Gabarró y Villaseca dan por consumada la
edición: 2535 , Lunes, 20 agosto 2018
28/07/2010
Fortalecerá balance, reducirá deuda y capturará crecimiento con al menos 9.000 millones de inversión
Rafael Villaseca y Salvador Gabarró

Gabarró y Villaseca dan por consumada la integración de Fenosa y le dibujan a Gas Natural una ‘hoja de ruta’ en dos tiempos

Hasta 2012 será prioritario el fortalecimiento financiero y rebajar deuda hasta una ratio de tres veces EBITDA ; a medio plazo, lograr un rating de 'A'
Advierten de que si no se soluciona pronto, el déficit de tarifa sumará este año 5.000 millones más y piden que se reconozca la capacidad de respaldo de los ciclos combinados
Javier Aldecoa

Se felicita. "Éxito rotundo", en palabras del presidente de Gas Natural Fenosa, Salvador Gabarró, que considera etapa superada la adquisición e integración de Unión Fenosa. Da prueba de ella con la reducción desde 26.000 millones a 18.000 millones de su deuda desde la adquisición de la eléctrica, con la amortización y/o refinanciación en apenas dos años del crédito de 19.000 millones suscrito en 2008 para la compra y con la evolución de los negocios, que durante la integración y bajo difíciles condiciones de mercado, han pasado de un crecimiento del beneficio neto del 12% entre 2007 y 2009, al 37,1% entre el primer semestre de 2009 y el de 2010. Ahora, la directiva de la energética busca hacer de ese nuevo perfil la catapulta del plan estratégico 2010-2014, el primero desde que Gas Natural adquirió Fenosa. Será con pauta “conservadora” -en palabras de su consejero delegado, Rafael Villaseca- en un entorno de incertidumbre, pero que permite margen para acelerar más el crecimiento si en 2012 se dan las condiciones adecuadas. Un plan flexible, que llegará a dos velocidades: primero, dos años de “consolidación”, de fortalecimiento de balance, reducción de deuda  y disciplina de inversiones en “lo seguro” y, después, el bienio siguiente, el de las "aspiraciones", dedicado a sostener la solidez financiera, pero con la puerta abierta a invertir entre 3.700 millones y 7.700 millones adicionales en 2013 y 2014 en negocios y países clave “siempre que haya buenas condiciones del entorno energético y económico”.

“Es lo que exigen los tiempos” -Villaseca dixit- a la vista de la “elevada incertidumbre, la recuperación incipiente y de la volatilidad de los mercados”. Los peajes para llegar a todos sus puertos en 2014 pasan por la reducción de deuda entre 2.000 y 3.000 millones de euros y desinversiones de 1.500 millones en dos años. Lo harán -descuenta su presidente- con la tranquilidad accionarial: Gas Natural Fenosa no espera “movimientos importantes”, ni cambios en el 30% de Repsol y el 36% de La Caixa.

Poco menos de dos años después de que el presidente de Gas Natural anunciara la adquisición de Unión Fenosa por 17.000 millones de euros, las cuentas del primer trimestre (en el que ganó de 853 millones de euros, el 37,1% más que un año antes), pero sobre todo el balance de la propia integración avalan la génesis de una utility que sus directivos no dudan en apellidar como “líder en gas y electricidad”. A pesar del entorno, la recuperación de la demanda energética en España y la contabilización de la enajenación de los activos de distribución de gas en la Comunidad de Madrid han permitido a Gas Natural Fenosa en el primer semestre del año un EBITDA consolidado de 2.381 millones de euros, un 48,1% superior al del mismo período del año anterior, un resultado neto de explotación de 1.836 millones de euros, con un repunte del 73,2% respecto al primer semestre del año pasado y una cifra de negocios de la compañía que avanzó un 46,8%, hasta 9.431 millones de euros, por la incorporación de Unión Fenosa. El crecimiento de los resultados de las actividades reguladas y la eficiencia de la gestión de la cartera global de comercialización de energía, permitieron mantener los resultados operativos proforma en niveles similares a los del año anterior, e incluso situar el EBITDA en términos pro forma un 3,8% por encima del año anterior.

La imbricación del primer distribuidor del gas del país y líder en convergencia gas-electricidad con la tercera utility eléctrica española ha llegado antes incluso de lo previsto, con más sinergias de las esperadas (750 millones anuales alcanzables en 2012, frente al objetivo de 550 millones marcado en 2009), con una evolución favorable del conjunto de los negocios a pesar del entorno adverso. Y -no menos importante- sin lastres para su perfil financiero: Gas Natural Fenosa conseguía una reducción de deuda de 8.000 millones de euros (hasta normalizar progresivamente el nivel de endeudamiento en el 60%) y con la ejecución de su programa de desinversiones, con ventas totales y ya cobradas de 3.600 millones de euros, 600 millones más de los previstos en 2008.

