edición: 3003 , Lunes, 6 julio 2020
16/10/2019
empleo 

Gasto público para empleo público

Mejor que lo previsto, peor de lo esperado. La expresión puede servir para reflejar las dos caras de los planes que el Gobierno español acaba de enviar a las autoridades de Bruselas que muestran, advierten y adelantan por dónde van a ir los tiros de la economía española para el próximo año. Son las grandes cifras, la macro del presupuesto y las líneas de intención del actual Ejecutivo (en funciones) con las que piensa gobernar la economía del país.

Hay que reconocer en el cuadro económico la mesura y prudencia de sus artesanos al admitir que se crecerá menos de lo previsto, habida cuenta de cómo las gastan ahí fuera británicos y norteamericanos, en lucha los primeros con Europa y en lucha los segundos con los chinos. Refleja así el cuadro macro español los efectos colaterales de ambos descerebrados líderes en sus mundos. Lo que por otra parte, no deja de constituir dos reservas estratégicas por cuanto si el Brexit se medio arregla y la tensión comercial entre los dos colosos mundiales se rebaja, las estimaciones de pérdidas se convertirán en puntos de ganancia. Por el momento, calma.

Quizá haya que fijarse en otros puntos del cuadro, más interesantes, quizá peor de lo esperado pero esclarecedor sobre las intenciones futuras del Gobierno. De las cifras se deduce que el objetivo de rebajar el déficit público se aplaza hasta nueva orden, hasta que se despeje el horizonte económico y también lo permitan las obligaciones políticas. Es razonable. Sobre el papel, el Ejecutivo, a la espera de dar a conocer sus verdaderos planes de futuro (porque el programa electoral nada dice ni explica) deja claro que el gasto público va a contar con todo el aceite posible para que fluya con lisura y sedosidad.

Así se recoge en las propuestas de subida de pensiones (revisión anual del 0,9%) y la otra subida, la de los funcionarios (dos puntos en el año) ambas regalías destinadas a provocar la aquiescencia de los dos enormes colectivos de cara a las urnas, a la vuelta de la esquina. Sin embargo, la lectura negativa del cuadro hace obligado considerar que el perdedor será el empleo, pues en la medida en que la economía crecerá menos, también habrá menos trabajo. Salvo que ese mayor gasto público considere la posibilidad de crear más empleo público, como siempre cuando la economía iba mal.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...