edición: 2885 , Viernes, 17 enero 2020
05/12/2019

Grecia pretende retrasar la sustitución de combustible para los buques retando a los reguladores

El 3% de las emisiones de carbono en la superficie terrestre provienen de las grandes flotas oceánicas
Carlos Schwartz
A pocas semanas de que entre en vigor la normativa de la Organización Marítima Internacional (OMI), que exige la sustitución de los combustibles de gasóleos pesados, con un alto contenido de azufre, por otros menos contaminantes, Grecia ha dado una voz de alarma. Atenas ha señalado que la mayor parte de la flota internacional no está en condiciones de cumplir con la normativa entre otras cosas por el alto coste de convertir los motores o instalar sistemas de desulfuración de las emisiones. A partir del 1 de enero próximo, unos 60.000 barcos que componen la flota oceánica mundial deberían reducir sus emisiones de azufre un 80% de acuerdo con las resoluciones de la OMI que es el organismo que regula al sector naviero. En el 2015 este sector de los emisores quedó fuera del acuerdo de París por la propia naturaleza de las flotas marítimas. Los buques navegan bajo una bandera, que no es necesariamente la de la nacionalidad de la compañía propietaria, y surcan mares que carecen de una jurisdicción clara y por lo tanto no están sujetas a pactos o acuerdos que adopten los países.
Por un acuerdo internacional la organización que regula e impone las normas del sector tomó la iniciativa de fijar enero de 2020 como plazo para reducir drásticamente las emisiones de azufre que emiten las flotas oceánicas. De acuerdo con las Naciones Unidas la flota mundial emite el 3% del CO2 mundial, lo que es equivalente a las emisiones de los países más contaminantes. El hecho que el sector marítimo no cumpla con los objetivos de la OMI sería un serio revés para los objetivos de preservación de la atmósfera y reducción de la temperatura de la tierra. El incidente sirve en todo caso para destacar que los problemas del clima poco tienen que ver con las conductas individuales y que lo que define el futuro de la humanidad son los intereses mercantiles, de los sectores industriales, y de los gobiernos. Grecia cobija al 20% de la flota oceánica mundial, y por lo tanto su voz es significativa. Las navieras no están preparadas para hacer frente al cambio. La OMI se enfrenta por lo tanto a un problema que no es banal, porque en realidad no hay una policía marítima mundial que pueda controlar el cumplimiento de los objetivos fijados.

El combustible de los barcos es el más contaminante del mundo, y es el fuel más barato del mercado. Pero la desulfuración, que se puede lograr por diversos mecanismos, es sólo el primer paso en los acuerdos adoptados por la OMI. El conjunto de las medidas aprobadas por el regulador van a incrementar de forma espectacular los costes para la operación de una flota en un momento en que los ingresos del sector se encuentran en una seria encrucijada por la caída del precio del flete, provocada por una menor demanda adjudicada a la caída del comercio internacional. Un cuadro al que la guerra comercial entre Washington y Pekín contribuye de forma decisiva. El ministro para la Marina Mercante de Grecia, Ioannis Plakiotakis, comunicó a finales de noviembre a la OMI que es una oficina de las Naciones Unidas, que las navieras no estaban en condiciones de cumplir con la normativa en la fecha prevista y solicitó una extensión de los plazos.

El ministro afirmó en su nota que “Aún debemos confrontarnos con la realidad a gran escala de la disponibilidad, compatibilidad, retos a la seguridad y graves riesgos que comportan los combustibles marinos con bajo contenido de azufre.” Grecia ha sido la voz más destacada por su importancia en materia de flota, pero otros países como Rusia, India e Indonesia, hicieron observaciones adversas al respecto. En definitiva que una parte considerable de la flota mundial no ha tomado las medidas necesarias para hacer frente a la nueva normativa. La normativa de la Organización Marítima Internacional ya se ha convertido en legislación internacional tras 10 años de densas negociaciones con independencia de las actuaciones de las navieras. El conjunto de medidas que deberán adoptar las navieras supone unos 50.000 millones de dólares, de acuerdo con fuentes del sector, que se obtendrán por la vía del endeudamiento. En lo inmediato el coste de los combustibles para motores marinos con bajo contenido de azufre serán un 40% más caros que los actuales.

La OMI se ha comprometido a reducir las emisiones de gases de invernadero de la flota mundial en un 50% para el 2050. Para alcanzar ese objetivo el sector marítimo deberá adoptar nuevos diseños de cascos, y motores mucho más eficientes accionados por combustibles no contaminantes. Los costes de esta transformación van a exceder con creces al de la desulfuración que se inicia el primero de enero. Mientras tanto hay una disputa difícil de verificar entre la OMI y las navieras. Algunas empresas del sector afirman que no habrá disponibilidad de combustible más ligero en enero, y aducen además que se debe comprobar su peligrosidad. El secretario general de la OMI, Kitak Lim afirma que habrá suficiente combustible disponible y que en los viajes de verificación ya se ha comprobado el uso de estos combustibles con bajo contenido de azufre. 

No obstante, algunos portavoces tanto de las administraciones como de las navieras, admiten que puede haber problemas al arrancar el cambio. Las autoridades del puerto de Singapur, muy importante para Asia, señalan que la entrega de combustible con bajo contenido de azufre tiene un plazo de 17 días, tres veces más que la espera actual. Las barcazas que hacen el transporte de combustible deben lavar los tanques antes de cargar el nuevo combustible y ese es un proceso que se ha hecho lento con un tercio del total aun sin preparar, lo cual puede suponer problemas al arrancar la sustitución de combustibles. Las autoridades de la OMI han dicho que no están dispuestas a admitir un retraso respecto de las fechas fijadas para la entrada en vigor de sus resoluciones. Es llamativo que este tipo de incidentes se susciten mientras se desarrolla la Conferencia del Clima en Madrid, la COP 25 convocada por las Naciones Unidas, de quien depende la OMI.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...