert en su libro “El Retorno del Sujeto Reprimido” ahondan en la materia exponiendo que “…el proceso de racionalización creciente que acompaña al desarrollo moderno, ésta produciendo una irracionalidad creciente…”. Buaman asegura en este sentido que en la actualidad las estructuras sociales ya no perduran el tiempo suficiente como para enraizarse en las costumbres de los ciudadanos, dando lugar a un mundo en el que el verdadero Estado es el dinero y “el olvido se presenta como condición del éxito”.

Mientras tanto, al tiempo que las estructuras sociales y económicas se asientan sobre nuevos e inexplorados cimientos, la Unión Europea ha manifestado su intención de impulsar entre 2010 y 2020 una estrategia económica cimentada en la “flexiguridad” a través de reformas laborales que reduzcan la temporalidad en el mercado de trabajo y aumenten la calidad del empleo. La Comisión está decidida a avanzar en el ámbito de la flexiguridad, de forma que sea mejor comprendida no solo en términos de flexibilidad de los empleados, sino también de una responsabilidad compartida de empresarios y Gobiernos para invertir en las personas y para protegerlas, además de .reconsiderar los sistemas educativos y los mercados laborales, aumentar la movilidad y estimular el dinamismo de Europa. En este sentido, la Comisión Europea detalla que el modelo que propone o abarca varios objetivos, tales como el aprendizaje permanente que garantice la empleabilidad del trabajador, poner en funcionamiento "sistemas de seguridad social modernos" para garantizar mejores prestaciones por desempleo, e imponer "una legislación laboral flexible y fiable".

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...