edición: 2721 , Martes, 21 mayo 2019
27/09/2017
Otro crédito extra para Navidad

Gobierno y oposición bloquean la reforma de las pensiones; no son asunto de Estado

Subida de cotizaciones, reducción de prestaciones, retrasar -más- la jubilación, ajustar esperanza de vida y frenar el aumento de algunas pensiones. Perderían las elecciones.
Juan José González
Nuevo récord alcanzado por el gasto en pensiones, y van 20 meses seguidos creciendo, esta vez en septiembre, con 8.807 millones de euros para pagar a 9,54 millones de pensionistas. El récord contrasta con los ocho meses de reuniones que lleva el Pacto de Toledo trabajando sin que hasta la fecha se haya emitido recomendación en común alguna, posibles soluciones, hipótesis, alternativas o propuestas al respecto. Cierto es que ello no impide que año tras año las partidas dedicadas al pago de las prestaciones sean atendidas con el máximo interés por los Presupuestos Generales del Estado y que, como en el próximo de 2018, aunque no se consiga el apoyo de los nacionalistas vascos, el Gobierno prorrogará, de nuevo, los de 2017. El debate sobre las posibles soluciones al déficit del sistema de pensiones aparece hoy en el dique seco, en un puerto aislado donde se pretende inadvertido a la crispación y tensión del momento, que no es si no la cuestión catalana, al parecer el freno coyuntural que además de silenciar el fracaso del Pacto servirá también para aplazar las decisiones políticas.
La comisión del Pacto de Toledo no parece haber avanzado mucho en estos meses, tras ocho de reuniones de trabajo, interrumpidos a petición de varios grupos políticos allí presentes, en agosto. Un paréntesis más táctico que por el cansancio acumulado de los reunidos, incapaces de acercar posturas siquiera en aquellos aspectos más básicos de la discusión. Así continúa el proceso, en precario, de una comisión cuyas posturas entre el Ejecutivo y la oposición se encuentran a finales de septiembre más alejadas si cabe y sin resultados a la vista.

Los representantes políticos -y técnicos- no consiguen tras 32 semanas de trabajo acercar posturas para solucionar el déficit de la Seguridad Social. Un desequilibrio financiero que supera los 9.800 millones de euros anuales, una diferencia entre ingresos por cotizaciones y pagos de prestaciones que ya está obligando a provisionar crédito extra para hacer frente, por ejemplo, a las pagas extra y que, como la de Navidad demandará de nuevo otro crédito especial.

Pero quizá no sea tan llamativo el retraso en los trabajos ni la separación entre las posturas de Gobierno y oposición como el vacío, ausencia y sequía en propuestas, soluciones o razonamientos surgidos de la comisión de expertos. Ninguna solución al respecto del déficit financiero de las pensiones, nada nuevo al aumento de la edad de jubilación ya decidido en 2013. Otras soluciones, las más `dolorosas´ no parecen querer ver la luz o nadie se atreve a ponerlas sobre la mesa. No hay fuerza política representada en el Parlamento que ose proponer una subida de las cotizaciones. Y frenar el crecimiento de las pensiones, hoy limitado al 0,25% de revisión anual, parece una tentación suicida para quienes viven de los votos.

El ministerio de Trabajo no abre la boca respecto al mecanismo actual de revisión, tampoco propone nada nuevo en la dirección de solventar el déficit. Se sabe su preocupación, pues al final del año deberá justificar su gestión como departamento interesado en el tema pero también como responsable de solucionar un agujero que crece todos los meses y que debe ser cubierto con dinero de los Presupuestos Generales. Ahora el Gobierno y la oposición están ocupados en un grave asunto de Estado como es la unidad territorial. Al igual que éste, el de las pensiones necesita reflexión, acuerdo, reforma, aprobación y, finalmente, ejecución, lo que conlleva largos períodos de elaboración, en definitiva tiempo.

Quizá antes de que finalice el año, tras la resaca del `1-O´ se consiga acelerar el trabajo del Pacto de Toledo para que Ejecutivo y oposición entiendan que además de los asuntos territoriales, el de las pensiones tiene también el peso suficiente para ser considerado como asunto de Estado, y que la supervivencia de este depende en buena parte del equilibrio y la sostenibilidad de su sistema de pensiones. En cualquier caso, se impone un mayor control en las pensiones, con un crecimiento del fraude preocupante. Y, por supuesto, valentía, mucha valentía para proponer subida de cotizaciones, reducción de prestaciones, retrasar -aún más- la edad de jubilación y ajustar revisiones por esperanza de vida y quizá también, frenar el aumento de algunas pensiones. Perderían todas las elecciones.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...