edición: 2612 , Lunes, 10 diciembre 2018
13/09/2018
Los especuladores juegan con el mercado y afectan al precio de la electricidad

Fondos y bancos anticiparon el efecto de la reforma de los derechos de emisión de carbono empujando sus precios

El nuevo régimen comenzará en 2019 pero los precios ya se multiplicaron por cuatro en un año
Carlos Schwartz
Fondos especializados de alto riesgo y grandes bancos con importantes departamentos de inversión en materias primas han obtenido grandes plusvalías con sus adquisiciones de derechos de emisión de carbono a bajos precios. Los beneficios se han hecho a expensas de la diferencia entre el precio de adquisición y su precio actual de mercado, varios meses antes de que el nuevo régimen de los derechos comience a operar. Estos especialistas, que no se retiraron del mercado de derechos de emisión de carbono de la Unión Europea (UE) durante el periodo en el que bajaron de forma precipitada, tras la crisis financiera internacional y la fuerte caída en la demanda de energía en Europa, se han dedicado a acaparar esos activos. Las compras se hicieron en el periodo en el cual este elemento de regulación del mercado estaba a precios de saldo. 
La caída en el precio de los derechos fue espectacular y su permanencia en cotas bajas se debió a una fuerte acumulación de derechos por la caída en la demanda de energía tras la crisis financiera y la recesión subsiguiente. Cada derecho de emisión autoriza a la generación de una tonelada de CO2 y a causa de la baja demanda se acumularon excedentes de derechos por un total de 1.700 millones de toneladas de CO2 en el mercado de la UE. 

En 2016, de acuerdo con los cálculos de la Comisaría de Energía de la UE,  las empresas adjudicatarias de derechos, es decir las que están cubiertas por el régimen regulado de emisiones, emitían al año 1.750 millones de toneladas. Es decir que la acumulación de excedentes equivalía a un año de emisiones del parque europeo de emisores regulados de CO2. La UE manifestó al respecto una fuerte preocupación, porque el instrumento mediante el cual Bruselas pretende impulsar la reducción de emisiones de carbono en Europa para mantener su compromiso con los acuerdos de París, es precisamente el régimen y mercado de emisiones. Para sortear este escollo la UE ha dedicado dos años a una negociación para alcanzar un mecanismo de reforma del régimen de emisiones.

Finalmente, en la primavera pasada se acordó el mecanismo destinado a regular el precio de los derechos. Se trata de la creación de una Reserva para la Estabilidad del Mercado (REM) cuyo objetivo es retirar del mercado derechos de emisión excedentes a un ritmo del 24% anual entre 2019 y 2023 y un 12% en los años subsiguientes.

El precio de la energía eléctrica y los combustibles esta subiendo en Europa y en España la energía eléctrica ha marcado dos picos al alza en el mercado mayorista, el último esta semana con 80 euros el MWh. Entre los motivos aducidos para esta escalada está el incremento en el precio de los combustibles, la escasa generación renovable, y el precio de los derechos de emisión. Lo cual indica que éstos no son neutrales en el precio. 

La apuesta de la UE es que los derechos de emisión fuercen vía precios a la transformación de las industrias, incluida la generación de electricidad, a apartarse de la generación con combustibles fósiles decantándose hacia la generación de bajas emisiones. Los derechos de emisión son un activo que cuenta con un mercado en el cual los que tienen excedentes de derechos que no van a utilizar los pueden vender a los que los necesitan. Este mercado ha sido en el pasado muy activo. 

Lo sorprendente de la situación actual es que con un colosal excedente de derechos de emisión, y meses antes de que el mecanismo de la REM haya comenzado a retirar del mercado derechos, el precio de éstos se haya multiplicado por cuatro en un año. En abril los derechos por tonelada cotizaban a 13 euros, con un incremento del 60% sobre su precio de enero pasado. El septiembre están en los 20 euros por tonelada. En abril los expertos esperaban que los derechos acabaran el año en torno a los 15 euros por tonelada. 

Ahora las previsiones son de 30 euros para diciembre. Las tendencias actuales del mercado indican que el precio de los derechos seguirá al alza. Es llamativa una situación de esta naturaleza porque tiene una similitud sorprendente con el mercado del crudo y otras materias primas en los cuales la presencia de los fondos de inversión hace que las materias primas se comporten como clases de activos de inversión y encajen en sus modelos financieros, porque como está claro ni los fondos de inversión ni los bancos son consumidores de derechos de emisión.

Simplemente los acaparan para su comercialización con el objetivo de generar una diferencia entre el precio de adquisición y el de venta. “Ha sido una apuesta unilateral en cierto sentido pero solo bien entendida por un reducido club de individuos que no abandonamos el mercado en los últimos diez años”, de acuerdo con declaraciones de Per Lekander, un experto en derechos que gestiona dos fondos centrados en energía en la gestora Lansdowne Partners de Reino Unido. Su principal fondo, dotado de 750 millones de dólares, ha subido un 11% este año, con los derechos de emisión de CO2 como responsables de la mayor parte de su beneficio.

La teoría del régimen de los derechos de emisión es que va a empujar a las industrias a utilizar o generar energías limpias y a abandonar el carbón y a los otros combustibles fósiles más contaminantes como combustible. Pero mientras tanto, la subida de precio de los derechos es atribuible a su atesoramiento por parte de los fondos y bancos. 

De acuerdo con fuentes del mercado los bancos más activos en este mercado han sido durante todo el periodo de bajos precios Morgan Stanley, Goldman Sachs, y JPMorganChase. Para el responsable del departamento de derechos de emisión de CO2 de Morgan Stanley “parece que el mercado de negociación de derechos de emisión de la UE va a comenzar a funcionar de manera efectiva tras una década en la que simplemente había demasiados derechos en el mercado” y añadió “Hemos logrado añadir muchos clientes al mercado este año en la medida que este realmente despegó… nos hemos beneficiado del hecho de ser uno de los pocos bancos que jamás se retiró del mercado de derechos de emisión. 

Mientras tanto, el aumento de los precios de la energía ha llevado a que el regulador de Reino Unido, la Ofgem, imponga un límite a la factura anual que los proveedores de gas y luz pueden girar a aquellos clientes a los que cobra por domiciliación bancaria. El límite supone una reducción media anual de 75 libras para 11 millones de clientes de menores ingresos. El Gobierno de Theresa May había propuesto en su campaña electoral una reducción de 100 libras anuales. De acuerdo con versiones del sector de la energía el Gobierno de Pedro Sánchez estudia la posibilidad de limitar el precio del MWh generado por las nucleares y las hidráulicas.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...