edición: 2830 , Martes, 22 octubre 2019
04/11/2009

Garmendia pierde el neutrón y el telescopio

Zapatero ha tenido que transigir. Sólo lo justo para estirar las promesas de la Ley Sostenible y posponer las escaramuzas de la que en su momento fue su ministra más ‘puntera’. Después del ‘tijeretazo’ del 15% a Ciencia y Tecnología, Salgado le ha dejado a mano subvenciones por treinta millones de euros con cargo al PlanE para ocho parques científicos y tecnológicos y ha encajado en silencio la rebelión parlamentaria que permitió a Garmendia -en brazos del PNV- estirar en 146 millones de euros el presupuesto para su cartera. Pero eso es todo lo que el presidente del Gobierno está dispuesto a hacer por su ‘ministra menguante’. Moncloa no respalda las apuestas de su diplomacia científica, ni siquiera para contrarrestar el azote del CIS sobre una de las ministras menos valoradas y más desconocidas. No cree en las ‘joyas’ de Garmendia tanto como para financiarlas ni hacerlas propias en su política de Estado. España se dejó ‘bailar’ por Francia el ITTER e IRENA y vio como el empujón de la diplomacia gala dejaba en terreno sueco la Fuente de Espalación de Neutrones y a la ministra con el único consuelo de la subsede bilbaína. Ahora, ni siquiera eso: sin fondos en los PGE de 2010 para los ‘neutrones’ vascos, Garmendia ha tenido que entregar sus riendas a Patxi López. El País Vasco le cobra caro el estirón de la I+D+i con los votos del PNV: asumirán más de la mitad del presupuesto pero será a cambio de ponerle su bandera y sus planes, la Fuente estará en Leiona y no dependerá de Suecia.

A Garmendia no le queda ni el consuelo del Gran Telescopio de Canarias, su candidatura como Observatorio Europeo Austral no tiene quien la enarbole en Moncloa, no hay proyecto interministerial, ni diplomacia en marcha, aunque la competencia chilena ya lo ha hecho. Ni las exigencias del Cabildo de Tenerife para que el Gobierno central cierre filas con el Observatorio de Roque de los Muchachos han convencido al Ministerio de Industria y Presidencia: no moverán ficha hasta que no tengan sobre la mesa un nuevo informe técnico que avale al Roque como destino del Observatorio Europeo.

Nada de colocar el Telescopio como prioritario dentro de los compromisos del Estado con Canarias durante la presidencia española de la Unión Europea, aún a riesgo de dejar que el observatorio de la isla de La Palma pasara de primera a segunda división científica, huérfano de la nueva generación de telescopios, de cuarenta metros. Ni las condiciones óptimas de observación del cielo de las islas -protegido por Ley- y su estabilidad climatológica, ni las ventajas geográficas del proyecto español enclavado en Europa, ni la proximidad del ecuador terrestre -que permite tener visibilidad de todo el hemisferio norte celeste y parte del sur- son suficientes para que Moncloa levante la bandera pública del proyecto de La Palma. Garmendia ve cómo Chile adelanta sus expectativas por la derecha: el país austral no tiene dudas, ya ha creado una oficina interministerial para convencer a las autoridades del Observatorio Europeo Austral (ESO), promotor del proyecto, de que la mejor ubicación del Telescopio Europeo Extremadamente Grande (E-ELT) está allí.

Las sombras del proyecto de La Palma sólo suma y sigue en la indefinición de los proyectos estrellas de la ministra de Ciencia. A medida que se acerca la fecha de diciembre en la que Patxi López y Cristina Garmendia coloquen la primera piedra de la Fuente de Neutrones, el proyecto se aleja de las líneas maestras de Garmendia. La sede vizcaína se levantará en el parque científico de la UPV en Leioa y no en Zamudio, como se propuso en un principio.

