edición: 2612 , Lunes, 10 diciembre 2018
03/01/2011

Florentino Pérez cruza su Rubicón

Carlos Schwartz
De momento, ACS va ganando la partida. Si nos atenemos a datos del mercado reflejados por la prensa este fin de semana, tiene el control del 20% de Iberdrola. Según El País, esa participación está ya en manos de la constructora lo cual supone que deberá ser registrada en breve en la CNMV. Uno de los éxitos colaterales de la operación es haber reducido el precio medio pagado por los títulos de la eléctrica, a expensas de diluir el precio de las adquisiciones históricas. La compra de una participación significativa, incluso de control, de una compañía generadora de electricidad por parte de una constructora tiene una lógica interna inflexible a condición de las buenas relaciones con los otros accionistas de referencia. Un flujo continuado de caja, y una fuente de contrataciones y proyectos permanente, no solo en el mercado nacional sino a escala internacional.

Pero la vertiente fundamental de la operación es a estas alturas netamente financiera. De un lado, la necesidad de incrementar la participación para rentabilizar una inversión ya hecha, sujeta a la materialización de pérdidas por su depreciación de mercado y, del otro, a incrementos en las cantidades necesarias para mantener el ratio de cobertura sobre el precio de las acciones al que están atados los créditos con los que se las adquirió. La financiación bruta obtenida para la compra de la participación en Ibercdrola era a junio de 2010 de 4.476 millones de euros. Si se le suman las compras del mes de diciembre la cifra se dispara a no menos de 6.000 millones de euros.

Una de las preguntas centrales es quién está financiando la escalada. La respuesta más frecuente a esta pregunta que se escucha en fuentes financieras es Mediobanca. Si se tiene en cuenta que los intereses de Mediobanca están estrechamente vinculados al futuro de Endesa-Enel es inevitable que las suspicacias se desaten. Como dato colateral, dentro de Enel se ha registrado una batalla entre el sector de riesgos y el sector financiero en la matriz de Viale Regina Margherita nº 137 de Roma. El enfrentamiento está relacionado con la dificultad de la empresa en reducir el endeudamiento de los 45.000 millones de euros, parte del cual está directamente relacionado con la compra de Endesa. El sector de riesgos de la empresa oportunamente se opuso a la compra de la eléctrica española a los precios en que se materializó. A esta posición se impuso en su momento el sector financiero.

El ajuste de cuentas entre ambos bandos sigue pero se ha decantado en favor de los financieros. Lo cual ha dado que pensar a los analistas del sector en España. El cálculo de los observadores es que una fusión Endesa-Iberdrola generaría desinversiones colosales que permitirían reducir la deuda de Enel. Como se comprende, este extremo no es más que una especulación de analistas insomnes.

Lo que está claro es que, con independencia de Mediobanca y de Enel, ACS tiene una envergadura sistémica y ninguna entidad en la banca española está en condiciones de siquiera imaginar lo que puede suponer para el sistema financiero dificultades de pago por parte de esa empresa. La deuda financiera bruta de la constructora presidida por Florentino Pérez era a junio de 2010 de 15.900 millones de euros. De acuerdo con información de la propia empresa, ninguna entidad de crédito tiene más de un 10% de la deuda financiera de la sociedad. La distribución del riesgo para la banca indica que la mayor parte de la gran financiación se ha adjudicado de forma sindicada. Pero en conjunto, el riesgo haría estremecer a cualquier supervisor. De allí que considerar que haya alguien en banca dispuesto a poner obstáculos al progreso de la constructora en sus objetivos, no es racional. Visto desde un punto de vista político, la situación se hace un tanto más compleja en la medida que el gobierno se ha hecho bastante más dependiente de su reciente alianza con el Partido Nacionalista Vasco, lo cual hace menos lineal la situación.

Hasta antes de que el Partido Socialista de Euskadi (PSE) lograra establecer un Gobierno en solitario encabezado por Patxi López, gracias a la abstención del Partido Popular, existía un pacto de no innovar en torno a Iberdrola. Pacto que mantenía en su sitio Josu Jon Imaz y que suponía un acuerdo tácito con el Gobierno de Rodríguez Zapatero en Madrid para mantener a la eléctrica como un activo vasco. En las actuales condiciones económicas no está tan claro que el Gobierno en Madrid pueda sustraerse a una solución estable para ACS. Es razonable pensar que la constructora tendrá a su favor toda la capacidad de presión del lobby financiero, bancos y cajas por igual.
Es muy probable que ese ariete tenga bastante más eficacia que la presión que pueda ejercer oportunamente el actual presidente del PNV, Iñigo Urkullu. Dicho de otra forma, es sumamente difícil que si al final la solución estable para ACS pasa por una oferta pública de adquisición de Iberdrola, el Gobierno pueda elegir lo contrario. Lo cual sugiere que ACS lleva las de ganar en esta batalla, entre otras cosas por su magnitud sistémica. O al menos por la magnitud sistémica de su deuda.

Este es un elemento nada despreciable a la hora de analizar las evoluciones de ACS en torno a Hochtief. La constructora española recibirá de sus acreedores españoles todo el respaldo necesario para progresar en el control de la constructora alemana con la mirada puesta en la caja que la toma de este bastión puede suponer en términos financieros. No solo por lo que implica la consolidación por puesta en equivalencia, sino por lo que puede suponer la realización de activos como la venta de una participación de Leighton a sus accionistas australianos. Algo por lo que Wal King, el ex consejero delegado de la constructora australiana, que con frecuencia habla con sus amigos de Madrid, se desvive. En definitiva que la dimensión de ACS, incluida su deuda, ha pasado de ser un problema a formar parte de la solución. Quizá Florentino Pérez ya haya cruzado su Rubicón, aunque el grito de ‘alea jacta est’ lo hayan escuchado sólo los miembros de su comisión ejecutiva.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...