edición: 2942 , Martes, 7 abril 2020
02/01/2020

Google anuncia el abandono del régimen fiscal irlandés y traslada la propiedad intelectual a EE UU

La decisión coincide con los cambios de legislación en Irlanda y EE UU que afectan a su beneficio
Carlos Schwartz
Google anunció que abandona el amparo del régimen fiscal de Irlanda, mediante el cual sustraía una parte considerable de su beneficio a la fiscalidad de la Unión Europea (UE) y de Estados Unidos, aprovechando un hueco jurídico que le permitía remitir sus beneficios a vehículos 'off-shore' en paraísos fiscales como Bermudas. La decisión fue adoptada tardíamente -comparado con otras multinacionales y tecnológicas- para adecuarse a la reforma fiscal irlandesa de hace cinco años, hecha bajo la presión de las naciones de la UE. El mecanismo consistía en trasladar el beneficio con baja o ninguna imposición a las sociedades 'off-shore' en las cuales se aparca la propiedad intelectual, y a ésta se atribuyen los beneficios que se generan por la actividad de las tecnológicas en Europa y otras regiones. Este mecanismo llevó a que un grupo de multinacionales estadounidenses amasaran una caja superior al billón de dólares a la espera de un mejor trato fiscal en su país de origen.
El Gobierno de Donald Trump redujo el tipo impositivo para la repatriación de más de un billón de dólares aparcado por las grandes multinacionales fuera de su territorio en 2017, pero al mismo tiempo creó un impuesto para este tipo de sociedades en las que se genera un beneficio exorbitante, otro de los motivos por los cuales Google ha decidido trasladar los derechos sobre su propiedad intelectual a Estados Unidos, lo que supone que tributará por estos conceptos allí, aunque los fiscalistas sugieren la posibilidad de que la empresa desarrolle una estrategia para sustraer a la fiscalidad estadounidense una parte de esos ingresos. La empresa dijo, al anunciar la decisión, que así se ceñía a las recomendaciones de la OCDE para evitar la evasión fiscal internacional, aclarando además que estaba motivada por una serie de cambios fiscales en Irlanda y Estados Unidos.

A los analistas del sector les ha sorprendido el retraso en adoptar la medida toda vez que la mayoría de las empresas tecnológicas, y otras que se beneficiaban del esquema irlandés, ya habían dejado de mantener en ese país de la UE su propiedad intelectual optando por diversos modelos fiscales. Los consultores de estrategia fiscal consideran que las multinacionales no van a dejar de utilizar vehículos que les permitan una reducción de su tributación aprovechando otros huecos jurídicos en otros países o en Irlanda, pero que la falta de transparencia hará difícil verificar qué caminos utilizarán para ello.

e acuerdo con un informe que el Fondo Monetario Internacional (FMI) hizo público en 2019 los vehículos “vacíos” en los paraísos fiscales minan la recaudación fiscal en las economías avanzadas, las emergentes y en desarrollo. De acuerdo con este documento el caso de Irlanda no está cerrado en la medida que las empresas pueden alojar su propiedad intelectual, como las patentes, legalmente en nuevas sociedades separadas domiciliadas allí sin tributar por esos ingresos siempre y cuando estos vehículos sean gestionados y controlados desde el exterior. 

El beneficio acumulado de esta forma podría ser canalizado una vez acumulado en Irlanda a sociedades en paraísos fiscales. Como se ve la diferencia es que mientras antes la propiedad intelectual era la que estaba aparcada en un territorio libre de impuestos, ahora aquella se traspasaría a sociedades en Irlanda, gestionadas y controladas desde el exterior, para luego traspasar el beneficio a un paraíso fiscal. Es decir que, de otra manera, la puerta seguiría abierta para la evasión fiscal. La legislación actual estadounidense, no obstante, mantiene un tipo fiscal específico para los beneficios extraordinarios obtenidos por propiedad intelectual aparcada en sociedades con domicilio fiscal fuera de Estados Unidos.

El problema de la fiscalidad de las sociedades domiciliadas en Irlanda ha traído de cabeza a la Comisión Europea (CE) y en determinadas circunstancias la Comisaría de la Competencia ha buscado fórmulas poco ortodoxas para perseguir esa estrategia considerando que el trato fiscal preferente que suponía este tipo de legislación, como es el caso de la irlandesa, era de hecho una ayuda del estado a la actividad de esas empresas violando por lo tanto los criterios de libre competencia al recibir mejor trato que las competidoras con sede en países de la UE en las que ese trato de privilegio no existe. Este criterio se utilizó contra empresas registradas en Irlanda y en Luxemburgo.

La mayor parte de los esquemas fiscales son confidenciales y no se encuentran detallados en las memorias de las sociedades, son parte de su ingeniería financiera. En general los que han salido a la luz ha sido por la acción de las autoridades fiscales o los reguladores, que han estudiado los mecanismos aplicados con el objetivo de favorecer la recaudación fiscal y recortar la evasión de los impuestos habituales dentro, por ejemplo, de la UE. Pero los modelos son bien diversos. Apple por ejemplo mantiene su propiedad intelectual dentro de la sociedad dominante en Estados Unidos, pero disponía de una filial en Irlanda con la que tenía un acuerdo para repartir con ella los costes de investigación y desarrollo, y mediante esta estrategia fiscal podía enviar a esa sociedad una cuantía importante de sus beneficios internacionales. Como esa sociedad está gestionada desde el exterior y es propiedad de una sociedad extranjera no residente, el beneficio que se acumulaba en esa instrumental escapaba a la tributación en Irlanda, y desde luego en la UE y Estados Unidos.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...