edición: 2576 , Miércoles, 17 octubre 2018
18/11/2008

Gaddafi y Bernabé le dan oxígeno a Telefónica en Telecom Italia

A.Z.- Aparca el humo de los petrodólares y consuela sus urgencias con la subida del canon telefónico, pero es a Franco Bernabé al que se le acaba el oxígeno de los accionistas. Berlusconi le echa un capote al congelar las prisas de la Libyan Investment Authority. Y no se lo pondría demasiado difícil a la Caja Depósitos y Préstamos, que apunta a la red de Telecom Italia.

Pero el Consejero Delegado de TI sólo tiene aire hasta que el 2 de diciembre presente su plan y abra de nuevo la caja de los truenos. Los Fossati e Intesa Paolo anuncian tormenta. No ocultan que sus opciones siguen teniendo el apellido de Telefónica.

Franco Bernabé y el presidente de TI, Gabriele Galateri, se niegan a virar el rumbo y mantienen las previsiones, aunque todos los caminos de la operadora alpina y su red conduzcan, de nuevo, a Berlusconi y Mediaset. Aunque los petrodólares libios sólo estén en tiempo muerto. Pero el descenso en un 20% del beneficio neto, el endeudamiento financiero y los zapatazos de los accionistas les recuerdan que las constantes vitales de la operadora están en rojo. Lo sabe Bernabé, que por primera vez ha aleccionado a sus directivos en directo: los recursos del aumento del canon hay que utilizarlos para elevar la calidad y el estándar del teléfono fijo, que después de años de recortes vaga en tierra de nadie.  La red reluce mucho. Puede ser el pasaporte de Bernabé para un nuevo tiempo muerto, al menos financiero. Lo operacional será otra cosa. Ni los petrodólares libios, kuwaitíes o rusos, ni la segregación de la red y la compañía vacunan las flaquezas de TI, su dependencia de mercados maduros y operaciones tradicionales y la falta de una bitácora estratégica ante la tormenta de las telecos europeas. Los Fossatti lo saben. Alierta, pertrechado en su ascendente industrial, también.

Franco Bernabé se ha regodeado en un ajedrez que sigue en tablas con Telefónica, pero los ‘peones’ de Telco se le rebelan. Con la cotización por debajo de los 0,90 euros, el mercado se encarga de chafar sus ejercicios de funambilismo y le marca el ritmo. Por debajo de 0,85 euros, los socios de Telco podrían tener que claudicar ante una ampliación de capital para no entregar el hólding a las entidades financieras. Intesa no está por la labor de diluir su participación. Al menos, no hasta el primer trimestre de 2009. Los Benetton no dejan de avisar que, si los planes de Bernabé no les convencen, saltarán del banco. El resto de los socios de Telco asumen a los invitados a la fiesta de TI con el mismo recelo con el que le pasan al presidente Galateri las facturas del humo mediático.

Ni los mercados ni los analistas –ING rebajó su precio objetivo a 1,40 euros desde 1,85- comparten con Franco Bernabé y Galateri la confianza en la liquidez de Telecom Italia para pagar los 4.000 millones de deuda que vencen el año que viene. Tras haber quemado en nueve meses más de la mitad de su capitalización, ahora apenas vale 12.000 millones, menos de un quinto que Telefónica que es el primer accionista del grupo italiano y carga con unas minusvalías latentes en bolsa  cercanas a los 2.000 millones de euros por esta inversión. Toda una invitación para pasar a mayores. Con los Fossati y en cabeza, algunos accionistas están dispuestos de nuevo a ponerle el apellido de Telefónica a sus esperanzas, a la vista de la salud financiera y las ventajas industriales de la española.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...