‘Habemus ad Dominus’, dicen los ministros, Rubalcaba incluido
edición: 2533 , Jueves, 16 agosto 2018
02/11/2010
BELVEDERE

‘Habemus ad Dominus’, dicen los ministros, Rubalcaba incluido

Alfonso Pajuelo

Sebastián estará perplejo pero no más de lo habitual. El que estará chirriando los dientes y rayándose las meninges será Rubalcaba porque le van a dar la primera en la frente. Ya se sabía pero está a punto de tener constancia: Zapatero es el presidente del Gobierno y ‘pasa’ de ministros y del ‘sursum corda’: ‘habemus ad Dominus’ (arriba los corazones// los tenemos elevados hacia Dios). Pues eso, que les den carbón.

 “Pecata minuta”, “detalles formales”, “nada que lo bloquee definitivamente” dicen en Moncloa para explicar por qué están dispuestos a seguir adelante, aunque sea con unos días de retraso, con la aplicación del Real Decreto de incentivos al consumo de carbón autóctono a pesar de que un auto de la Audiencia Nacional paralizó cautelarísimamente la resolución que fijaba los cupos de carbón y producciones de energía hasta final de año, justo al mismo tiempo que el Tribunal de la UE ha sugerido a Industria (en un dictamen no vinculante) que retrase la entrada en vigor del decreto mientras se resuelve el recurso interpuesto por las eléctricas.

Rodríguez Zapatero se enroca con otra vuelta en la bandera de Rodiezmo, aún a costa de aplicarle, de nuevo, otro tentetieso al ministro Miguel Sebastián. El ministro -obediencia debida- ha terminado por aceptar negociar ante la UE, pero a cambio de buscar compensaciones para las centrales térmicas de carbón importado: hay seis en peligro inminente.

Y es que, con o sin el titular de Industria -que durante la presidencia española de la UE ya excluyó el carbón de sus objetivos prioritarios- Ferraz sigue haciendo lobby en Bruselas para tratar de estirar las ayudas comunitarias al carbón hasta 2020, aunque el Comisario de Competencia, Joaquín Almunia ya condicionó el Real Decreto al cierre de las explotaciones no rentables en 2014 y advierte desde entonces al Ejecutivo español que será casi imposible prorrogar un Reglamento de ayudas más allá.

Moncloa sólo hace trinchera de una cadena de artificios con la que obligar a las centrales a consumir mineral autóctono, a un coste medio del Mwh de 60 euros (frente a los 46 de precio de mercado), con una factura que el regulador cifra en 600 millones de euros en dos años y a pesar de que ya hay 16 millones de toneladas de carbón en stock, suficientes para año y medio de consumo incentivado. Un viaje a ninguna parte que, además, sólo reducirá en un 1,9 millones de tn anuales el embotellamiento almacenado ya.

Los planes de Zapatero, una vez más, no le dejan ver a Miguel Sebastián la luz del mix energético que en Castellana 160 tratan de definir -en solitario o en Pacto de Estado con el PP- desde junio. Sólo ha conseguido que el cierre de Garoña en 2013, la congelación de tarifas de julio (que debían haber subido un 7%) y el Real Decreto del carbón ceben los tribunales, junto a otro centenar de pleitos de las eléctricas contra la Administración; que el ATC de residuos nucleares, la vida útil de las centrales más allá de 2015, o la solución al déficit de tarifa sigan en el limbo de la indefinición y que las patronales fotovoltaicas amenacen con llevar al Constitucional los recortes a las primas renovables, si implican algún tipo de retroactividad, aunque sea impropia. Primero, fue la marcha atrás en la subida de las tarifas de la luz del 1 de julio, un ‘frenazo’ que no pudo reeditar en octubre y que sólo sirvió para abonar la subida del déficit de tarifa en julio un 19,9% sobre la previsión de Moncloa.

Con un déficit acumulado de 16.000 millones a liquidar en 2013, la tarifa debería subir al menos el 5% en 2010. Ahora, es la mismísima Comisión Delegada para Asuntos Económicos del Ejecutivo la que ha vuelto a poner en cuarentena el Real Decreto pactado entre el Ministerio y el sector eólico y termosolar para aplicar recortes de primas y limitación de retribución ad futurem. Dos Reales Decretos, una Orden y seis meses después, en Moncloa ya sólo saben que las primas se excedieron en 500 millones en agosto y cerrarán 2010 con un 15% sobre lo previsto.

El ‘prietas las filas’ en todas las aristas de la regulación nuclear es sólo la más reciente de las muestras de obediencia debida que han atropellado la voluntad de Sebastián. Para zanjar cualquier posible alternativa futura, el grupo socialista se ha encargado de cerrar la puerta, durante la tramitación de la Ley de Economía Sostenible, a la posibilidad de alargar la vida de las centrales nucleares más allá de los cuarenta años. Y si el ministro buscaba con la candidatura de Zarra el último atajo ante los muros de Zapatero para destrabar los apellidos del ATC, finiquitar la negociación con Areva por los residuos que deben volver de Francia desde enero de 2011 (si no quiere pagar 60.000 euros diarios) y hacerlo, además, sin traspasar las líneas rojas con las que Fernández Vara, Montilla y Barreda rechazan el Almacén Temporal Centralizado de Residuos, la vicepresidenta De la Vega le dejó, de herencia, la marcha atrás en la designación del ATC y la guerra abierta, esta vez, en la mesa de CiU y el PSC por Ascó.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...