edición: 2578 , Viernes, 19 octubre 2018
04/06/2013
OBSERVATORIO DE ECONOMÍA

Hacia un nuevo modelo de negocio en las aerolíneas

David Höhn* (KPMG)

El sector aéreo está cambiando más que nunca y las categorías anteriores de "compañía tradicional" frente a "compañía de bajo coste" se vuelven cada vez más imprecisas.

El concepto de fidelidad de los clientes hacia una marca se está convirtiendo en obsoleto, ya que ahora el servicio ofrecido por las compañías tanto tradicionales como de bajo coste es más o menos el mismo. El precio es ahora el factor clave para los clientes a la hora de elegir un vuelo de corta distancia.

En relación a los costes unitarios de las compañías aéreas, la diferencia entre la base de costes de las compañías de bajo coste y las tradicionales se ha acortado drásticamente en los últimos seis años. Desde la perspectiva del cliente, la distinción entre los dos modelos de negocio para los vuelos de corta distancia es cada vez más irrelevante ya que las operaciones hacia destinos cercanos de las compañías tradicionales compiten ahora de igual a igual con los servicios "punto a punto" de las compañías de bajo coste.

El desfase de los costes entre estos dos tipos de compañías se ha acortado y ha pasado de 3,6 a 2,5 centavos de dólar por AKO (Asiento por Kilómetro Ofrecido) entre 2006 y 2011, una reducción de más del 30 por ciento. La mayor parte de esta convergencia tuvo lugar en 2008 y 2009, debido principalmente a la fuerte racionalización que han llevado a cabo las compañías aéreas tradicionales en respuesta a la crisis financiera. La falta de una mayor convergencia después de 2009 indica que los “objetivos más sencillos” en lo que se refiere a reestructuración ya se habían conseguido, y que el desfase de costes restante es de carácter más estructural.

Desde que empezó la crisis, las compañías aéreas tradicionales han reestructurado sus operaciones en ámbitos cómo la reducción de los costes de combustible, principalmente mediante la retirada de los aviones ineficientes en cuanto al consumo de carburante, las reestructuraciones de plantilla y la racionalización de las operaciones de back office ayudaron a las compañías tradicionales a reducir el desfase de costes con respecto a sus homólogas de bajo coste.

Ante la pregunta de qué harán las compañías aéreas para seguir siendo competitivas, creemos que no hay mucho que puedan hacer para acortar aún más el desfase de costes, por lo que tendrán que adoptar un planteamiento nuevo con respecto a sus modelos de negocio. En el caso de las compañías aéreas tradicionales la cuestión clave será cómo competir con las de bajo coste en precios al tiempo que se mantiene un diferencial, especialmente en las conexiones a su red de vuelos de larga distancia. En lo que concierne a las compañías de bajo coste, algunas seguirán a rajatabla el modelo que consiste en transportar a los pasajeros de A a B al precio más bajo posible. Otras intentarán competir con los servicios premium de las compañías aéreas tradicionales.

Así con todo, todas las compañías aéreas tendrán que buscar nuevos modos de cooperar entre ellas y todas deberán revisar de nuevo sus modelos de negocio si quieren seguir siendo competitivas.

*Socio responsable del Sector Transportes de KPMG en España

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...