edición: 2615 , Jueves, 13 diciembre 2018
28/11/2017
banca 
Tras la fusión llega la hora del mercado

Goirigolzarri abre la campaña para una nueva colocación de Bankia

El mensaje incide en los réditos cualitativos del rescate y relativiza la restitución al Estado del efectivo financiero
Juan José González
A punto de cerrar el ejercicio 2017, en el que todo parece encaminado a que Bankia firme un año récord con un balance muy positivo, la entidad financiera participada en un 69% por el Estado quiere celebrar el quinto aniversario del plan de reestructuración (y su primer plan estratégico) con un mensaje público de su presidente, José Ignacio Goirigolzarri, dedicado a puntualizar, resaltar e incidir sobre algunos aspectos que han marcado la vida del banco semipúblico en el quinquenio. Mensaje que no pasa inadvertido para los inversores por cuanto su coincidencia con el quinto aniversario del plan diseñado por el equipo del actual presidente parece tener una segunda intención, u oportunidad, en el corto y medio plazo como es el inicio de la campaña para la próxima venta de una parte significativa de la participación del Estado. Lo cierto es que tras culminar según el calendario previsto la fusión con BMN, en la que el Estado también controlaba la mayoría del capital, es razonable que, al entender que además de saneada la entidad, bastante más despejado su horizonte judicial, con resultados de explotación mejor de lo inicialmente previsto, puede haber llegado la hora de devolver otra parte del rescate bancario, este en efectivo. 
Desde los sectores más críticos con el sistema elegido por el Gobierno para rescatar a los bancos en crisis, siempre se ha censurado la decisión del Estado en la medida en que el denominado rescate bancario ha minimizado la desidia e incompetencia mostradas por los gestores de las quiebras, a cuya factura se ha tenido que hacer frente con dinero de los contribuyentes por una cantidad en el entorno de los 60.000 millones de pesetas. Esos sectores que reprueban el sistema del rescate pueden interpretar en la misiva del presidente de Bankia las primeras luces informativas y explicativas de la utilización de tal magnitud de dinero público, aspecto que hasta el día de hoy el Gobierno responsable de la decisión no ha informado convenientemente.

Sí recuerdan los contribuyentes aquellas palabras del ministro de Economía Luis de Guindos cuando en su intento de subestimar que la cantidad aplicada a corregir el desastre de los fiascos afirmó, convencido pero con mayores ganas de convencer, que el rescate bancario nada costaría al contribuyente español. Sin más explicaciones. En este sentido, el banquero viene ahora a explicar al público, como si de una rendición de cuentas se tratase, el porqué del rescate financiero y sus beneficios directos e indirectos, así como las consecuencias, seguramente nefastas, del no rescate sobre la economía española, como recuerda el banquero, cuando, "en el momento del rescate, la prima de riesgo española cotizaba por encima de los 600 puntos".

Según las cifras del Banco de España recogidas en su "Informe sobre la crisis financiera y bancaria, 2008-2014", presentado en junio pasado a la comisión de investigación en el Congreso sobre la crisis financiera, de los 60.613 millones de euros que ascendieron las ayudas a la banca, 39.542 millones son fondos públicos y 21.071 millones son del Fondo de Garantía de Depósitos. Pues bien, en esa comisión, el Gobernador del Banco de España calculó con precisión de celoso contable que 27.344 millones de las ayudas, destinadas a la reestructuración del sistema financiero, no se podrán recuperar, y entre ellas figura la parte correspondiente a evitar la quiebra de Bankia.

La crisis bancaria española, en la que figuraba Bankia, no tuvo nunca una respuesta política, tan sólo declaraciones exculpatorias y justificadoras de posiciones y decisiones como las mostradas en el último año por los responsables del Banco de España y cuyo testimonio queda reflejado a la perfección en su informe a la comisión del Congreso. Informe que, por otro lado, nada dice y, por tanto, no justifica ni la fusión de todas las cajas que originaron Bankia como tampoco su salida al mercado bursátil cuando técnicamente -como se demostró- vivía en la cuerda floja de la quiebra.

Es por todo que la carta del presidente de Bankia, resulta un trabajo loable en su intento de rescatar y reparar los daños y perjuicios causados por la mala gestión de sus antecesores, por la gestión igualmente deficiente de la crisis financiera así como los efectos perniciosos de la callada política, como un silencio administrativo sobre el porqué del rescate. Quedan pendientes sin embargo otros asuntos, como la recuperación del valor de sus acciones para los accionistas particulares y, por supuesto y no menor, para el Estado y contribuyentes, y para lo que el banco iniciará a partir de enero la cuenta atrás para nuevas colocaciones en el mercado.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...