edición: 2808 , Viernes, 20 septiembre 2019
17/03/2015
Tácticas políticas

El Gobierno aplaza las reformas fiscal y laboral, las más dolorosas

Una pausa en la crisis y las elecciones generales, se convierten en la mejor coartada para retrasar los cambios
Juan José González
La atmósfera de la recuperación parece respirarse por media Europa y los Gobiernos se apresuran a hacer lecturas políticas de sus cifras. El crecimiento previsto en la Eurozona, la previsión del final de la caída de los precios, inclusive el de la energía, se abren paso entre los restos de la recesión. Se descuenta el fin de la austeridad aunque se prohíba en los discursos. Se relajan los recortes y las deudas se acercan a los compromisos adquiridos con Bruselas, en mayor o menor medida, pero se acercan. La recuperación de la economía norteamericana parece haber acelerado los planes en Europa, preparada para la limpieza masiva de la deuda. Pero también se relajan y aplazan las reformas comprometidas. España, en la antesala electoral, como Francia, Portugal e Italia más tarde, echan el freno a las reformas más dolorosas; la fiscal y la laboral, que tarde o temprano tendrán que cumplir.
Caben muchas posibilidades de que los Gobiernos del sur, entre ellos el español, se salgan con la suya; aplazar, retrasar y postergar las reformas emprendidas hace más de un año. La fiscal y la laboral han cubierto ya una buena parte del compromiso con Bruselas. Pero no se han completado; queda la parte amarga, la más dura, la que enfrentará, finalmente, al Gobierno con las fuerzas sindicales y el resto de las fuerzas políticas representadas en el Parlamento. El cambio de velocidad en las reformas laborales y fiscales se ha producido como consecuencia de una mejoría en la salud del paciente, ante la cual los socios europeos parecen haber convenido en interrumpir radicalmente la medicación.

Pero el recuperado enfermo no ha dejado de serlo, su recuperación puede ser larga y las señales básicas como el déficit, el desempleo o los precios, ceden en gesto de tregua, dando a entender que durante el tiempo que se mantenga la pausa, los Gobiernos deberán aprovechar para poner las cuentas en orden y prepararse para la nueva batalla. Se espera que tras los paréntesis electorales en España, Portugal, Francia e Italia, los Gobiernos respectivos regresen a la senda reformista. Deberá ser empleado el tiempo en profundizar en las reformas. Y lo harán mientras las autoridades bancarias -el BCE- trabajan en la limpieza de la copiosa deuda pública, como también en la recuperación del crédito al tiempo que emite nuevos billetes.

Llama la atención que en esta especie de acción coincidente de varios socios de la Eurozona, todos hayan llegado a la conclusión similar o idéntica, de que la espera y el aplazamiento de las reformas puede ser la mejor política para mantenerse en el Gobierno. Puede ser también que estén aplazando las medidas más impopulares y nocivas para tiempos mejores al entender que la economía mejorará más aún y que por tanto, causarán menor daño y sufrimiento a la población.

Porque se trata de medidas que se sitúan en la parte más profunda de las reformas, que afectarán al bolsillo del presente y del futuro y también, como en el caso de las pensiones, a los derechos y obligaciones. Aunque también, considerado desde otro ángulo, es probable que ante la mejoría del escenario económico general y de la estabilidad política –exceptuando el problema griego, aún sin resolver- lo que se interpreta como pausa de la crisis, debería ser aprovechado como tregua para poner en marcha, seguramente con menor sufrimiento, las reformas pendientes.

Todo parece indicar que, al menos por este año, la economía seguirá la senda de la recuperación, que incluso puede verse acelerada con el apoyo de las medidas del BCE si estas alcanzan el resultado previsto. En cualquier caso, la fragilidad del edificio de la recuperación parece transmitir tanta inseguridad como arriesgada es la decisión del Ejecutivo español de mitigar el ritmo de las reformas. Y si en último extremo no llegan a controlar el Gobierno en noviembre, las reformas que se intuyen en las nuevas formaciones políticas confirmarían que además de perder el tiempo, se habría cargado la recuperación de la que presume.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...