edición: 2890 , Viernes, 24 enero 2020
27/11/2018

General Motors cesará la producción en siete plantas en el mundo en medio de cambios industriales

La empresa reducirá la plantilla en nómina y temporal en 14.000 trabajadores para eliminar costes
ICNR
General Motors (GM) anunció una reducción de plantilla de hasta 14.800 empleos a resultas del cierre de un total de siete plantas en todo el mundo. Los cierres afectan entre otras a cuatro plantas en Estados Unidos y una en Canadá. La reestructuración implica un ahorro del orden de los 6.000 millones de dólares de acuerdo con la empresa. Sin embargo, la consejera delegada, Mary Barra, justificó la medida porque considera que la empresa debe centrar sus planes industriales en la producción de coches eléctricos y de conducción autónoma, en medio de lo que calificó una de las mayores transformaciones en la historia de la industria del automóvil. Pero las plantas que se cierran están dedicadas a la producción del modelo que ha ocupado el centro de la demanda de los estadounidenses en el pasado, y que ha sido el emblema del coche americano: el sedan. 
Las ventas de este tipo de vehículo, cuya imagen sobre las autopistas americanas era un verdadero símbolo de la industria del automóvil, ha sido reemplazado en el favor del público por los vehículos deportivos utilitarios (SUV, por sus siglas en inglés), esa suerte de mono volúmen con motores de alta cilindrada con gran capacidad de carga. Hace cinco años el sedan representaba el 50% de las ventas de automóviles pero en la actualidad representa menos del 30% y bajando. 

El cambio en la naturaleza de la demanda no parece ser sólo un fenómeno carente de influencias del marketing, como se pretende. A la industria este tipo de vehículos le supone de un lado un mayor margen de beneficio, y del otro menos emisiones. Este último dato no es secundario a la vista de las limitaciones de los reguladores al CO2. La fórmula por la cual se calcula el nivel de emisiones tiene en cuenta la cubicación del vehículo que entra como denominador. Es por ello que se da la paradoja que SUV con motores de alta cilindrada son clase A en contra de vehículos más pequeños con motores de menos emisiones que son clase B.

Los planes se anunciaron a pesar de una economía que sigue creciendo a un buen ritmo, y a los beneficios de GM. Barra dijo que precisamente por ello quería hacer cambios en la política de la empresa: “Creemos que lo apropiado es tomar la delantera mientras la economía y el negocio prosperan”. Pero sus palabras han sonado a una operación preventiva. 

Las entidades financieras vienen restringiendo el crédito a la venta a plazos de automóviles en Estados Unidos desde hace al menos un año, después de haber permitido el desarrollo de un importante pasivo de baja calidad, 'subprime', en este sector. La venta de coches ha generado una verdadera burbuja en el país con altos niveles de riesgo. La financiación 'pay per use' se basa en la aceptación por las marcas del coche usado para entregar el modelo nuevo en una política de fidelización de la clientela, que, además, de esta forma cada tres o cuatro años estrena vehículo. Pero esto genera un mercado de usados que las marcas deben colocar con crecientes dificultades. Mientras, las ventas caen, los costes suben y los hábitos de los consumidores cambian. 

La ejecutiva negó terminantemente que su empresa considerara que la economía estadounidense se encaminaba a un retroceso. En abril Ford anunció que dejaría de fabricar turismos de pasajeros en Estados Unidos. 
La mayoría de las plantas de GM destinadas al cierre están en el medio oeste del país, fuente de fuerte votación electoral para Donald Trump en las elecciones presidenciales. El cierre de una planta en Canadá despertó el disgusto del primer ministro Justin Trudeau. La empresa no especificó cuales son las otras dos plantas fuera de Estados Unidos destinadas al cierre. GM ya cerró en el pasado reciente algunos centros de producción y vendió su marca Opel en Europa. GM y Ford han sido golpeados con fuerza por las nuevas tarifas al acero y el aluminio de importación impuestas por el Gobierno de Donald Trump.

 GM, el mayor fabricante de coches del país, fue rescatado de la quiebra tras la crisis financiera del 2008, pero regresó pronto a la rentabilidad y a los altos beneficios. El fabricante anunció en octubre que negociaría con la plantilla la salida mediante indemnización de 18.000 trabajadores, pero se ignora el resultado de esta oferta. Los nuevos despidos se suman a esa cifra. De acuerdo con los datos publicados por la propia empresa la plantilla en todo el mundo es de 180.000 trabajadores de los cuales en Estados Unidos hay 103.000. El sindicato de trabajadores del automóvil (UAW, por sus siglas en inglés) criticó las medidas afirmando que ponía sus beneficios por encima de la contratación de trabajadores estadounidenses. 

De acuerdo con un portavoz de la empresa las plantas de Michigan y Ohio quedarán paradas, pero no se tomará una decisión sobre su destino hasta las negociaciones salariales el año que viene con el sindicato UAW, una afirmación que anticipa que la empresa se apresta a condicionar su supervivencia a un pacto salarial y de condiciones de trabajo. A lo largo de los últimos año la empresa suspendió su producción en varios países como Rusia e India además de su política en Europa, con la ya señalada venta de Opel. 

Todo parece indicar que la caída de las ventas en Estados Unidos, y el cambio de tendencia en el gusto de los consumidores, ha precipitado la decisión de Ford en marzo y de GM ahora. Pero estos movimientos no se generan por azar, y menos en la industria del automóvil que está extendida sobre todo el globo terrestre, sino que tienen la característica de una operación preventiva para neutralizar lo que los analistas del sector califican de “crisis potencial” en el sector del automóvil.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...