edición: 2385 , Martes, 16 enero 2018
23/10/2014

Gestores europeos de renta fija muestran una creciente reticencia hacia la deuda de alto rendimiento

Un tercio de los encuestados pone a la cabeza del riesgo una probable refinanciación de esos activos
Carlos Schwartz

El clima de incertidumbre económica en Europa comienza a reflejarse en las encuestas de opinión sobre instrumentos financieros que llevan a cabo las agencias de calificación. En la mira de los gestores de renta fija están los bonos de alto rendimiento. Es decir aquellos que suponen un mayor riesgo y buscan mercado ofreciendo mejores rentabilidades. En su encuesta semestral sobre mercados de crédito Fitch Ratings se ha topado con que más de un tercio de los gestores de renta fija encuestados ha colocado a la cabeza del riesgo de refinanciación de activos a los bonos de alto rendimiento. En abril sólo un 11% de los encuestados expresó ese temor. El problema es que mientras de un lado estos activos encabezan la lista de riesgo, siguen siendo los preferidos de los gestores precisamente por su rendimiento lo que desnuda la contradicción del mercado.

Esto es la falta de rentabilidad de los instrumentos financieros en un prolongado periodo de muy bajos tipos de interés. La preferencia por los activos de alto rendimiento se reparte a partes iguales, con el 21% cada uno, con los activos emitidos por el sector financiero, y dentro de él por los bancos.

Pero esta no es la única novedad en el sentimiento de los gestores. El temor al riesgo geopolítico, es decir a las crisis incluso armadas como puede ser el caso del extremismo islamista o el conflicto de Ucrania, ha pasado a ocupar el primer lugar entre los elementos que pueden alterar a los mercados como ha ocurrido en semanas recientes. El segundo por importancia es el temor a una recesión prolongada. Es decir a una caída de la producción y prolongado estancamiento. Les sigue el riesgo de acontecimientos adversos en uno o más mercados emergentes. Lo que ronda las preocupaciones de los gestores en este terreno es la creciente debilidad en mercados como Rusia, China o Brasil. Por orden de preocupación les sigue la posibilidad de que los bancos centrales abandonen sus políticas de liquidez (Quantitative Easing), y recién en quinto lugar la posibilidad de que se reanuden los problemas de deuda soberana en Europa. Los últimos dos puntos con una participación muy baja en la encuesta son de un lado la legislación que absorbe pérdidas a expensas de accionistas y bonistas y las contingencias fiscales estadounidenses.

En otro capítulo, el temor a los efectos de la deflación muestra un fuerte incremento y el 53% de los encuestados la ha definido como un riesgo alto. Es la primera vez en la encuesta de Fitch que el temor a la deflación centra las preocupaciones de los encuestados. Los encuestados no abandonan la ortodoxia económica. A la pregunta de si a la vista de los temores de deflación sería aconsejable un relajamiento de la rigidez fiscal, un 39% de ellos se mostró contrario a que se tolerara un crecimiento de los déficit porque atentaría contra la sostenibilidad económica en el largo plazo. Un 30% se mostró favorable porque mejora la demanda en el corto plazo, y un 31% dijo ser indiferente. Otra de las respuestas reveladoras del estado de ánimo de los gestores fue la que opinaba sobre la rentabilidad de las inversiones en los países de la periferia del Euro. Un 73% de los encuestados consideró que la baja rentabilidad actual de los instrumentos de deuda de los países de la periferia del euro se debe a la avalancha de la demanda y no a una posible superación de los problemas económicos de esos países.

Esta es una cuestión central en la encuesta porque pone en duda la recuperación de la periferia del euro y al mismo tiempo afirma que las inversiones no están retribuidas de forma proporcional al riesgo. Es decir que la baja rentabilidad es expresión de la demanda y no de la solvencia de los prestatarios. Las crecientes inquietudes manifestadas por los encuestados en comparación con los resultados de abril están en línea con la mayor aversión al riesgo manifestada por los inversores en los mercados a nivel global en semanas recientes. Las correcciones en las bolsas del mundo han sido parte de esta creciente suspicacia sobre el futuro económico.

Por su parte, Fitch considera que la mayor parte de los riesgos soberanos en la zona del euro tienen una perspectiva estable basada en las proyecciones de las ratios de deuda de los Gobiernos que ya han alcanzado su punto máximo o están por alcanzarlo dentro del horizonte de la calificación. Considera sin embargo “que los niveles de deuda permanecerán altos limitando las posibilidades de que se registren acciones de calificación más positivas. Una combinación de la consolidación fiscal continuada -o adicional- con un mayor incremento del producto interior bruto mejoraría la dinámica de la deuda, pero puede resultar difícil de alcanzar, al menos en el corto plazo”. La agencia toma nota del “cambio en el sentimiento de los inversores que manifiestan una preocupación mucho mayor por el crecimiento económico. En este sentido la agencia señala que en su último análisis sobre perspectivas económicas globales las estimaciones han sido acomodadas a esta visión de los inversores.

El cambio en el sentimiento de los inversores afecta principalmente a los emisores clasificados como B en sectores más desfavorecidos y países periféricos. En Europa no obstante los mayores volúmenes de emisión de papel de alto rendimiento están en la franja calificada como BB que no ha sufrido aun un deterioro de la calidad crediticia pese al bajo crecimiento. Para Fitch los emisores clasificados como BB se mantienen bien posicionados para refinanciar los activos con altos intereses por nuevas emisiones de menor rendimiento del cupón. Señala sin embargo que el bajo crecimiento puede impedir el desapalancamiento, en cuyo caso se puede desarrollar un riesgo de refinanciación. Pese a ello la calificadora considera que la tasa de impagos no crecerá a menos que la detone una crisis sistémica. Es de señalar que esta es una posibilidad que, aunque considerada estadísticamente baja, nadie descarta.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...