Hoy, Gas Natural Fenosa -aseguran en la compañía- tiene un perfil de negocio con apellidos muy propios, diferenciado del resto del sector y diversificado, con un 53,2% de su EBITDA total en la actividad de distribución de gas y electricidad, en España e internacional. Es líder en España en el suministro de gas en el mercado mayorista y minorista, con una posición atractiva en Latinoamérica que aporta crecimiento, liderazgo en GNL en la cuenca atlántica, con una plataforma de infraestructuras única, y una “atractiva combinación” de negocios, con más del 60% del EBITDA de actividades reguladas. Será -en los mapas de Gabarró y Villaseca- la palanca con la que esperan darle cuerda al Plan Estratégico 2010-2014. Una nueva ‘hoja de ruta’ para Gas Natural Fenosa, que con sus tres grandes vectores -fortalecimiento del balance, optimización de sinergias y captura del crecimiento-  aspira a aligerar deuda, consolidar y aprovechar -después, si llega el momento desde 2013- la recuperación de los mercados para crecer en los negocios liberalizados manteniendo la solidez financiera.

UN PLAN, DOS ETAPAS Y DOS ESCENARIOS 

Le ha puesto cifras Rafael Villaseca a los dos momentos del Plan Estratégico -consolidación y aspiraciones-: la primera de sus ‘metas volantes’, en 2012, se perfila con los objetivos financieros de 5.000 millones de euros de EBITDA - lo que implicará un crecimiento anual acumulado del EBITDA del 5%-, un beneficio neto de 1.500 millones. Sus líneas estratégicas: la consecución de 22 millones de puntos de suministro en todo el mundo, de un porcentaje de clientes dual-fuel superior al 20% en España y de 15,3 GW de capacidad instalada en 2012 (después de las desinversiones pactadas con la CNC). En su segundo tramo, hasta 2014, espera acelerar el crecimiento hasta generar un Ebitda de entre 5.700 y 6.100 millones de euros y un beneficio neto de unos 2.000 millones (casi el doble de los 1.195 millones de euros que ganó en 2009). Las coordenadas estratégicas: lograr 1 gigavatio (GW) de nueva potencia de generación convencional, principalmente en Latinoamérica, y 1,2 GW de nueva potencia en renovables en Europa. En menos de cuatro años, la energética espera poder alcanzar 25 millones de puntos de suministro (desde los 20,2 millones actuales) y un entorno entre 15,6 y 17 GW de potencia instalada.

Nada que le impida a la energética, según sus previsiones, compaginar su objetivo de desapalancamiento con la renovación de sus promesas de retribución a los accionistas. A la vista de lo que la compañía califica como “su perfil de EBITDA sólido con cash flows estables y gran capacidad de crecimiento”, sostiene al menos hasta 2014 su compromiso de incrementar un 10% anual su dividendo a los accionistas, (hasta los 730 millones el pasado año).

Los ‘peajes’ para desembarcar en sus expectativas están ya sobre la mesa de sus calendarios. No sólo son los de la inversión de un mínimo de 9.000 millones de euros hasta 2014 -5.300 de ellos en los cuatro primeros semestres y en proyectos de bajo riesgo de ejecución en mantenimiento y en crecimiento orgánico-,  un suelo que podría elevarse hasta los 13.000 millones de euros al final de todo el Plan, si el entorno económico y energético es favorable. La llave para alcanzar los pronósticos de Gas Natural Fenosa pasa, antes de nada, por el fortalecimiento del balance y la reducción de una deuda neta hoy en 18.250 millones de euros (descontado el déficit de tarifa 1de 1.501 millones) y un ratio de endeudamiento del 58,1%, que espera tocar un techo de entre 15-16.000 millones en menos de dos años y un apalancamiento entre el 50 y el 55% en esa misma fecha y entre el 45 y el 55% dos años más tarde.

Gas Natural Fenosa planea alcanzar en 2012 un ratio de deuda de tres veces EBITDA y una calificación crediticia de “A” a medio plazo. Un ‘perfil’ para el que la compañía tiene previsto realizar en los próximos dos años desinversiones por 1.500 millones, algunas ya anunciadas, como la venta de activos de transporte a REE o del ciclo combinado de Plana del Vent. Los trazos de su hoja de ruta avanzan, en realidad,  en la huella de la desinversión adelantada ya durante los últimos semestres, la que ha permitido ejecutar un programa de 3.500 millones de euros en menos de doce meses y hacerlo con importantes plusvalías. Desde la adquisición de Fenosa, Gas Natural ha vendido participaciones financieras sin contribución a ebitda (el 5% de Cepsa, el 18 de Indra, el 5% de Enagás, el 4,4 de Isagen, o el 1% de REE) y se ha desprendido de otras participaciones (como los 2,2 Gw de CCCs en México o el 64% de Epsa en Colombia), además de los activos acordados con la CNC en la operación por Fenosa (508.000 puntos de suministro en Madrid, 3.900 km y 248.000 puntos en Murcia y Cantabria, 2.900 km).

