edición: 2249 , Miércoles, 28 junio 2017
06/10/2008

¿Ha tocado suelo la Bolsa?

En la mitad del ciclo, estamos cerca
Germán M.Crespo

¿Cuándo se detendrá la caída de la Bolsa? No cabe duda de que esta es la pregunta a la que todos los inversores, institucionales y particulares, quieren encontrar respuesta. La crisis financiera estadounidense está siendo muy larga y castigando con dureza a los mercados de todo el mundo y los inversores tratan de averiguar, por todos los medios a su alcance, cuándo llegará el final de esta sangría en las cotizaciones. Como en ocasiones anteriores, muchos de ellos bucean en las experiencias pasadas para tratar de encontrar en ellas un patrón de comportamiento que les sirva para inferir qué va a venir a continuación. La respuesta que proporciona esta búsqueda sugiere que la caída de las Bolsas puede estar tocando suelo.

Para llegar a esta conclusión, los inversores institucionales estudian las crisis bursátiles de los últimos veinte años, todas las cuales, con excepción de la derivada del estallido de la burbuja de las ‘puntocom’, tienen bastantes denominadores en común con la actual crisis financiera: falta de liquidez, desconfianza de los inversores, entidades financieras en problemas y el pernicioso juego de los derivados que amplifica el impacto de la crisis sobre las entidades que han abusado de ellos. La gran diferencia con situaciones anteriores, en este caso, es la extensión de los problemas a un número mayor de entidades, pero su naturaleza es bastante similar.

A partir de ahí, la primera conclusión a la que llegan los inversores es que la crisis, que puede llegar a durar unos tres años, toca suelo en el segundo. Si se considera el inicio de la misma el mes de junio del pasado año, cuando Bear Stearns fue a la quiebra, ya estaríamos en ese segundo año y, por tanto, en cualquier momento se podría tocar fondo. Si, por el contrario, y a la luz de los gráficos, se toma como inicio de la misma el pasado mes de octubre, cuando las Bolsas alcanzaron su máximo de este ciclo, estaríamos a punto de entrar en él. Los inversores institucionales se decantan por este segundo momento para empezar a medir los tiempos, un punto que es fundamental para una segunda conclusión que extraen: los periodos de caída en los mercados occidentales duran, de media, 313 días, para llegar después al fondo de la misma. De acuerdo con este criterio, las Bolsas de los países desarrollados ya han sobrepasado ese periodo y, por tanto, ya habrían alcanzado el suelo en su desplome o estarían a punto de hacerlo. Un tercer patrón que encuentran avala esta misma hipótesis: la caída media de los índices es del 27%, un nivel de pérdidas que los principales mercados occidentales han alcanzado a lo largo de septiembre.

¿Qué dicen estos criterios cuando se aplican a la Bolsa española? Que su caída ya puede haber tocado fondo. La crisis aquí también empezó en octubre, como en el resto de las principales Bolsas mundiales, debido a la fuerte correlación que existe entre el comportamiento del Ibex 35 y el Dow Jones. Aquí también ha transcurrido ese periodo de 313 días desde el inicio de la crisis a partir del cual se toca suelo. Y aunque la caída del Ibex en los últimos doce meses, al cierre del pasado viernes, era del 21,87%, dos semanas antes el parqué español ya había alcanzado ese nivel de pérdidas del 27%, para rebotar después, que caen las Bolsas en promedio. Desde esta perspectiva, en consecuencia, el mercado español podría estar tocando ya suelo en su caída.

No obstante, para poder realizar semejante afirmación hay que mirar también a la realidad, la cual apunta igualmente a un posible suelo. La crisis bursátil viene determinada por la evolución de la crisis financiera estadounidense. Los momentos más álgidos de la misma han tenido lugar en septiembre de este año, con la quiebra de Lehman Brothers y Washington Mutual, los problemas de Merrill Lynch, Goldman Sachs y Morgan Stanley y, ahora, las dificultades de Wachovia. Sin embargo, también han empezado a aparecer actuaciones encaminadas a construir diques que frenen la extensión de la crisis. Republicanos y Demócratas estadounidenses por fin se han puesto de acuerdo en un paquete de medidas para ayudar al sector financiero, quien puede permitírselo ha empezado a intervenir en las entidades en crisis –Bank of America compró Merrill Lynch, Warren Buffett invirtió 5.000 millones de dólares en acciones de Goldman Sachs, JPMorgan, compró los activos y las cuentas de los clientes de Washington Mutual, la Reserva Federal y el Tesoro buscan bancos que intervengan en Wachovia- y la Reserva Federal ha concedido autorización a Goldman Sachs y Morgan Stanley para empezar a operar como bancos tradicionales, captando depósitos. A todo lo cual se suman las intervenciones coordinadas de la FED, el Banco de Japón, el Banco Central Europeo, el Banco de Inglaterra y el Banco de Suiza para inyectar liquidez en el sistema. Y aunque los mercados tienen dudas acerca de la efectividad del plan de rescate estadounidense, dada la magnitud de la crisis financiera, lo cierto es que, en las dos últimas semanas, los mercados han frenado su caída. Otra cosa es cuándo va a empezar la verdadera recuperación porque, recordemos, estas crisis pueden durar tres años.

¿Cabe esperar que la Bolsa española siga esta pauta de comportamiento? Hasta ahora, viene siendo así. El problema, aquí, probablemente reside en la coyuntura económica. El Gobierno ha presentado un presupuesto con una previsión de crecimiento para 2009 del 1% y una de déficit del Estado del 1,5% del PIB. Los analistas privados, sin embargo, estiman que el próximo ejercicio será de recesión. Citigroup, por ejemplo, calcula una caída de dos décimas para el conjunto de 2009. Esa diferencia es importante porque, de producirse el segundo escenario, los ingresos del Estado serán menores de lo previsto, sus gastos serán mayores (a través del pago de prestaciones por desempleo) y, en consecuencia, el déficit será también más elevado. Su financiación afectará a los mercados financieros porque obligará a ofrecer tipos de interés más elevados, lo que tendrá un impacto negativo sobre la Bolsa, que podría registrar nuevas caídas. Lo que hoy por hoy no parece probable es que éstas vayan a ir más allá de ese nivel del 27% que marca el suelo de las crisis, según los inversores profesionales, salvo sorpresas desagradables de cualquier tipo. Por tanto, la Bolsa española podría estar en estos momentos en el suelo de su caída, o formándolo.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...