edición: 2363 , Miércoles, 13 diciembre 2017
04/12/2009
El “ajuste rápido” del sistema financiero dará comienzo en el tercer trimestre

Frente común para despolitizar los consejos de las cajas

Solbes y Ordóñez tenían razón: no queda más remedio que reformar la ley

Juan José González
Hasta en el propio partido, el socialista, se sorprendieron del arranque presidencial como promotor de esa reforma de una ley que tiene paralizada la reestructuración del sistema financiero. De repente, Funcas, el Ejecutivo, el Partido Popular, en voz y boca de Cristóbal Montoro, se unen en algo y hacen frente común en demonizar la presencia política en los mullidos sillones de los consejos de administración de las cajas de ahorros. Quizás Funcas debería haberse dado más prisa en dar batalla en tan espinoso asunto; quizás el Gobierno debería haber hecho más caso a Solbes y Ordóñez, y quizás los populares deberían haber aprovechado la oportunidad que les brindaron sus años de poder para reformar una ley que, como la de las cajas, pretenden acometer ahora, justo cuando no pueden: sólo el partido en el Gobierno puede promover ahora la reforma, justo lo que ha hecho.

No se sabe si servirá o llega tarde, pero cambiar de criterio y destino cuando el tren esta en marcha suele tener malas consecuencias. Incluso se apunta a una confusión el anuncio que ayer formuló el presidente del Gobierno, José Luís Rodríguez Zapatero, para poner en marcha la reforma de la Ley de Órganos Rectores de Cajas de Ahorros (LORCA). Puede responder también a esa situación de riesgo en la que ante la gravedad y sinsentido de los movimientos de fusiones, alianzas, acuerdos y demás piruetas societarias a que está asistiendo el sector, y que mantiene ocupados a más de una veintena de consejos de administración de las cajas de ahorros, el Ejecutivo opta por tirar la toalla, contradecirse y anunciar la citada reforma. A buenas horas mangas verdes, es lo que le contestan en el sector un buen puñado de responsables que desde hace más de un año venían aconsejando la reforma como la salida más segura y casi única posible al desaguisado de nuestras cajas de ahorros.

Sólo hay que poner un pero, eso sí, muy grande, porque fijar una reforma legislativa para el tercer trimestre de 2010, a lo que habrá añadir algún retraso en su elaboración, además de los trámites de aprobación por los órganos legislativos, bien puede conoce la reforma la primavera de 2011: ‘Cuán largo me lo fiais’, que decía don Juan Tenorio. Contrasta este repentino cambio de parecer con la hasta reciente postura reacia de la ministra de Economía que descartaba cualquier movimiento normativo en el revuelto mar de esta parte del sector financiero.

Que se anuncie, por otra parte, una reforma de la LORCA, en el mismo tiempo y escena que se lanza la Ley de Economía Sostenible, da qué pensar y sospechar que el presidente ‘adjunta’ algo, la promesa de una reforma de un tema de moda, cualquier cosa que, en definitiva, venga a arropar a la desarropada Ley de Economía Sostenible. Aunque más vale tarde que nunca, resulta ser en esta ocasión más tarde que nunca, y es más que posible que para entonces, el tercer trimestre, cerrado el curso parlamentario y con las mentes más bajo la sombrilla playera que centrados en un texto que se las traerá, ya estará presumiblemente todo el pescado vendido.

Las cajas apuran sus cartas, se mueven con rapidez en este tramo final de año. Comienzan a comprobar sus gestores que la cuenta de resultados a 30 de noviembre no es para tirar cohetes, y que salvo las tres más grandes, el resto tiene la obligación de moverse en busca de pareja o trío.

La reforma que anuncia ahora el Ejecutivo se centrará, principalmente en la elección de los miembros del consejo, en los criterios y requisitos de representatividad para los integrantes del mismo. Es el centro y núcleo del problema, en la composición se encuentra representado quien no debe, y no esta representado quien debe.

Recuerda este deseo de cambio, algunas declaraciones del Gobernador del Banco de España, Miguel Fernández Ordóñez y del ex ministro de Economía, Pedro Solbes apuntando la necesidad inaplazable de la profesionalización de los consejos. Cuentan que en una ocasión, el Banco central español hizo un sondeo, a propósito de algún cambio de consejeros en Cajamadrid, para ver el perfil de algunos candidatos propuestos, y que de paso se solicitó más información sobre el perfil de los consejeros de varias entidades de ahorro. La conclusión fue desoladora al comprobar que entre los recogidos en el informe, un 35% contaba con formación postgrado y el 70% no contaban con experiencia en consejos. Patético para la solvencia en la gestión de una crisis como la que se han debido merendar en estos doce meses esos consejeros políticos.

Por otra parte, no deja de sorprender que en ese desorden de presentación de leyes económicas, se fije el primer semestre del año próximo para, en colaboración con el Banco de España, poner en marcha –de una vez- el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB). ¿No tendría más sentido acelerar la reforma de la LORCA para posteriormente emplear el FROB como instrumento de ayuda en la reordenación? Recuerda el proverbio, en aras de guardar las formas, una situación similar a la de poner el carro antes que los bueyes.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...