En su momento, Ciencia enterró en el olvido la advertencia del Centro Superior de Investigaciones Científicas, que denunció que no estaba haciendo “los deberes" en un asunto que dependía "de la geopolítica europea". Garmendia segura de que el 'Guggenheim tecnológico' del siglo XXI’ se iba a construir en Euskadi. Pero primero Bruselas  bailó ante sus ojos la Fuente Europea de Espalación de Neutrones (ESS) a Moncloa y ahora, la ministra de Ciencia ni siquiera podrá consolar las expectativas del Nervión con las migajas de un espacio a la sombra sueca. El Secretario de Estado de Innovación vasco ha dejado en bandeja el Parque Científico de la UPV, pero su ubicación, un laboratorio de tecnología de neutrones, verá la luz de espaldas a la Fuente Europea de Neutrones por Espalación de Suecia (ESS), si es que despega con fondos de la UE en 2013. Bilbao será la primera gran instalación española con tecnología de aceleración y cuando el centro de Leioa esté a pleno rendimiento se convertirá en el proveedor para el desarrollo de investigaciones enmarcadas en el ITER, el Reactor Termonuclear Experimental Internacional al que aspiraba España y que finalmente se construirá en Francia. Podrá evitar así que el CIEMAT (Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas) tenga que seguir dependiendo de un acelerador de neutrones japonés.

Garmendia viste Bilbao de ‘subsede’ de Lund, pero será a la central sueca a donde acudan los 1.300 millones de euros europeos y, sobre todo, el caudal de expertos de primer nivel que compromete el proyecto cuando esté concluido, en 2019. De los tres elementos de la ESS -el acelerador de protones, el blanco de producción de neutrones, y la instrumentación necesaria para los experimentos- Bilbao sólo podrá construir un centro tecnológico para la investigación, desarrollo, diseño y fabricación de los componentes del acelerador, un laboratorio de pruebas y una estación de acceso remoto para que los investigadores puedan realizar experimentos desde Bilbao. Tan poco, que necesitará dejar caer el cartel exclusivo de sede subsidiaria y mantener abiertas colaboraciones con otras instalaciones en Europa, EE UU y Japón.

El estirón en las costuras de la I+D+i al calor del último proceso parlamentaro, tienen más de victoria simbólica, de aviso para navegantes para Salgado y de gesto para restañar las diferencias de los últimos meses entre Garmendia y el círculo de Patxi López. Pero la comunidad científica le recuerda que sólo son una ‘tirita’ para heridas que requieren intervenciones planificadas y a medio plazo.

Garmendia ha tenido que volcar ‘el estirón’ presupuestario del lado vasco. El 56% de los 143 millones de las enmiendas del presupuesto de Innovación irán a financiar proyectos de investigación e infraestructuras de 20 fundaciones, empresas e instituciones vascas, entre ellos el Basque Culinary Center, la  primera Universidad en Ciencias Gastronómicas de España. Sólo 50 millones serán para proyectos de ámbito estatal y, de ellos, 27 son para iniciativas que promuevan la excelencia, 17 para desarrollo industrial y el resto para cooperación internacional. Ya en el presupuesto de 2009 hubo tijeretazo maquillado y se ha parcheado este año con fondos del Plan-E. El 14% de las subvenciones a I+D+i aún se destina a gasto no competitivo.

El Ejecutivo ha recortado un 25% las subvenciones directas a la I+D+i en los Presupuestos, pero sigue manteniendo ayudas a proyectos no competitivos. De los 1.652 millones que destinará en 2010, al menos 222 son para entidades que no compiten por la asignación de fondos. Los científicos vuelven a sacar de la nevera la propuesta de Pacto de Estado que hicieron un grupo de notables en 2004. Garmendia le había prometido al sector, a cambio, servir una Ley de Ciencia y Tecnología consensuada y temprana. Y no le perdona a los retrasos de Moncloa que España sea aún el único país de los Quince que no tiene una agencia estatal para financiar la investigación. La ley de Economía Sostenible no será su bálsamo: las consultoras ya le han advertido sobre el escaso uso que pueden hacer las empresas de las líneas de crédito y el riesgo de que no se utilicen los préstamos de la ley. Garmendia ya sólo quiere que, al menos, vea la luz cuanto antes: les está taponando la ley de Ciencia: ya hace más de un año que el primer borrador se lo encargó el Ministerio de Ciencia e Innovación a un grupo de expertos.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...