edición: 2616 , Viernes, 14 diciembre 2018
25/07/2014
A la vuelta del verano

Guerra del crédito a la vista

Dinero en abundancia y optimismo económico animan la llegada del crédito, aunque la normativa y las exigencias a los bancos han cambiado
Juan José González

La expectación creada por los resultados semestrales de la banca, responden a numerosas variables, aunque ninguna tan relevante como la de conocer su posición, actitud y sensación del sector en la nueva fase de la crisis ante el crédito. En principio, el asunto reune el perfil de un enigma, pues no casan muy bien alguna declaración de intenciones de la banca con los datos reales que muestran que el crédito bancario sigue ausente y ajeno a empresas y particulares. Hace un año (y menos) el grifo del crédito apenas funcionaba y la trayectoria dibujaba caidas mensuales y continuadas. La banca no quería cultivar morosos, confundirse de nuevo prestando a negocios inmobiliarios y, por supuesto, nada de hacer hipotecas familiares. El absurdo de estimular a los bancos para que prestaran dinero a las empresas se correspondía con la falta de demanda: "si no damos crédito es porque nadie lo pide", que decía el consejero delegado de una gran entidad bancaria, o como aseguraba el presidente de otra "sólo daremos crédito si la demanda es solvente". Y así, entre uno y otro han pasado los meses, muchos, de sequía crediticia real y también `táctica´. Un último registro: el saldo de crédito en mayo caía un 5,2% respecto al mismo mes del año antes.

El sector bancario ya es testigo de algunos cambios en la climatología económica. Hay más optimismo y mejores expectativas laborales, como las cifras de empleo recientes que, aunque temporales y muy sectoriales, sirven de estímulo para el consumo y por tanto, para la demanda de crédito. Sin embargo, la banca no piensa tirar -como vulgarmente se dice- la casa por la ventana. Incluso es probable que no se esté planteando ni casa ni ventana, sino únicamente crédito para actividades que nada tengan que ver con el sector inmobiliario. Por tanto, nada de viviendas, pisos y demás, y todo lo que suene a hipoteca, descartado. Entonces ¿para qué se puede pedir un crédito?

El sector se ha vuelto muy selectivo tras el descalabro inmobiliario de la crisis, lo que le ha llevado a poner condiciones a la demanda si quiere ser correspondida con la oferta, la suya. Se puede solicitar crédito no para cualquier asunto y sí para financiación de proyectos de inversión y para consumo, viajes, automóviles, muebles, para ampliar negocio, maquinaria, formación necesidades de circulante, tesorería y cosas así. Abstenerse de pedir dinero para ampliar negocio si éste pasa por adquirir naves y/o parcelas, esto último va por otro negociado.

Hace pocas horas, Sabadell y Bankinter presentaban sus resultados semestrales y, en ambos casos -obviamente- con numerosas referencias a la actividad crediticia. También en ambos casos y en boca de sus consejeros delegados, Dolores Dancausa (Bankinter) y Jaime Guardiola (Sabadell), todo parece indicar que la segunda parte del ejercicio se va a caracterizar por una mayor alegría en la actividad crediticia, más en el caso de Bankinter que en el de Sabadell, este último con un crecimiento negativo en inversión crediticia aunque con un 61% de producción hipotecaria.  

En realidad, el escenario ha cambiado casi de forma radical, y si hace un año uno de los problemas para dar crédito era la disponibilidad del dinero por parte del banco, en los últimos meses el obstáculo parece haber desaparecido. El milagro ha sido obrado por el Banco Central Europeo y su decisión de abrir la subasta de liquidez a la vuelta del verano. La propuesta del BCE de dejar dispuesto un bollín de euros para que los bancos europeos hagan fluir el dinero mediante créditos, parece haber surtido sus efectos. El movimiento del Banco ha sido fundamental para activar la demanda de credito. El BCE pone también sus condiciones a la subasta de dinero, unos 55.000 millones de euros para el sector bancario español siempre que las entidades lo destinaran a lo anteriormente mencionado: inversiones, consumo y creación de puestos de trabajo estables o, lo que es lo mismo, a la economía productiva.

Pero no todas las entidades tienen la misma actitud hacia la expasión crediticia, algo que se podrá comprobar en los próximos días cuando se haya completado el abanico de entidades, sus resultados y proyecciones o planes para el próximo semestre. Hay diferencias entre los bancos, y muy notables. Los problemas de morosidad no afectan por igual a todos los balances como tampoco las estrategias coinciden, y siempre hay diferencias de criterios, más o menos cautela, más conservador o más agresivo, todo depende. En este previsible resurgir de la actividad crediticia, que será preciso constatar a medida que pasen los próximos meses, también habrá que tener presente que hay notables diferencias a la hora de dar un crédito en 2014 frente a la misma actividad en 2006 y tres o cuatro años siguientes. 

Habría que considerar que el escenario de una entidad bancaria se desarrolla ahora en base a coordenadas diferentes y añadidas, bajo la normativa de Basilea III y un sinfin de nuevos requerimientos en provisiones, dotaciones, capital, solvencia e incluso alguna tasa original no muy lejana en el horizonte. En suma, nuevas exigencias para una banca que, a pesar de que el precio del dinero (0,15%) que ofrece el BCE es razonable, igual a todo el mundo no le salen las mmismas cuentas. Por tanto, es posible que asistamos en los próximos días a una excesiva agresividad en los mensajes de algunas entidades. No vayamos a volvernos locos, de repente, por dar crédito.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...