La tercera de las variables de la ecuación, la de la optimización, apunta a doblar las sinergias logradas a cierre de 2009, hasta un suelo de 750 millones de euros. Para empezar, con la gestión de la cartera de suministros para adaptarla al entorno y aprovechar la comercialización dual-fuel (gas y electricidad). Ya han ha identificado ocho grandes líneas de optimización, entre ellas,  las relacionadas con la alta dirección y estructura organizativa, de 110 millones, mientras que en el capítulo de la eficiencia de procesos, el principal esfuerzo, de 140 millones, se realizará en el área de los ingresos.

PRIORIDADES ESTRATÉGICAS E INTERNACIONALES

El Plan Estratégico comienza su puesta de largo, además, con la convicción de que Gas Natural Fenosa -Salvador Gabarró dixit, “tiene su sede social en Barcelona, pero la operativa, en el mundo entero”. Para el cuarto operador mundial de GNL y primer distribuidor en Europa y Latinoamérica, su estrategia para los próximos cuatro años tiene además un pie puesto allende los Pirineos, antes de nada, en Latinoamérica. Al sur del Río Grande aspiran en 2014 al incremento de un millón de clientes adicionales sobre la cifra prevista para 2012,  elevar hasta 1GW adicional la potencia instalada en generación y alcanzar un EBITDA en la región de cerca de 1.700 millones de euros en 2014, frente a los 1.000 millones que aporta actualmente a los resultados del grupo.

Por áreas de negocio, 5.600 millones se destinarán a distribución, 1.700 millones a generación y 700 millones a gas. Dentro del área de renovables, la inversión en los próximo cinco años será de 400 millones en el escenario conservador. Gas Natural Fenosa prevé sustentar el crecimiento orgánico del negocio de distribución -completamente regulado y con marcos atractivos que permiten una generación de caja estable-, en la continuación de la gasificación en España, aumentando en 400.000 la cifra de puntos de suministro hasta 2012 y en más de 700.000 hasta 2014. En Latinoamérica, destaca el potencial de penetración, sobre todo en México y Brasil, donde la energética espera lograr más de 1,1 millones de clientes en 2014. En Italia, la previsión es de realizar una saturación del mercado actual alcanzando los 60.000 nuevos puntos de suministro hasta 2012 y 90.000 en 2014.

En el negocio eléctrico, su prioridad pasa por completar proyectos de generación ya en marcha, en potenciar la comercialización minorista de electricidad y servicios energéticos y fortalecer el negocio de comercialización mayorista. Una hoja de ruta que, a medio-largo plazo, prevé instalar 1,2 GW adicionales de capacidad de generación de energía renovable y aumentar en 1 GW la capacidad de generación convencional para reequilibrar el mix energético en mercados clave. Dentro del área de renovables, la inversión en los próximo cinco años será de 400 millones en el escenario conservador. En la actualidad, el grupo cuenta con 290 MW en España con autorización o en estado avanzado de autorización, y aspira a cerrar 2014 con 1.200 MW más de renovables.

En el negocio del gas, el crecimiento orgánico se centra en la internacionalización de la comercialización y la continuación del desarrollo de infraestructuras actuales. El objetivo a medio plazo es aprovechar su posición en la cuenca mediterránea y atlántica para crecer en nuevos mercados y explorar oportunidades de acceso a infraestructuras en mercados de Europa y el Cono Sur.

UN MIX ENERGÉTICO CLARO Y SOSTENIBLE ECONÓMICAMENTE

Si desde el Ministerio de Industria buscaban tantear la reacción de las principales eléctricas con el globo sonda de un nuevo impuesto que grave la hidroeléctrica y la energía nuclear, Miguel Sebastián ha empezado a recibir mucho más que la respuesta del presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, que prometió la semana pasada recurrir ante los tribunales cualquier nueva tasa a la generación nuclear. El rechazo de Gas Natural Fenosa se lo dejaba claro en la presentación de resultados y del Plan Estratégico 2010-2014 su consejero delegado, Rafael Villaseca, aunque tendrían un moderado impacto para la compañía, debido su baja exposición a estas fuentes de generación: un impuesto así “carece de sentido en el mercado liberalizado”. Ya la facturación de la nuclear e hidráulica es una “cifra bajísima” (unos 2.850 millones de euros en 2009) y cargarle al sector la solución al déficit de tarifa sólo sería un tiro ineficaz en sus pies. Nada que opaque -advierten- las lagunas de fondo del sistema, las de un déficit de tarifa que crece mes a mes en el limbo de Industria.

