edición: 2349 , Miércoles, 22 noviembre 2017
04/02/2009
Reunir en una o varias agencias los créditos malos

Gobierno y Banca acuerdan la “tercera vía” para los activos tóxicos

Como la banca no pone un euro en ello, el Gobierno tendrá que buscar los recursos
Juan José González

Al presidente del Gobierno le quita el sueño el número de parados, según sus propias palabras, ergo no habrá sido buena noche la pasada. A los banqueros lo que les quita ahora el sueño es la morosidad, en aumento a medida que las entidades financieras, bancos y cajas también, iban presentando los resultados de 2008, y todavía falta el Santander. A los banqueros ya no les quita el sueño la liquidez porque aseguran tener en nevera hasta para tres años en adelante. En el “claustro” celebrado ayer en La Moncloa, Ejecutivo y banqueros deshojaron la margarita sobre “qué podemos hacer entre todos”, porque de lo contrario la solución que está en la mente, también de todos -pero que no se puede nombrar, es tabú- no va a gustar a nadie.

El ala dura del Gobierno -Sebastián y el propio presidente Zapatero- no quiere esperar más, desean intervenir. Ayer, el de Industria habló en público por el presidente y éste posteriormente limó alguna aspereza del discurso de Sebastián. El ala moderada, Solbes, De la Vega y Corbacho, se muestran más prudentes y solicitan margen para que la Banca reaccione con imaginación y abra el dichoso grifo a las empresas. El debate entre “alas” del Gobierno se sustenta sobre la duda de ¿qué sentido tiene que el Estado adquiera activos de la Banca con problemas si luego no tiene capacidad para corregir la gestión? ¿No sería mejor crear una agencia en la que se depositaran todos los activos tóxicos para ir eliminándolos o saneándolos, y devolverlos luego a las entidades financieras? El ala moderada no quiere el menor atisbo de regreso al pasado, incluso recuerda que no hace mucho tiempo hasta la Banca pública fue privatizada. El ala dura insiste y argumenta que intervenir, de la forma que sea, no deja de ser un proceso de ida y de vuelta, es decir, reversible, pues el dinero del Estado debe prestarse sólo bajo una forma transitoria.

Pero el Gobierno, quiere todo el control sobre los fondos que se destinan a las entidades financieras. Y aquí surge un nuevo problema ¿quién pone el dinero para esa tercera vía? Los bancos y las cajas ya han dicho que no ponen ni un euro, así que sería el Gobierno con los fondos del FAAF, o lo que quedara de esos 30.000 millones, con el apoyo de los préstamos del ICO, lo que integraría el capital de una agencia en la tercera vía.

El Ejecutivo español no pierde de vista los últimos mensajes de personajes con cierto peso, como Joaquín Almunia (la Comisión Europea lo esta estudiando), Gordon Brown, Algela Merkel, además de las reiteradas voces del nuevo Gobierno de Obama. Zapatero no se lo va pensar dos veces y cree que ha llegado el momento de seguir la tendencia y tomar decisiones. Hace apenas dos semanas, se filtró a diversos medios de comunicación que en el Banco de España un equipo de cuatro técnicos, juristas y economistas, trabajaban con denuedo en el diseño de la que denominan “tercera vía”, que no es otra cosa que la reunión en una o en varias sociedades –que se llamarán agencias- de nueva creación, de todos los activos tóxicos que ahora pesan sobre los balances de muchas entidades. Entienden los técnicos que cuando los balances se ven libres de la carga de los activos tóxicos, aumenta la confianza entre las entidades, fluye el interbancario y la liquidez deja de ser un problema, y que de esta forma los ratios de insolvencia y los de capital no correrían ningún peligro.

Pero poner en marcha la tercera vía, especie de híbrido entre fondo de garantía y “banco malo”, que parece ser es por la que han optado las autoridades españolas, supone una labor de ingeniería financiera difícil de llevar a buen puerto en el corto plazo. El principal problema con el que se encuentran los técnicos es la selección y valoración de esos activos que ahora son la gangrena de varios balances bancarios: ¿cómo se valoran los activos, a precio de mercado o por su valor en libros? Esa es la cuestión.

Los expertos han aconsejado al Gobierno que se olvide de realizar otro tipo de intervenciones “más severas” porque en el sistema financiero español no se han dado casos, ni parecidos, como los del gigante holandés ING, ni mucho menos como el inglés Northern Rock. Así que a por la tercera vía.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...