edición: 2560 , Lunes, 24 septiembre 2018
30/06/2016

Francia ataca la posición de Reino Unido como centro de compensación de operaciones de derivados

La denuncia de Hollande contra la City toca de forma indirecta la posición de la banca británica
Carlos Schwartz
François Hollande atacó ayer al finalizar la reunión del Consejo Europeo destinada al debate de las condiciones de la salida de Reino Unido el papel de la city de Londres como principal centro europeo de contrapartida de derivados denominados en euros. El presidente francés señaló que sería inaceptable que la fase crucial de los derivados, su registro y compensación en una entidad central de contrapartida (ECC), se desarrollara en el Reino Unido. El argumento central del ataque es que una vez fuera de la Unión Europea (UE) el Reino Unido no tiene ya vínculo alguno con el Banco Central Europeo (BCE) el emisor de la moneda común de la unión monetaria. El argumento es que una nación sin acceso a euros y fuera de los acuerdos especiales con el BCE no puede hacer frente a un quebranto de instrumentos denominados en euros.
Esta no es la primera vez que se suscita la cuestión. Bajo la presidencia de Jean-Claude Trichet el BCE aprobó una circular por la cual se establecía que la actividad de las ECC en euros se debían desarrollar en el territorio de alguno de los países que formaran parte de la zona de la unión monetaria. La circular aprobada en 2011 fue retada ante el Tribunal Europeo de Justicia por el Banco de Inglaterra sobre la base de que la circular era contraria al concepto de mercado único europeo creando una distinción artificial por la pertenencia a la zona de la moneda única. Reino Unido ganó su recurso contra la circular en 2015 gracias a un fallo europeo muy festejado por el ministro de Hacienda George Osborne.

“La City, que gracias a la UE pudo desarrollar operaciones de compensación para la eurozona, no podrá continuar haciéndolo”, afirmó Hollande. “Puede servir como un ejemplo para aquellos que buscan el fin de Europa...Puede servir como una lección”, dijo. Detrás de sus declaraciones hay una vieja disputa en torno al negocio de las ECC en el que Reino Unido tiene una fuerte preponderancia. Ciertamente para poder brindar garantías de solvencia ante una crisis de gran magnitud Reino Unido debería tener acuerdos específicos no solo con el Banco de Inglaterra sino con el BCE para obtener en condiciones de crisis la liquidez necesaria en las monedas en las que estén denominados los riesgos ilíquidos.

Francia y Alemania aspiran a quitar este negocio a la City pero hasta ahora han fracasado. Lo que no está claro es como lo van a impedir una vez que Londres quede fuera de la UE. Solo sería posible si queda fijado como condición del acuerdo que presumiblemente la UE y Londres deberán firmar en el marco de su separación. La otra sería prohibir a los bancos de la zona del euro que acudan a las ECC británicas para compensar sus riesgos. Si no es de esta forma no parece que Europa vaya a movilizar a sus ejércitos e invadir las islas para impedir que las ECC en Reino Unido mantengan su compensación en euros.

Pero la cuestión de las ECC y la campaña de Hollande toca otra cuestión que no quedó verbalizada por el presidente de Francia. La banca de Reino Unido tiene una posición exterior neta deudora denominada en euros de cerca de 700.000 millones. Por otro lado la posición deudora neta contra Estados Unidos, es decir denominada en dólares, es de 723.653 millones de dólares. La suma de ambas partidas supera al producto interior bruto español y es más de la mitad del británico. Pero esto es sólo un detalle porque el conjunto de las posiciones deudoras exteriores de la banca en Reino Unido es de 3,12 billones de dólares. Esto equivale al 150% del PIB del país.

La posición acreedora externa e interna contra la banca británica es en total de 5,12 billones o el 250% del PIB del país. De donde se puede deducir que si con las ECC hay un problema, con la banca el problema es al cuadrado. En lo que respecta a los dólares durante el apogeo de la crisis financiera la Reserva Federal mantuvo una línea de swaps en dólares suficiente como para dar liquidez en su divisa al Banco de Inglaterra y por ende al sistema bancario británico. El BCE por su parte estableció una línea de swaps en euros con el mismo fin. Es difícil de pensar que el BCE en caso de una necesidad crítica deje desasistido al Banco de Inglaterra en materia de euros porque supondría afectar a las posiciones acreedoras de residentes en la zona euro por importe de 700.000 millones de dólares.

Mientras, el Banco de Inglaterra convocó a una reunión a los grandes bancos del país. De acuerdo con fuentes del sector financiero en la reunión se debatieron diversos temas vinculados a la solvencia de la banca, el banco emisor ratificó la disponibilidad de la liquidez necesaria y llamó a las entidades a mantener el ritmo en la concesión de crédito para evitar restricciones de acceso al dinero como las registradas tras la crisis de Lehman Brothers.

El martes, la agencia de calificación de crédito Moody’s redujo la calificación del sistema bancario europeo argumentando entre otras consideraciones que el resultado del referendo afectaría a la demanda de crédito, provocaría un incremento de la morosidad y haría más volátil la obtención de financiación mayorista de la banca. El Banco de Inglaterra dijo antes del referendo que adoptaría todas las medidas necesarias para proteger al sistema financiero y a la economía, incluyendo una línea de liquidez suplementaria de 250.000 millones de libras. El banco central a través del departamento de regulación había ordenado a los bancos reforzar el efectivo en los cajeros automáticos y en las sucursales en prevención de que un voto en favor de la salida de la UE provocara una demanda de efectivo superior a lo normal.

De acuerdo con fuentes del sector también sometió a pruebas de esfuerzo específicas a los balances de los bancos y se aseguró de que el nivel de activos líquidos en posesión de los bancos era suficiente como para hacer frente a una crisis. Pero todas estas medidas pueden ser insuficientes en situaciones extremas si no hay acceso a financiación del banco central emisor de la moneda específica. Se trate de la Reserva Federal o del BCE.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...