A la espera de que el Gobierno “resuelva sin problemas la colocación del déficit de tarifa en los mercados financieros” a partir de septiembre, el Presidente y el Consejero Delegado de Gas Natural Fenosa han vuelto a ponerle cifras al ultimátum eléctrico español: si no se aborda la revisión de tarifas, el déficit que en términos acumulados ronda los 20.000 millones, podría aumentar sólo en 2010 en más de 5.000 millones, frente a la previsión de 3.100 millones fijada por ley para 2010, detallaba Rafael Villaseca en una reunión con analistas. “Suponemos que la idea de la Administración está en resolver lo que ha anunciado en un período relativamente corto de manera que se pueda retocar”, pero “hay que insistir que la luz no se sube por capricho, se sube porque actualmente la tarifa no soporta los costes y hay un agujero que va incrementándose mes a mes”, advertía el Consejero Delegado de Gas Natural Fenosa. “O se sube el precio de la luz, o se reducen las subvenciones a las renovables”. Al fin y al cabo, no fueron otros que Salvador Gabarró y su primer directivo unos de los primeros en alertar desde hace meses, (mucho antes de que se comenzara a debatir el Paner en el Congreso) al Ministerio de Industria de la insostenibilidad de un mix que olvidaba los criterios económicos. Le enciende de nuevo las luces rojas, ahora que, en sintonía con Iberdrola y la patronal UNESA, Gas Natural Fenosa ha presentado un recurso ante el Tribunal Supremo contra la congelación de la tarifa de la luz en julio, acordada por el Gobierno y el PP como paso previo al reinicio de negociaciones acerca de un pacto de Estado sobre energía.

La compañía energética tampoco ha podido apagar aún las alertas a Sebastián sobre los ciclos combinados. Coincde con Sedigás en reclamar a la Administración que se actualice el modelo de retribución de los ciclos combinados con mecanismos "no ligados a la producción" que garanticen una rentabilidad razonable y cubran los contratos de gas, que tengan en cuenta su capacidad de responder a la imprevisibilidad de las renovables y de ofrecer un suministro eficiente, las cualidades que el sistema más requiere. Como denuncian las empresas del sector gasista y la patronal, el Plan Estratégico de Energía preveía 34.000 Mw de ciclos combinados hasta 2013 -ya hay 23.000- pero Zurbano los rebajó a 24.000 y, en todo caso, la retribución amenaza incluso a los ya instalados. El Ejecutivo ha terminado por  darle cuerda un modelo que, con la demanda a la baja, subvenciona las energías más caras -algunas de ellas tecnologías inmaduras-, aún a costa de dejar al gas (la fuente más eficiente y garantista en el suministro) en la tierra de nadie de sus promesas renovables y de relegar a las centrales de ciclo combinado -a un 30% de su capacidad- a fuentes de respaldo para cubrir la volatilidad de la eólica y la solar. Las renovables cubrieron un 26% de todo el consumo eléctrico del país, de capa caída por la crisis económica, en detrimento de las tecnologías del régimen ordinario.  En 2008, los ciclos combinados funcionaron 4.300 horas de media (un 50% del tiempo).  En 2009: 3.600 horas. Para este año, se prevén 2.500 horas, para preocupación de las empresas propietarias, con contratos 'take or pay'.

El sector gasista saca de nuevo al escaparate del ministro, los galones que acreditan sus “ventajas competitivas” estrictamente energéticas, la eficiencia, la seguridad de suministro y la flexibilidad. Las mismas en realidad que impulsaron desde el año 2000 su crecimiento geométrico. De entre las energías fósiles es la menos contaminante. España es, sólo seguida por Inglaterra, el único país de la UE que tiene un mercado diversificado de suministradores (con entre 9 y 11 países) y-como país con mas gasificadoras del continente y tercer consumidor mundial de GNL- cuenta con fórmulas diversas de abastecimiento, lo que reduce los niveles de incertidumbre de aportación de energía. Es la fuente energética con mejor capacidad de entrada al sistema y transporte interno. Y sus particularidades, especialmente la flexibilidad de las plantas y las reducidas emisiones le sitúan como la mejor opción de generación eléctrica complementaria a las fuentes renovables. Por eso, las gasistas españolas buscan poder aprovechar la ventaja en costes medios que suponen la capacidad ya instalada en sus infraestructuras frente a otras tecnologías. Y exigen, al menos, saber a qué atenerse  en el sector de ahora en adelante.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...