edición: 3095 , Miércoles, 25 noviembre 2020
14/11/2011
Los próximos test (junio de 2012) y la nueva regulación recogerán los cambios

González-Páramo, encargado de cambiar los criterios de la Autoridad Bancaria

Coincidirá con el relevo de gobernador del Banco de España
José Manuel González-Páramo
Juan José González

Atención a una figura que en los últimos meses mantiene una trayectoria ascendente: abierto al diálogo, atento con la prensa extranjera (más que con la nacional) y habitualmente participante en todas las salsas que se cocinan desde el último fiasco perpetrado por la autoridad bancaria europea (EBA). Trabajador infatigable, sus colaboradores más directos –una secretaria de dirección y tres técnicos- sufren para seguir su ritmo de actividad. José Manuel González-Páramo, miembro del comité ejecutivo del Banco Central Europeo, tiene ese perfil. Mariano Rajoy ya le tiene echado el ojo desde hace años, pero es el interlocutor entre el equipo del futuro presidente del Gobierno y las instituciones financieras de la UE. Es, sin duda, el futuro gobernador del Banco de España cuando el actual Miguel Ángel Fernández Ordóñez abandone en junio Cibeles. Pero esto no es lo importante sino el encargo recibido desde Madrid.

A González-Páramo le espera una batalla complicada, nada que ver con la salvación de Italia o cosas por el estilo. Al ejecutivo español en el BCE le corresponderá defender la postura de la banca española ante la EBA, a la que deberá convencer de las diferencias, ventajas y desventajas de las instituciones financieras con el resto de bancos europeos. Tiene para ello una fecha límite: mayo de 2012, un mes antes de la publicación prevista de los próximos resultados de los test de resistencia. Será un mes complicado –junio- pues la publicación coincidirá con el relevo en el supervisor español y, como se apuntó, González-Páramo tiene, en estos momentos, todas las papeletas para trabajar en Cibeles el año que viene.

Antes, como se decía, deberá convencer a los técnicos ‘ultraheterodoxos’ –según les parezca- de la EBA de que su metodología de análisis y ponderación de los riesgos bancarios, no es la adecuada para aplicar a la banca europea como un común denominador: no son entidades comparables, como tampoco lo son las aseguradoras, las farmacéuticas o las ‘telecos’. Así que el nuevo examen que se lleve a cabo, y que medirá a la veintena de bancos con riesgo sistémico –otro calificativo que González-Páramo intentará moldear- deberá contemplar más variables, diferenciales según el origen de los riesgos.

De la misma forma que no son comprables las entidades financieras norteamericanas con las europeas a efectos de calificación de riesgos; entre estas últimas tampoco es posible la aplicación de un mismo rasero para de medición: la metodología de la EBA no hace distinción, por ejemplo, de la orientación del negocio bancario y mide por igual y califica los riesgos de la misma forma de un banco orientado a los negocios que otro centrado en la minorista.

El próximo año se prevén dos pruebas de resistencia: la primera en junio, una vez completado el proceso de recapitalización del sector financiero, fijado en octubre, y el segundo al final del ejercicio, este último con la finalidad de hacer balance anual, una práctica que se quiere establecer a partir de 2012 y que servirá, entre otras cuestiones, para confirmar los plazos de Basilea III.

Pero donde encontrará mayor resistencia González-Páramo será en la argumentación de las tesis del Gobierno español, así como del Banco de España y del sector bancario, para convencer a la EBA del error de aplicar criterios políticos a los test de resistencia bancaria. Entre otras cosas porque mientras franceses, alemanes y británicos, sobre todo los dos primeros, cuentan una fuerte exposición al riesgo de Grecia e Italia, sin embargo, España que no tiene riesgo en Grecia y mínimo en Italia, sí lo tiene con Portugal y sí lo tiene en el sector inmobiliario nacional.

Por esta razón, González-Páramo tiene el ‘encargo’ –del futuro jefe del Ejecutivo- de darle la vuelta a los argumentos de la EBA para que se tengan en cuenta los ‘colchones’ de las provisiones bancarias que tan bien han funcionado, y funcionan, en los últimos cuatro ejercicios.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...