edición: 2701 , Lunes, 22 abril 2019
29/01/2019
Condicionan precios y valoraciones

Fusiones y salidas a Bolsa, pendientes de la triple cita electoral de mayo

El sector bancario es el más propicio para las fusiones y se da por hecho la salida de Ibercaja o el segundo intento de Cepsa
Juan José González
Después de un año "tranquilo" -como califica un presidente bancario- en operaciones corporativas y salidas a Bolsa, el presente ejercicio se muestra en principio más propicio a los movimientos empresariales. Las expectativas del inicio de una subida de los tipos de interés según algunos analistas a finales del año estarían dando alas a algunas operaciones bancarias aplazadas en estos últimos dos años. En otros sectores se estaría valorando la salida al mercado bursátil al entender que este se encuentra en una situación muy favorable, barata es el término empleado por los analistas. Hay varias razones que mueven a banqueros y financieros empresariales a aprovechar la ventana de oportunidad (expresión de moda en el sector bancario). Una de ellas es el apetito desmesurado que parecen sufrir los fondos internacionales. Otra razón estaría en los mejores resultados de las empresas españolas en este último ejercicio y que, a tenor, de las previsiones, se pueden mejorar en el presente 2019.
Y finalmente, el crecimiento de la economía española, aún en expansión y retando a otros colegas de la Eurozona, que puede cerrar el presente año como la economía récord en crecimiento de Europa. Todos parecen contar con razones de sobra para dibujar un escenario con un horizonte de bonanza económica nunca visto, al menos, en los últimos diez años. Sin embargo, en ese horizonte temporal, en el corto plazo, en cuatro meses, una "variable imponderable" puede llegar a alterar los planes empresariales más ambiciosos, o todo lo contrario.

El imponderable son las elecciones legislativas en Europa, en los ayuntamientos y comunidades autónomas españolas, el 26 de mayo. Aunque todavía a cuatro meses vista, el imponderable político ya está siendo descontado en algunas hipótesis, planes, precios y valoraciones. Los analistas denominan "variables imponderables" a aquellos aspectos (distintos a los fundamentales de las cuentas de resultados) que juegan un papel relativo en una valoración de activos (sea esta una fusión, una salida a Bolsa o una compraventa) pero que tienen la capacidad suficiente para cambiar o inclinar la balanza a favor hacia uno u otro lado el precio de canje o el de cotización en el mercado bursátil.

Es un hecho comprobable que la Bolsa española está buen precio, a tiro de intrépidos inversores que no han podido comprar Bolsa en el pasado ejercicio, con apenas cinco nuevas empresas que se atrevieron a lanzarse a la aventura de cotizar. Puede ser un contrasentido pero de las cinco que se estrenaron, tres sufrieron pérdidas cuantiosas y dos lograron aprovechar el buen precio de salida. Sólo puede hablarse de estrenos en el segmento de las `socimis´, unas veinte que debutaron. Pero en conjunto, el estreno bursátil en un mercado que cayó un 15% en 2018 -el peor desde 2010- no puede haber dejado satisfecho a muchos. Especialmente para los que veían en Cepsa la posibilidad de ganancias. (Cepsa suspendió su salida a Bolsa en octubre, tres días antes del debut previsto). Algunos movimientos de inversores internacionales parecen apuntar a un segundo salto (o asalto) al parqué de la petrolera.

La duda ya no es si está barata o cara porque es evidente que la Bolsa española está a muy buen precio. Lo que se cuestionan analistas e inversores es si tras los resultados de las elecciones del próximo mayo -europeas, autonómicas y ayuntamientos- las cotizaciones bursátiles y las valoraciones de las empresas serán más bajas que las de hoy o, por el contrario, los resultados pueden dar mayor confianza y seguridad a los inversores. Aunque las dudas se mantendrán durante los próximos cuatro meses, el dinero no va a quedarse quieto, como tampoco las operaciones corporativas en marcha van a detenerse en espera de los resultados y deberán optar por una u otra valoración.

Es el caso del cálculo de la ecuación de canje de la fusión en marcha de Unicaja y Liberbank, que deberá determinar la participación de control de una y otra entidad en el grupo resultante. Si bien la cifra del canje se dará a conocer a finales de febrero o primeros días de marzo, no se niega que en el fondo de la operación aparece una cuestión de futuro: el resultado electoral de mayo en ayuntamientos y autonomías, así como en un segundo plano, más distante que los dos ámbitos anteriores, el europeo. 

Resultado que aunque desconocido trae de cabeza a los asesores y analistas que tratan de afinar precios de salida a Bolsa o, como el caso de Unicaja y Liberbank, el correspondiente al canje. A cuatro meses vista pero el imponderable ya está siendo descontado porque sin duda influiría en la valoración final de las dos entidades bancarias y en los precios de colocación de los aspirantes a cotizar en bolsa. Aunque es Ibercaja la operación más esperada del año, con una colocación del 40% del capital, unos 1.600 millones de euros y que pueden servir para animar a otros candidatos en la sombra, candidatos que no creen que sea buena idea salir a cotizar en medio de unas triples elecciones como las de mayo además del juicio del `procés´. Da igual, en la primavera, será el turno de Ibercaja.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...