edición: 2559 , Viernes, 21 septiembre 2018
12/03/2012
Primero abrir el grifo del crédito; después, la reforma del Banco

González-Páramo habla ya casi como Gobernador

La reforma financiera zombi, el impasse del Gobierno y el Banco de España ausente
José Manuel González-Páramo
Juan José González

Algunos colaboradores cercanos a este miembro del Comité Ejecutivo del Banco Central Europeo que es José Manuel González-Páramo, aseguran que la primera tarea del próximo Gobernador no será la reforma del Banco de España, al que tantas ganas le tiene el partido en el Gobierno, sino hacer lo imposible por que los actores del sistema, los bancos, comiencen a abrir el grifo del crédito, y que para ello será indispensable proceder a un desapalancamiento ordenado. Aseguran que sólo así podrá haber negocio nuevo. Pero la parálisis institucional que atenaza al Banco de España y que mantiene el área económica del Gobierno ocupada en el Presupuesto del Estado, deja al descubierto la crisis en un sector financiero que se reordena por impulsos, arritmias de comportamientos aislados, caso de la compra de Unnim por BBVA. A la reforma financiera le hace falta un director de orquesta. El candidato se limita, hasta el momento, a enviar mensajes: qué se debería hacer, cómo y cuándo.

Si alguien no lo remedia, la reordenación del sector financiero español se morirá en el camino. La diferencia de estos siete meses que median entre la llegada al poder del Partido Popular y el fin del mandato del Gobernador del Banco de España, nombrado por el anterior Gobierno del Partido Socialista, esta resultando letal para conformar un sector financiero capaz, dimensionado y adaptado a la dinámica económica del país, una vez desmontada la locomotora inmobiliaria.

En realidad, todo parece estar preparado y planeado para que González-Páramo se haga cargo de la supervisión del sistema financiero, una vez llevada a cabo la reforma. Pero esto no será posible por el impasse y la paralización en el proceso de Banco de España y autoridades económicas. Las prisas, y con ellas la presión del círculo más próximo al presidente del Gobierno para comenzar el relevo del Miguel Ángel Fernández Ordóñez, pueden acelerar la comunicación, que no el nombramiento, del sucesor de este. Y todo indica que la campaña ha comenzado con distintas apariciones públicas del que se da como seguro Gobernador del banco central español, de González-Páramo.

El español, madrileño de 1958, se prodiga en público en las últimas semanas, incluso concede entrevistas en las que habla abierta y directamente de los problemas, carencias y soluciones del sistema financiero español. Es una especie de hoja de ruta cuya coincidencia con las opiniones de De Guindos y Montoro es una premonición, un adelanto de la sintonía entre ambas partes; institución y Ejecutivo. Una sintonía que les debe llevar a identificar los mismos problemas y a coincidir en las soluciones. Es decir, un Banco de España al servicio del Consejo de Ministros.

Viene González-Páramo desde Bruselas con la idea fija de que la banca española esta sobredimensionada porque la dinámica a la que servía, la del sector inmobiliario, ya no es dinámica, y que por tanto, muchas cosas deben cambiar. No dice el futuro Gobernador, cómo debe cambiar, tan sólo alguna pista, pero insuficiente. Tampoco menciona que para que los planes del Ejecutivo salgan adelante y, además, que se produzca en esta legislatura, el Estado deberá aportar dinero, recursos públicos.

Para ello es fundamental que dejen, tanto González-Páramo como el Gobierno español, de creerse que las entidades resultantes del actual proceso de fusiones, o en realidad de concentración bancaria, no van a necesitar recursos financieros una vez que se produzcan las fusiones. El futuro Gobernador asegura que, a pesar de las subastas de liquidez del banco Central Europeo, el crédito neto tardará en crecer unos años en España, luego el panorama que pinta, además de negro sobre negro será imposible si, como asegura el ministro Luís de Guindos, al final del año puede aparecer algún primer atisbo de actividad crediticia.

En cualquier caso, si el Gobierno se propone un objetivo de crecimiento de crédito al que no puedan hacer frente las nuevas entidades resultantes de la reordenación bancaria, se estará poniendo piedras en la reforma del Banco de España y, lo que es peor, en el propio camino de la reforma financiera. Y por supuesto, el grifo del crédito seguirá cerrado.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...